La Misericordia es criterio de credibilidad

15 Sep 2019 - 11:23am

La Misericordia es criterio de credibilidad

Publicada por
Padre Jairo Yate Ramírez
Autor:

« °°° Todos los recaudadores y pecadores se acercaban a escuchar a Jesús. Los fariseos y los escribas empezaron a criticarlo. Decían: este hombre acepta a los pecadores y hasta come con ellos.» Jesús les dijo esta parábola: «Si uno de vosotros tiene cien ovejas, y se le pierde una, ¿no deja las otras noventa y nueve en el campo, y se va a buscar la que se le perdió hasta que la encuentra? Y apenas la encuentra, seguro que se la echa a los hombros lleno de alegría. °°° Lucas 15, 1-10.

Habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta. Es la consigna de Jesús de Nazaret. Cristo vino para salvar a los pecadores, porque en Él Dios se conmovió y no castigó a su pueblo. Este signo es el desbordamiento de la gracia, del amor de Dios por nosotros. La vida de Jesús nos muestra el corazón de Dios, el cual se alegra y goza con el perdón de la humanidad: busca lo que está perdido; prefiere aquellos que son despreciados; fortalece a quienes se encuentran débiles; su mirada está siempre centrada en el dolor, el sufrimiento, el perdón etc. “Perdónalos porque no saben lo que hacen”. (Lucas 23,34).

La misión que Jesús ha recibido del Padre ha sido la de revelar el misterio del amor divino en su plenitud. « Dios es amor » Así lo expresa la Sagrada Escritura: “El amor es de Dios. Todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. El que no ama no ha conocido a Dios” (1 de Juan 4, 7-8). Todo en la vida de Cristo tiene aroma y sabor al Padre celestial. “Tanto amó Dios al mundo que dio a su único Hijo °°°” (Juan 3, 16). Las relaciones del Maestro con las personas que se le acercan dejan ver algo único y fantástico: Un hombre lleno de amor y misericordia. Los signos que Él realiza, muestran su bondad, hacia los pecadores; las personas pobres; excluidas; enfermas y sufrientes. En el Hijo de Dios todo habla de misericordia. Nada en Él es falto de compasión. El Salvador del mundo, le pone el corazón a la miseria humana: “Misere Cordis”.

El Señor Jesús indica el camino para la misericordia: “Sean compasivos, no juzguen, no condenen, perdonen, la medida que usen con los demás, la usarán con ustedes” °°° (Lucas 6, 36). Jesús afirma que la misericordia no es solo el obrar del Padre, sino que ella se convierte en el criterio para saber, quiénes son realmente sus hijos. (Bula, Misericordiae Vultus, Papa Francisco, 9). Cuida tu salud: Paciencia y Misericordia, binomio del gran cristiano.

Arquidiócesis de Ibagué.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.