Buenos ejemplos

Muchas cosas buenas hacen varias personas, que muchas veces no tienen la mirada mediática necesaria por el solo hecho de salirse de los cánones establecidos frente a lo que debería considerarse agenda diaria noticiosa y lo que no.

En días recientes he tenido el gusto de enterarme de un callado y efectivo trabajo de asesoría que una de las más reconocidas empresarias locales, hija de uno de los llamados “cacaos” ibaguereños viene realzando para tratar de llevar un poco del éxito comercial de ella y su familia a una pequeña dependencia de barrio, que llamar tienda es casi una exageración.

Tania Sierra hace las veces de madrina empresarial de un pequeño negocio, enseñando la manera de lograr las mayores ganancias, encontrar los mejores precios, llegar a los acuerdos comerciales más adecuados, así como buscando que entienda cuáles de sus productos se mueven más, cuáles tienen menos salida y, por tanto, hacia dónde deben encaminar los esfuerzos.

Una especie de tutoría empresarial buscando que a otros les vaya bien. Tal parece que no es la única experiencia que en este tipo desarrolla la empresaria Sierra, aunque le ha gustado mantenerlas de bajo perfil.

De destacar también lo realizado por el deportista y miembro de una academia de artes marciales mixtas en nuestra ciudad, que hace muchos años viene dando la pelea en ese segmento deportivo a nombre de la ciudad. Este fin de semana Mauricio Otálora, fue protagonista en el canal deportivo WIN Sport de un excepcional combate, el mejor de la temporada, según los expertos.

Un pelador solitario que entre taches, grines, quedadas dentro y fuera de guardia, llaves y movimientos de lona, dio tremendo espectáculo en los tres asaltos pactados cada uno de cinco minutos. Un ‘man’ valiente que representa la ciudad sin apoyo oficial institucional, con pequeños patrocinadores que creen en que la convivencia se construye haciendo deporte. Lástima que por no ser lo de siempre, es decir, fútbol, no tenga ni siquiera la mención en los medios que merece.

Otra cosa buena la que adelantan pequeñas empresas que se dan la pela por suplir un mercado exigente como el femenino. Tal cual lo hace la boutique Guapísimas, de vestidos de baño y ropa íntima, por ejemplo, que lleva cuatro años en esa línea y ahora busca crear toda una sucursal digital o tienda digital aprovechando todo el ímpetu de las nuevas tecnologías de la comunicación, así como el e-comer, que marca una nueva manera de comercializar productos y servicios y se convierte en un reto para los pequeños comerciantes.

Estos son apenas tres buenos ejemplos, que merecen la pena ser contados, pero hay muchísimos más que demuestran que hay cosas buenas por contar. Personas que se dedican a hacer su tarea de forma disciplinada, con entrega, construyendo el país de arriba hacia abajo como verdaderamente se hace la paz. Haciendo los sueños posibles y no vendiendo ilusiones como los politiqueros en turno.

Comentarios