El nuevo ministerio

El mundo científico de Colombia tiene desde la semana pasada su propio Ministerio, la Ley 1951 de 2019 creó el de Ciencia, Tecnología e Innovación. Es un gran paso en la consolidación institucional que requiere el sector.

El Ministerio nace en la transformación del Colciencias y para iniciar sus labores no podrá generar gastos adicionales de personal ni generales a los que en la actualidad tiene el Departamento administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación. Se espera que en un año el Ministerio esté en pleno funcionamiento. El nuevo ministerio significa que Colombia podrá acelerar la búsqueda de un país más moderno y competitivo.

La creación del Ministerio es muy importante porque se necesitaba esta entidad para impulsar a través del conocimiento la productividad y la competitividad de Colombia. Es muy relevante indicar que el Ministerio se crea durante el año en el que el premio Nobel de Economía fue entregado a Paul Romer por su investigación sobre el aporte de la educación, la ciencia y tecnología en el desarrollo económico. Se ha establecido que los rendimientos sociales de educación contribuyen positivamente al desarrollo, es decir se suma a la búsqueda de una sociedad más equitativa y menos pobre.

Un nuevo ministerio implica un nuevo sistema nacional de ciencia y tecnología e innovación mucho más robusto que el que hoy se tiene; universidades más fuertes, no sólo las nacionales sino también las regionales; un sistema que conjugue la participación del sector privado y el sector público. Esta nueva cartera le da un refrescante impulso a la necesidad de la articulación Universidad-Empresa-Estado.

En Tolima, la Gobernación debe conciliar su estructura administrativa con esta nueva realidad, no solamente creando una entidad regional que se relacione directamente con el Ministerio, sino que apropiando recursos para cofinanciar investigaciones. Es oportuno pensar en crear el Instituto de Ciencia, Tecnología e Innovación del Tolima.

Desde ya es importante que la comunidad científica prepare las propuestas regionales para la política de estado que se formulara en concordancia con los planes y programas de desarrollo.

La ley que crea el Ministerio también establece la tarea de crear institutos, centros de investigación, parques industriales y nuevas empresas con base tecnológica.

La región debe interiorizar la necesidad de establecer el tecnoparque de innovación y desarrollo tecnológico, el centro de diseño y moda, el instituto de energías renovables, y el centro de emprendimiento y desarrollo agroindustrial.

Por supuesto que el éxito de este nuevo ministerio estará en las posibilidades de asignarle presupuestos significativos, se debe trabajar en tener un fondo de ciencia, tecnología e innovación más fuerte que el de hoy, de nada servirá tener un Ministerio si no se tiene un presupuesto significativo con el que opere de manera seria.

Comentarios