Concejales, candidatos y maromas éticas

El lunes hubo un debate de candidatos en televisión ilustrativo sobre la concepción moral de los dirigentes políticos en Colombia.

Estuvieron cuatro candidatos a la alcaldía de Bogotá: Carlos F. Galán de Cambio Radical; Gina Parody, sin partido, aunque ahora la apoya la ASI; Enrique Peñalosa, de la U, Conservador y Verde, y Gustavo Petro, de Progresistas. Yo creo que los cuatro son personas honradas. Pero las alianzas y los juicios morales en política son cosa seria. Y a veces el pragmatismo lleva a la gente a quedar atrapada.

La Fiscalía ha llamado a declarar sobre contratos amañados a 17 concejales en ejercicio de Bogotá, y los candidatos a la Alcaldía tienen que decidir si los cuestionan o los apoyan.

A Enrique Peñalosa lo acompañan nueve de los concejales implicados, pertenecientes a los tres partidos que lo avalan. Y a Carlos Fernando Galán lo apoyan tres implicados de su partido.

Petro en cambio, tiene una lista de lujo, que encabezan Carlos Vicente de Roux y María Fernanda Rojas. Como Gina no quiso trabajar en un proyecto colectivo, no es posible evaluarla en este terreno. Aunque al final recibió una lista de Antanas encabezada por Juan Carlos Flórez, un exconcejal libre de culpa.

Dicen Peñalosa y Galán: esperemos. Cuando el proceso judicial avance decidiremos si nos desligamos o no de los involucrados. Mejor dicho, por ahora se tapan la nariz y siguen con esos amigos y sus clientelas, construidas sin asco. Y cuando la elección haya pasado, entonces si se rasgarán las vestiduras. Lo mismo que hizo el Polo Democrático con los hermanos Moreno Rojas. Y que explica la salida de Petro y De Roux de ese partido. Ellos pidieron al partido quitarles respaldo político a los Moreno durante las investigaciones, y el partido dijo: mejor esperar.

Gina dice que el Polo se está colando en Progresistas, pero no reconoce su origen uribista. Su alerta, aunque manipula la realidad, nos cabe a los progresistas. Si bien esta organización ha dejado por fuera con valentía a muchos de los peores elementos del Polo, y ha recogido a gente excelente de ese partido, hay una historia que no debemos repetir, es cierto.

Unos de buena fe, buscando organizar una fuerza de cambio, algunos por un pragmatismo miope, y otros por corruptos, entre los dirigentes del Polo se permitió el empoderamiento de lo que Galán llamó en el debate el “Partido de los Contratistas” y que Petro llama “mafias”. Que están en todos los partidos. Y se quieren meter a Progresistas. Y a la ASI, que apoya a Antanas y a Gina. Y ya están en el resto.

La solución está en formar nuevos dirigentes honestos en los barrios, en las localidades, en las ciudades y en el país; y en darles prelación en los espacios de poder político.

Ojalá Gina y Antanas no sigan creyendo que haciendo alianzas de último minuto y desbaratando partidos prometedores como el Verde, o lanzándose en aventuras personalistas, van a hacer la diferencia.

Ojalá Progresistas no repita los errores del Polo. Yo al menos, he decidido intentar la renovación desde adentro. Desde adentro de Progresistas.

ÓSCAR SÁNCHEZ

Comentarios