Dos sindicatos de directivas de la educación operan en el Tolima

Crédito: Suministrado / El Nuevo Día.
Contenido Exclusivo
Docentes y directivos docentes (rectores y coordinadores) están afiliados a asociaciones y sindicatos para defender sus derechos laborales.
PUBLICIDAD

Los 315 rectores de las instituciones educativas del Tolima (incluyendo las de Ibagué) tienen la opción de afiliarse a las dos asociaciones sindicales creadas para defender sus derechos y evitar maltratos, persecución o desconocimiento de sus derechos laborales por parte de los ejecutivos de la Gobernación, de las Alcaldías y de los directivos del Sistema Escolar en las Secretarías de Educación tanto departamental como municipal.  Los docentes, por su parte, también tienen su sindicato, Simatol.

Al poder individual que tenga un servidor público, se le puede sumar el poder que emerge de una agrupación, en este caso, una asociación, sindicato o grupo político. Las autoridades prestan mayor atención a las voces y reclamos de una agremiación, más aún cuando se trata de un sindicato.

“Estudios demuestran que tener un sindicato fuerte que defienda los intereses de los maestros no sólo beneficia a los educadores, también significa un mejor desempeño de los estudiantes”, refiere el investigador Paulette Delgado (mayo 2021).

La responsabilidad sobre la buena marcha del sistema escolar estatal, cada vez más recae en el liderazgo directivo que ofrezcan los rectores de los establecimientos educativos, en desarrollo de competencias que cada vez son más complejas.

Del buen funcionamiento de estos planteles educativos depende la cobertura, la calidad educativa, los aspectos académicos y pedagógicos, la permanencia de los estudiantes en las aulas, las relaciones con la comunidad y la administración de los recursos de talento humano, de los recursos físicos y la dotación, la administración de los financieros  que la nación transfiere a los Fondos de Servicios Educativos para garantizar la gratuidad educativa.

Si las agremiaciones sindicales de los directivos docentes contribuyen al bienestar objetivo y subjetivo de estos servidores públicos, el sistema escolar puede mejorar y contribuir a los propósitos que tengan las entidades territoriales sobre la marcha de la educación.

En el Tolima, los directivos docentes de los planteles educativos oficiales, tienen la opción de afiliarse a dos agremiaciones sindicales: la Asociación Sindical de Directivos Docentes del Tolima, Asddetol, que preside Hernán Sigifredo Rubio Vivas, actual rector de la Institución Educativa  General Roberto Leyva, y la Asociación de Docentes Directivos del Tolima, Arcotol  que preside Luz Mery Malaver Aldana, rectora de la institución educativa Ciudad Luz de Ibagué.

 

Assdetol

Para conocer la opinión de Rubio Rivas sobre múltiples temas que llegan de los rectores y otras organizaciones, sobre la marcha de la educación en el Tolima y los conflictos y reclamos más comunes de los directivos docentes, EL NUEVO DÍA dialogó con este directivo docente y sindical.

Hernán Sigifredo Rubio Vivas es abogado, administrador financiero, especialista en Gerencia de Proyectos y en Pedagogía, Magíster en Educación, Doctor en Ciencias Pedagógicas, rector en Saldaña, además  miembro de la Academia de Historia del Tolima.

2

El Nuevo Día: ¿Qué valoración hace con respecto al estado de la Educación básica y media en el Tolima?

H.S.R.V.: Es evidente la crisis por la infraestructura educativa, porque está obsoleta y no cumple con los criterios técnicos; en el caso de Ibagué, se busca modernizarla pero ha tenido tropiezos ante el incumplimiento de los contratistas, legitimación de predios o su ubicación no es adecuada para prestar el servicio educativo. Preocupa aún más, que los estudiantes se encuentran dispersos en casas, bodegas, salones comunales, esperando con paciencia que su institución educativa por fin sea construida.

Otra situación crítica y en especial para el Tolima, es el transporte escolar. De las cuarenta semanas reglamentarias, en promedio, se les suministra durante 24 semanas, los procesos de contratación los inician de manera tardía y no hay una política clara, planeada, oportuna y previsiva que permita la eficiencia en estos procesos. 

 Frente a la alimentación escolar se evidencia la preocupación y el interés de las administraciones tanto de Ibagué como del Tolima, porque el Programa sea eficiente y eficaz.

