Tsipras... El Hércules que no fue...

¿Qué ocurre cuando una fuerza imparable choca contra un objetivo inamovible?

Hace cinco meses, un marxista de 40 años llamado Alexis Tsipras se convirtió en el primer ministro de Grecia, con el mandato de terminar con la austeridad y negociar un nuevo acuerdo con los acreedores del país. Hasta el momento, ha fracasado en los dos encargos. Hace una semana, Grecia se convirtió en el primer país en 14 años -y también la primera nación desarrollada- que deja de pagar al Fondo Monetario Internacional (FMI).

¿Qué desencadenó este trágico desenlace? La convocatoria, por parte del gobierno de Tsipras, de un referéndum nacional relativo a un acuerdo que ya no está sobre la mesa. Como Grecia de nuevo domina los titulares a nivel global, expertos de todo el mundo están intentando encontrarle sentido a la situación, asignar culpables y predecir el futuro. De no recibir ayuda europea, ello será la catástrofe, la insolvencia de todo los bancos griegos y del Estado, Tsipras fue el líder de la oposición en un momento en el que no existían expectativas de que gobierno alguno floreciera. Su estrategia fue incesante y, sin lugar a dudas, partidista y populista.

Él estaba en contra de cualquier acuerdo entre Grecia y sus acreedores. Funcionó. En el invierno de 2014 llegó un programa de rescate. Sin embargo, el Parlamento fracasó en su intento de elegir un nuevo presidente del Gobierno. Tsipras, como era de esperarse, se negó a aceptar la nominación al cargo, y nuevas elecciones generales fueron convocadas el pasado 25 de enero. Alexis Tsipras obtuvo el mandato para formar un gobierno nuevo. Lo formó con todos los partidos que odiaban a Europa y a los acreedores. Fue la primera pista para saber que el reinado de Tsipras no iba a ser sin sorpresas.

Las negociaciones no llevaban a ningún sitio, y las deudas debían ser pagadas con las arcas del Estado. Pero todas estaban vacías. Grecia debe a Alemania cinco mil 600 millones, a Francia cuatro mil 200 millones, a España dos mil 500 millones, a Italia tres mil 700 millones y a la Eurozona tres mil 700 millones, al FMI 20 mil 600 millones y los particulares deben 39 mil 400 millones y hay prestamos bilaterales por 52 mil 900 millones.

El total de la deuda es del 180% del PBI y no es sostenible. El salario se redujo en un 25%, el desempleo llegó al 28% y el déficit fiscal al 7% .El riesgo país llegó a mil 24 puntos (igual que Argentina en su defaul) y la UE pide Jubilaciones a los 67 años eliminación de los prejubilados con garantías especiales,un IVA del 6,13 y 23 por ciento, Impuesto al lujo del 13%, Tasa solidaria en los hogares del 13% si el ingreso supera los 50 mil euros anuales y para los que llegan a 30 mil euros anuales la tasa será del 6%. Privatización de las Empresa Públicas y Aeropuertos.

Con estas condiciones le darían un crédito a tres años de tres mil euros y reprogramarían la deuda. Tsipras, el nuevo Hércules, el populista, se ahorcó.

Comentarios