Un buen regalo para mamá

Según la Organización de las Naciones Unidas -ONU- “la violencia contra la mujer es todo acto de violencia de género que pueda tener como resultado el daño físico, sexual o psicológico contra la mujer. Inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se produce en la vida pública como en la privada”.

Como violación de los derechos humanos y una grave problemática de salud pública consideran la ONU y la Organización Mundial de la Salud -OMS-, a toda violencia ejercida por su pareja y la violencia sexual contra cualquier mujer. A propósito, según algunas cifras de la OMS, el 35 por ciento de las mujeres del mundo han sufrido algún tipo de violencia. El 30 por ciento de las mujeres que han tenido una relación de pareja han sufrido abuso físico o sexual por parte de ésta.

El 38 por ciento de los asesinatos del mundo cometidos contra mujeres son por parte de sus parejas.

En nuestro país las cifras no son más alentadoras. Según el segundo informe sobre Tolerancia Social e Institucional presentado por el Gobierno nacional, el 37 por ciento de los colombianos encuestados afirmó que las mujeres son víctimas de violación por la forma provocativa en se visten. El 19 por ciento deben obediencia a su esposo así no esté de acuerdo. Y el 26 por ciento señala que es normal que los hombres no dejen salir sola a sus parejas.

El informe, que parece encontrar la justificación de la violencia que se ejerce sobre las mujeres en el país, es más revelador y aterrador el mismo documento elaborado por la Consejería Presidencial para le Equidad de la Mujer, que estableció que lo peor es la postura que sobre tal situación asumen los propios funcionarios encargados de atender a las víctimas de la violencia. Más del 10 por ciento de funcionarios públicos consideran que si la mujer no opone resistencia, no se puede considerar una violación o un abuso sexual. Y el 64 por ciento de los encuestados en esta franja aseguran que ante un caso de violencia sexual buscarían una conciliación de pareja.

Aunque aún falta mucho por recorrer en este sentido, se han visto algunos avances en la materia que demuestran que se va en el camino correcto para una sociedad más justa, igualitaria, respetuosa y con aspectos importantes de convivencia.

Por eso, el mejor regalo que se puede dar a las madres y a las mujeres en general en su todo este mes es saber que en Colombia existen leyes que protegen a las mujeres del abuso físico, sexual o psicológico; educar de manera permanente a todos los ciudadanos sobre el respeto a la mujer, la importancia de no revictimizarlas y dejar de lado algunos comportamientos machistas frente a ellas. Más que detalles físicos, una flor, un helado, un vestido, una cadena de oro o una cena, se requieren ese tipo de obsequios que transforman nuestra sociedad en un mejor espacio par la mujer. Feliz día y mes para mi mamá Beatriz, mi esposa Ángela, mi suegra María, mis hermanas Nidia, Deisy, Norma y Lucy, mis cuñadas, mis compañeras de trabajo y mis amigas que ya son madres. Bendiciones.

Comentarios