¿Serán los XX Juegos Nacionales otra frustación regional?

Cuando el Tolima fue escogido con el Chocó, como departamento sede para la realización en 2015 de los XX Juegos Nacionales, las justas más importantes del deporte amateur en Colombia, como es lógico, fueron varias las expectativas surgidas por este buen suceso para la región y diversos los beneficios que de él se esperarían.

En especial se benefician Ibagué y algunos otros municipios, con la construcción de nuevos escenarios para la práctica de varias disciplinas deportivas, que podrán utilizar muchos jóvenes, diversas pistas, un estadio de futbol remodelado, nuevo polideportivo; estas obras generan empleo en su construcción y permiten que el dinero que se mueve en las mismas, circule en bien de la región.

En la realización se mueven sectores como la hotelería, restaurantes y algunas actividades comerciales, con los consumos de deportistas y visitantes, que dejan importantes recursos en estos negocios. Sin embargo, con el pasar de los días van llegando noticias deprimentes, que señalan como parte de los escenarios deportivos no alcanzan a estar para la inauguración y las competencias. Esta realidad desmotiva, ya que muchas de las buenas expectativas simplemente no se cumplirán.

Cualquier persona que observe, por ejemplo, el avance actual de obras como las que se ejecutan en el sector de la calle 42 entre las avenidas Ferrocarril y Quinta, sabrá que no van a estar listas para noviembre del presente año, y es conocido que así también ocurre con otros escenarios, lo que deriva en que varias disciplinas deportivas deben trasladarse a otros departamentos, como Valle del Cauca y Cundinamarca, dejando de aportar los beneficios esperados para el Tolima.

Hay que reconocer que el diseño y construcción de las infraestructuras deportivas implica hacer asignaciones y apropiaciones presupuestales y las licitaciones de las obras, pero también es cierto que se tuvo tiempo para lograrlo. Finalmente se recibirán unos beneficios a medias, con más de una frustración. Resulta indispensable que se haga un juicio político del que surjan culpables y sanciones, por las demoras en las obras y los modestos resultados que derivará la región de los XX Juegos Nacionales. Pero pasará lo de siempre, será otra gran embarrada sin que haya quienes respondan por ella; por el contrario, ellos nos seguirán gobernando y el Tolima e Ibagué permanecerán en los lugares de postración en que están.

Comentarios