El abuso sexual

El título IV del Código Penal sobre Delitos contra la libertad, integridad y formación sexual, en su artículo 208, penaliza a quien acceda carnalmente a persona menor de 14 años, “incurrirá en prisión de 12 a 20 años”. Sin embargo, son elevados los casos de violencia sexual, contra los menores de edad. ¿Qué se está haciendo desde las mismas familias?, si todos los departamentos del país, reportan cifras alarmantes por este delito.

Las cifras entregadas por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, reportan en Bogotá, cuatro mil 67 casos, mil 893 en el Valle del Cauca, mil 165 en Magdalena, 962 en Cundinamarca, 586 en Nariño, 325 en Tolima, para un total de 17 mil 915 casos a nivel nacional, que hacen concluir que Colombia tiene graves problemas con los enfermos sexuales que incurren en este tipo de conductas delictivas.

La Cárcel de Picaleña, tiene privados de la libertad a un grupo de adultos mayores, que en alto porcentaje, están allí por abuso sexual. Es gravísimo y sin embargo las familias no entienden que en primer lugar, el riesgo de sus hijos está entre los mismos miembros que conviven en la misma casa, bien pueden ser abuelastros, padrastros, padres, hermanos, primos y amigos allegados a las familias. Otra amenaza permanente es la interacción de los menores de edad a través de las redes sociales, no hay control suficiente desde las familias.

Es alarmante también el incremento de estudiantes de primeros grados de bachillerato, que acceden a ser parte de redes de prostitución y logran vincular compañeras de estudio sin que sus padres se enteren de estos hechos.

Hablamos del Día del Niño, debe ser entonces un momento para reflexionar y poner la mirada hacia los derechos del niño en todos los aspectos, derechos que deben ser protegidos por encima de los derechos de los demás, tal como lo dice la Constitución. Se trata de una población vulnerable que dada su edad, no siempre tiene la oportunidad de reclamar, de protestar, de ahí que estas son funciones que deben cumplir los adultos, principalmente los padres, los docentes, la policía y el Icbf.

Todos debemos convertirnos en guardianes de la protección de los derechos de los niños, no tiene por qué haber un niño maltratado, un niño golpeado, un niño irrespetado ni psicológica ni físicamente.

Las penas contra quienes abusen de un niño, deben ser endurecidas, nuestros infantes son sujetos de especial protección, como lo dice la Constitución.

Comentarios