Equidad de género

Estamos cerca de unas nuevas elecciones y, por lo tanto, habrá nuevos mandatarios en la gobernación, en las alcaldías y en las corporaciones públicas de elección popular, entre ellas la Asamblea y los Concejos Municipales. Entonces, es prudente abordar el tema de la igualdad entre los géneros y la participación femenina en cargos directivos de la administración pública.

En diciembre pasado (2014), la Consejería de Equidad de la Mujer de la Presidencia de la República divulgó el último informe sobre el cumplimiento de la Ley de Cuotas (Ley 581 de 2000) y la información suministrada en este documento es halagüeño. Porque el 46 por ciento de los cargos públicos de alta dirección, son ocupados por mujeres en Colombia. Eso significa que se supera el 30 por ciento de participación de la mujer, establecido por la ley.

Por otra parte, es positivo también, que la tasa nacional de participación laboral de la mujer fuera del 53.9 por ciento en julio del 2014, siendo que tal indicador era del 19 por ciento hacia el año 1950. Se ha progresado en la participación femenina en cargos directivos, gracias a la presión ejercida por mandatos legales. Pero hay datos preocupantes. El Informe de la Organización de la Mujeres, dice que en el año 2014, la tasa de desempleo de las mujeres era el doble que el de los hombres y según el Dane, la tasa de desempleo de las mujeres era de 11.3 por ciento, frente a un 7 por ciento la de los hombres.

Esta situación es más grave en la zona rural donde el desempleo femenino es tres veces mayor que la de los hombres. Cómo alarma esto.

La pobreza y los bajos ingresos monetarios, afectan más a las mujeres que a los hombres. Las mujeres por debajo de la línea de pobreza, equivalen al 51.6 por ciento y el ingreso monetario de nuestro género fue del 20.9 por ciento inferior al de los hombres.

En cuanto a la participación de la mujer en los cargos políticos de elección popular también se ha avanzado. Según el Conpes 161 de 2013, para el período electoral 2010-2014, la mujer participó con un 16 por ciento en la composición del Senado y con un 12 por ciento en la Cámara, lo cual debiera ser más favorable y muy seguramente lo será en la medida en que la mujer participe más en las actividades electorales, aprovechando que el 30 por ciento de las listas de candidatos, deben estar integradas por mujeres, según la ley 1475 de 2011. No hay informe reciente sobre el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio en el Tolima, y sólo restan 228 días para cumplirlos. El tercer objetivo es precisamente el de “Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer”.

Según informe del Pnud del 2012, en el Tolima tenemos el grave problema de la violencia intrafamiliar porque la tasa de mujeres agredidas físicamente por sus esposos o compañeros era del 42.5 por ciento, superior a la tasa nacional del 37.4 en el año 2010. Además, el Tolima ocupó el tercer lugar entre los departamentos, con la tasa más alta de violencia contra la mujer, causada por otras personas. Sólo nos superan Meta y Caquetá, en esta situación tan grave sobre la cual hay que intervenir.

tatianarojasoviedo34@gmail.com

Comentarios