Tejidos rurales urbanos en Tolima

El Taller Tejidos Rurales Urbanos realizado por la Cepal la semana pasada en Ibagué mostró que el capital social del Tolima está creciendo. Las experiencias expuestas por los invitados revelaron la existencia de un tejido territorial realmente significativo, urdido por organizaciones productivas, culturales, musicales, ambientales y educativas.

Los diálogos en el taller llevaron a concretar un hecho, el fin del conflicto con las Farc y la búsqueda de la paz en aquellos territorios que por años estuvieron en conflicto han impulsado la germinación de una semilla que estaba latente, empresarios rurales y asociaciones ambientalistas han logrado tomar del territorio las oportunidades que este les ofrece para desarrollar negocios verdes y de producción rural, mejorando sus condiciones de vida. Es tal vez en esta dimensión en donde con mayor claridad se observa las relaciones y vínculos entre lo rural y lo urbano. Esta relación es dinámica, tiene características de dependencia y articulación en la que lo urbano provee servicios (educación, salud, comunicaciones, seguridad, etc.) y lo rural provee saberes ancestrales, sabores, materias primas, y recursos naturales. En esta relación existen tensiones debido a la concentración de intereses y presupuestos en y para lo urbano, los posibles usos de los recursos naturales, y la resistencia que da el mundo rural a las intervenciones de lo urbano en su territorio.

También se hizo evidente que las fiestas populares y festivales, son una expresión de los tejidos territoriales; surgen endógenamente desde el interés particular de individuos vinculados a la cultura y el folclore de la patria chica, que gracias a los vínculos sociales que tienen con individuos que detentan poder político, y a su validación popular, logran reconocimiento gubernamental; integrando actores rurales y urbanos en grupos conocidos como colonias (expresiones sociales de relaciones familiares); construyendo así redes y nuevos espacios culturales como escuelas de música y danzas que revitalizan la cultura y el folclore.

De otro lado, existen agentes regionales de interés público que juegan un rol muy importante en la construcción de vínculos entre el sector privado y el sector público, impulsan la transformación productiva del territorio, crean tejido empresarial, buscan el desarrollo productivo, mejores condiciones de mercado para los empresarios, e inclusión económica la cual busca la creación de empleos para mejorar las condiciones de las comunidades.

Las intervenciones de los panelistas permitieron evidenciar, a diferencia de lo que tradicionalmente se ha creído, la presencia de una difusa frontera entre el mundo rural y el urbano, existe un continuo entre estos que hace de los dos uno, crea un territorio. Lo urbano no termina en el límite político administrativo, y, de igual forma lo rural tampoco, la ciudad no es sólo lo urbano, aparecen otros espacios que le integran, una especie de frontera que tiene un límite muy indeterminado, y, además, claramente lo rural no es sólo un insumo de lo urbano.

Comentarios