Cada quien en su lugar

La actual situación de Jesús Santrich prófugo de la justicia y lejos de la protección que le otorgaba el acuerdo de La Habana y la Jurisdicción Especial para la Paz JEP, le va dando forma al proceso de paz de Colombia, tal como ha sucedido en similares procesos de paz en el mundo, algunos bandidos terminan replegados, huyendo y volviendo a delinquir; en Colombia, Santrich y alias ‘El Paisa’, son los principales ejemplos que cada quien ocupa un lugar en la sociedad y pese a las posibilidades de perdón, reparación y reincorporación, los exguerrilleros y líderes del partido de las Farc, prefirieron volver al monte a esconderse antes que acceder a la justicia y responder por las acusaciones que hoy se les endilgan.

Esto tiene muchas miradas, algunas frívolas, como el despliegue del canal RCN sobre el cheque girado por el valor del salario al cual Santrich tiene derecho como representante en ejercicio, es obvio que muchos colombianos y trabajadores estamos casi que exentos de recibir esa alta cifra por un mes de labores, pero ese es el salario que los mismos congresistas se establecen, que no asistió a muchas plenarias y le giraron ¿acaso es el único dignatario que le pagan completo, aún cuando esté ausente? Mucho boom y poca noticia.

Con un lente más objetivo, la salida de Jesús Santrich de la zona de concentración le hace más bien al país y a la situación de polarización que se percibe en la actualidad, la fuga de Santrich le quita el estatus de líder de partido y lo convierte en delincuente, al menos para la sociedad, pues no se puede llamar diferente a alguien que no da la cara ni responde ante acusaciones ni por sus actos.

Sobre este tema faltará mucho por aclarar, es trabajo para las cortes y posiblemente para la JEP determinar la condición actual del prófugo representante, cómo será su juzgamiento, qué beneficios mantendrá y cuáles perderá, al menos es uno de los gestores de la firma del acuerdo de paz, líder visible el desmovilizado grupo y representante a la Cámara de Colombia, esto es la principal tarea a nivel institucional.

También está el debate en el exterior, tema que le atañe directamente al presidente Duque, para nadie es un secreto su severa posición frente a los desmovilizados y el acuerdo de paz, paralelo a su postura, tiene el gran desafío de lograr convencer a la comunidad internacional que el país le otorgó las garantías a Santrich y los desmovilizados; mal hace un presidente que viaja tanto y que viene ganando un espacio en la comunidad internacional, no tener un buen argumento frente al regreso al monte y seguramente a la militancia del líder visible del partido Farc. Ahora resta esperar sí con Santrich y ‘El Paisa’ en el monte, el presidente Duque y su novel equipo de gobierno se dedican a los verdaderos problemas que consumen al país, como la corrupción, el narcotráfico, el consumo de sustancia psicoactivas, el aumento del desempleo, la disminución de la inversión extranjera y la desconfianza inversionista nacional.

El barco parece que no tiene capitán Presidente Duque y usted lleva casi un año peleando si Santrich o los desmovilizados deben tener o no, curul en el Congreso, tranquilo señor presidente que cada quien ocupe su lugar y Santrich por el momento tiene el suyo, ahora usted ocupe su lugar y mejor ocúpese de las necesidades del país ¡al final el tiempo le da a cada quien su lugar!

Profesor Universitario / @profejulianr. / Julianricar_80@yahoo.es

Comentarios