Tolima y el Plan Nacional de Inversiones

Ya se conocen los principales lineamientos del Plan Nacional de Desarrollo 2014 - 2018 ‘Todos por un nuevo país’. También hay información sobre el ‘Plan Nacional de Inversiones’. Aunque me falta investigar un poco más sobre el tema del Tolima, lo que alcanzo a conocer me lleva a ser optimista sobre esta región.

Según informó EL NUEVO DÍA, es claro que en el presupuesto de este año, el Tolima sale beneficiado. Esta región obtendría el cuarto mayor aumento entre los 32 departamentos de Colombia, con un incremento del 40.6 por ciento, que equivale a una diferencia de 480 mil millones de pesos entre un año y otro. Parto de estos datos para pensar que en el Plan Nacional de Inversiones se conserve esa tendencia, dada la importancia estratégica del Tolima en el desarrollo nacional.

Mientras aclaro lo del Tolima, tomemos el Plan Nacional de Inversiones, en un vistazo nacional. A mí, me parece muy bien orientado, hacia un país que requiere de unas políticas económicas de posconflicto. Dichas políticas, según el ‘Doctor’-(PhD) Santiago Montenegro, en su columna de El Espectador de hoy, 10 de febrero, se vienen dando desde hace años. Pero ahora el énfasis estratégico es hacia el des-atraso de regiones golpeadas por el conflicto y hacia temas de inclusión social.

En la visión regional hay departamentos como Putumayo y Nariño, epicentros actuales de rescoldos de violencia guerrillera, que salen beneficiados, como debe ser. El Putumayo recibirá inversiones hasta por 5,8 billones de pesos, hasta 2018, según anunció de manera reciente el director del Departamento Nacional de Planeación (DNP), Simón Gaviria. Dentro del plan proyectado hay importantes inversiones de infraestructura, pero, además, proyectos de mejoramiento de los servicios de salud, acueductos, vivienda y un presupuesto para ‘la prevención a los casos de embarazo adolescente’. Y es que Putumayo ha estado enfermo de un cáncer ‘metastásico’ de narcos, paras y ‘guerrillos’ que se originó en otras regiones hoy ya sanadas.

Putumayo y Nariño son vasos económicos comunicantes que tocan de cerca al Tolima. Por ello la inversión en la vía Tumaco-Pasto-Mocoa, que, a su vez, será clave en la entrada y salida desde el Brasil hacia el Pacífico beneficia a ambas regiones y a toda Colombia. También Cauca se beneficia junto con los departamentos ya nombrados con la conexión con la Bota Caucana, que se encuentra en la segunda fase de estudios y requiere recursos por 672 mil millones de pesos. Pero el Tolima Grande también participa en beneficios de esta inversión suroccidental, con la vía Neiva-Santana, que habilitaría la variante San Francisco - Mocoa.

Falta analizar mejor, sí, el PNI respecto al Tolima. Pero, de antemano, me uno al llamado de Luis Eduardo Chamorro, en el NUEVO DÍA del domingo, sobre la importancia de invertir en educación.

Comentarios