Potemkin, Santos y otros...

En 1787 la emperatriz Catalina de Rusia fue de gira por las provincias de su imperio. De acuerdo con la leyenda, su ministro principal Grigori Aleksandrovich Potemkin -una especie de Vargas Lleras- viajaba un día por delante instalando unas falsas fachadas que hacían que pueblos miserables, olvidados de la “mermelada” parecieran prósperos o por lo menos que su miseria no fuera vista en toda su dimensión. Luego, esta antigua versión del doctor Vargas Lleras, desmontaba la utilería y pasaban con ella al siguiente destino. Desde entonces, el termino de “pueblos Potemkin” se ha utilizado para referirse a unos escenarios aparentemente felices que en realidad no son sino fachadas sin ninguna relación con lo que hay detrás de ellas.” Todos por un Nuevo País”(?).

Es lógico que el presidente Santos recurra en este año “electoral” al empleo de esa práctica y a una oratoria sin sentido y fuera de la realidad. La desnutrición infantil en La Guajira es un hecho, lo mismo que la falta de agua en Yopal, en Montería, en Ibagué, Santa Marta, Sincelejo y en la misma Guajira. El anuncio de “nuevas autovías” en todo el país son simplemente “sueños” que contrastan con el Presupuesto General que se llevará al Congreso en el cual hay una “durísima” reducción de la inversión que pasa de 45.8 billones a 40.6 billones, con lo que habrá menos recursos para vías, vivienda e inversión social en un país como Potemkin, lleno de carencia en estos campos. Pero al contrario, los gastos de funcionamiento pasan de 117.7 billones a 126.6 billones, un crecimiento de casi 9 billones que demuestra la trampa en la cual está atrapada la Administración Santos, la terrible Burocracia que fomentó desde que llegó al Ejecutivo.

La “Cuenta Fiscal” tiene un “déficit” de 9 billones. El ejecutivo trató de vender activos. Le fue mal. Ahora, a pesar de lo que Santos dijo, tendrán que aplicar una nueva “Reforma Tributaria”, algo maravilloso si se piensa en una “recesión” en puertas.

La otra cara de la moneda es la externa. Colombia llegó a un déficit en su Balanza de Pagos de USD 19.800 o sea un 6% del PBI. Este déficit lo puede absorber (de hecho ya absorbió parte) el Banco República y mayor endeudamiento externo, pero conllevará medidas monetarias serias para la economía. De otra parte, la Balanza Comercial, -una joya de la corona- con un déficit de USD 12.223 cuyos principales generadores del déficit son China, Estados Unidos y México, todos cubiertos por Tratados de Libre Comercio.

La economía colombiana está semidestruida. Durante el periodo del dólar a 1.800 pesos la industria se “encogió” y la agricultura no pudo prosperar con esos niveles de competividad cambiaria. Hoy, con dólar a 2.800, la industria recién tiene un respiro y para llenar sus pulmones le tomará 4/5 años. La agricultura no encuentra el norte. La politiquería barata la asalta en Boyacá, Meta, Nariño, Cauca, santanderes, Valle, Tolima, Huila y parte de la Costa, y, lo peor, el precio de la tierra va en aumento como si fuera la Tierra del Edén, debido a narcoinversores y a las bacrim.

Comentarios