 

La calidad educativa

E.N.D.: ¿Cómo percibe la calidad educativa que se ofrece en las instituciones educativas oficiales?

H.S.R.V.: En lo que tiene que ver con las pruebas Saber, es notorio el impacto negativo por los resultados de las mismas, es probable que las causas sean los efectos pospandemia, el ‘síndrome de la cara descubierta’ que está reflejándose en los comportamientos tanto de educandos como de educadores, la rigidez en los currículos o la descontextualización de las pruebas Saber frente a la realidad de la educación pública.

Es gratificante ver el proceso de profesionalización docente y como el nivel académico de nuestros educadores es cada vez  más alto y cualificado. En un número significativo contamos con licenciados y profesionales al servicio de la educación formados como especialistas, magísteres y doctores. Es el grupo profesional más calificado de Colombia y el menos reconocido. La Alcaldía de Ibagué y la Gobernación, le apuestan a estos procesos de formación a través de convenios interinstitucionales con las Universidades e Instituciones de Educación Superior, esto es muy importante.

 

En cuanto a educación superior

E.N.D.: ¿Qué valoración hace con respecto al estado de la educación superior en el Tolima?

H.S.R.V.: Con respecto a la educación superior, uno de los aciertos es el liderazgo en la gratuidad para los programas de pregrado, la búsqueda por la certificación de alta calidad y el constante estudio e investigación desde las diferentes facultades y programas por entender la región, sus necesidades y qué aporte hacer desde la academia a contribuir por una mejor calidad de vida y desarrollo social.

Preocupa en gran medida que se beneficien los estudiantes con mayores puntajes y estos, es importante señalarlo, se da en las cabeceras municipales, sin embargo, los rezagados, muy posiblemente sean las instituciones marginadas socialmente, rurales, con población vulnerable y donde, para alcanzar unos resultados superiores a los 50 puntos por núcleo común requiere que se contrate a empresas especializadas que cobran unas tarifas que para un gran número de estudiantes y padres de familia no están al alcance de su presupuesto.  Una salida, podría ser, que el Ministerio autorizara a los rectores de las universidades  para que con los recursos de gratuidad se pudiera contratar este servicio.

2

Cambios debidos a la pandemia del covid-19

E.N.D.: ¿Qué cambios significativos, considera usted, se han dado con motivo de la pandemia?

H.S.R.V.: Hay una afectación mental, social y emocional. Nuestros estudiantes, educadores, administrativos y comunidad presentan crisis emocionales reflejadas en su marcada inseguridad e inestabilidad, sienten mucha soledad y depresión, hay irritabilidad e intolerancia y desesperación.

La indiferencia, apatía, pesimismo se ven reflejadas en sus acciones. Es supremamente importante apostarle al énfasis en las áreas formativas tales como la Educación Artística (música, danza, pintura, escultura, poesía, etc.), a la Educación Física, a la recreación, los deportes, las actividades culturales, jornadas de amistad, en fin, a todas aquellas que exalten al ser y le den trascendental relevancia.

La didáctica ha sido estremecida, ha sufrido con la pandemia un gran sacudón.  Demostró que la mal llamada ‘cátedra magistral’ no es la única y que es necesario apostarle al aprendizaje autónomo, significativo y para la vida. 

Los educadores, estudiantes y padres de familia en Colombia y en especial en el Tolima, no estamos preparados para la educación virtual, remota, a distancia, en casa, asistida, semi presencial y otras expresiones que se le han dado.

Tampoco dominamos el uso de plataformas tecnológicas que nos permitan interactuar con el metaverso, multiverso y el ciberespacio. Requerimos con urgencia formación y entrenamiento desde el Ministerio de Educación Nacional, la Gobernación del Tolima y la Alcaldía de Ibagué. 

Las relaciones laborales también se ven afectadas.  De hecho el Ministerio del Trabajo, considera que en el universo de los trabajadores que pueden desarrollar estas actividades fuera de su lugar de trabajo, incluye a los educadores.  La cuarta revolución industrial se aceleró con la pandemia y nos tomó desprevenidos y por sorpresa.

 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro!

https://digital.elnuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

LUIS EDUARDO CHAMORRO RODRÍGUEZ.

Comentarios