La pirámide poblacional está cambiando en Ibagué

Poca atención se le ha puesto a los resultados del censo 2018 elaborado por el Dane; a muchos no le gustaron los datos, pero, pasados los meses se empieza a validar la información estadística entregada por dicho departamento.

Revisar la pirámide poblacional es importante porque esta es la base para muchas de las proyecciones que el Estado realiza para brindar servicios y concretar inversiones en ciudades y departamentos.

Al comparar el comportamiento de la población entre 2005 y 2018 son muchas las cosas de las que hay que hablar.

La primera es que la base de la pirámide, esto es en los quintiles de 0 a 14 años, los porcentajes disminuyeron significativamente entre los dos censos: Los niños y niñas de cero a cuatro años son menos en 2018 que en 2005 -hace 14 años la población de este quintil representaba el 4% y en 2018 era el 3%-; la población de 5 a 9 años eran el 4,9% y en 2018 el 3,3%; en 2005 los jóvenes de 10 a 14 representaban el 5,1% de la población y en 2018 el 3,65%. Es claro que hoy están naciendo menos niños y niñas en Ibagué. El análisis deberá realizarse entorno a la demanda de los servicios de educación y recreación y deporte para niños y jóvenes.

Un segundo tema es que un fenómeno que empezó a ceder fue el de la migración de los jóvenes entre 20 y 24 años: en 2005 el porcentaje entre este quintil y el inmediatamente anterior disminuyó de manera significativa debido a la búsqueda de oportunidades laborales en otras ciudades, mientras que en 2018, las participaciones fueron similares. Los jóvenes se están quedando en la ciudad.

De este quintal en adelante, los porcentajes de participación en la pirámide poblacional crecieron de 2005 a 2018, ensanchando la parte superior de la pirámide desde los 25 años en adelante. Por supuesto que esto implica revisar las políticas de prestación de servicios de salud, vivienda y empleo, entre otros.

En cuanto a la juventud y el envejecimiento, durante los últimos años, el comportamiento del decrecimiento del índice de juventud de Ibagué tiene la misma tendencia del país, pero hay más jóvenes entre 15 y 29 años por cada 100 habitantes en Ibagué que en Colombia. Y, con relación a los adultos mayores de 65 o más años por cada 100 niños de 15 años o menos, el índice de envejecimiento tiene la misma tendencia de crecimiento entre Ibagué y Colombia, siendo mayor la relación para Ibagué que para el país.

Y, con relación a la razón de dependencia, es decir el número de personas en edad improductiva (0 a 14 años) y mayores de 65 años por cada 100 personas en edad productiva (15 a 65 años) la relación es mayor para Colombia que para Ibagué, aunque la tendencia decreciente es similar.

Estos breves datos debieran llamar la atención de los formuladores de política pública y así no llamarse a lamentaciones posteriores.

Comentarios