‘Tetatón’ para volver a la lactancia materna

Acaba de realizarse, convocada por la Secretaría de Integración Social del Distrito Capital, una jornada de ‘Tetatón’, en el Parque de los Novios, con cientos de mujeres que se dedicaron a amamantar a sus hijos, sin abrigar ningún prejuicio por esta actividad y, por el contrario, se trató de rescatar con total naturalidad este importante hábito para la salud de los niños y de las nuevas generaciones. Algo por demás apropiado para esta época, en que se puede notar muchos jóvenes y personas de todas las condiciones sociales y económicas, vinculados a diversas organizaciones y oficios, vulnerables a la aparición de gripes y enfermedades alérgicas, que los afectan de manera recurrente.

Sin poder adjudicar todas estas morbilidades a la falta de leche materna, se sabe de la necesidad que tiene el ser humano de recibir en la infancia los suficientes elementos nutrientes, proteínas, grasas y defensas, que provienen de la leche materna. Sin embargo, estos tiempos, que llamamos modernos, muestran tendencias que privilegian el culto a la perfección corporal e imponen falsas creencias, como aquella de que es mejor reducir el amamantamiento de los niños, para ser madres de avanzada y mantener la estética de los senos, entre otros prejuicios.

Tan equivocada concepción se debe manifestar con efectos perjudiciales, para quienes crecen o han crecido en medio de la carencia total o parcial de la leche materna, por su menor nivel de defensas y su mayor probabilidad, de sufrir reiteradamente durante la vida, afecciones como las ya comentadas.

Por fortuna hoy, desde muchas entidades relacionadas con la salud en la infancia, mundiales y locales, surge la iniciativa de que las mamás retomen el hábito de amamantar en forma libre y natural a los bebés, en cualquier lugar y en las circunstancias en que se estos lo necesiten. Sin duda, el rescate de esta sana práctica contribuirá a mejorar la salud de los individuos, desde sus primeros años.

La Organización Mundial de la Salud y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia Unicef, recomiendan el inicio de la lactancia materna durante la primera hora después del nacimiento; lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses; y lactancia materna continuada durante dos años o más, junto con una alimentación complementaria segura, adecuada desde el punto de vista nutritivo y apropiada para la edad, a partir del sexto mes.

Comentarios