‘Embotellados’ en La Florida: continúa discrepancia con la App Gica

Crédito: Helmer Parra /Nuevo Día El cruce, el cual es concurrido por conductores y transeúntes, también representa un riesgo por las características de la vía.
Con plantones, la comunidad de la urbanización La Florida, al sur de la ciudad, expuso su ‘malestar’ con la construcción de un muro por parte del concesionario App Gica. Debido a la infraestructura, los habitantes tendrían dificultades para salir de la zona, por lo que piden establecer mesas de concertación entre la empresa y la Alcaldía.
PUBLICIDAD

Por ‘discrepancias’ entre el concesionario App Gica y la comunidad del barrio La Florida, durante dos días se ‘plantaron’ a modo de protesta sobre la vía La Variante para impedir la construcción de un muro que terminaría por separar las dos calzadas de la autopista.

En horas de la mañana del 31 de mayo, la asociación público privada envió dos volquetas para descargar material sobre el punto en donde se construirá el muro. Ante la situación, la comunidad emprendió una movilización sobre la zona con el objetivo de impedir la construcción del mismo y remover el material descargado por el concesionado vial. 

Luz Dary Gasca, habitante del barrio, comentó que “descargaron dos ‘volquetadas’ de material para empezar a construir el muro y atravesaron la maquinaria en el punto. Con palas, la gente llegó a evacuar la arena que trajo la concesionaria”.

Jhonathan Corredor, presidente de la JAC La Florida, comentó: “Arribaron delegados de la Secretaría de Infraestructura y App Gica para llegar a acuerdos sobre la movilidad interna del barrio, pero el problema del desembotellamiento no se logró solucionar, por lo que la comunidad tomó la vía de hecho”. 

Consideraciones barriales

Preocupados por la movilidad y conectividad vial con el sur de la ciudad, los habitantes explicaron que la construcción del muro afectaría el desplazamiento por la zona. “Si se llega a construir el muro, para salir de La Florida tendríamos que bajar hasta el barrio El Refugio y pasar por el retorno en caso de ir hacia otros barrios del sur”, planteó Gasca. 

La urbanización está dividida en cuatro sectores. A la altura del ‘sector tres’, está construido un box culvert que comunica al barrio con el sur de la ciudad. Sin embargo, debido a la caída de un puente que atraviesa la quebrada La Volcana hace cuatro años, el sector uno, quienes serían los afectados con la construcción del muro, quedaron incomunicados con el tercer sector, por lo que no es posible que la comunidad haga uso del deprimido vial. 

Corredor contó que la comunidad observa viable la construcción de una vía paralela que comunique ambas zonas. “Mientras no se logren las acciones jurídicas y compromisos con la institucionalidad, la comunidad seguirá en el proceso de movilización pacífica”, explicó.

Dificultades de ayer y hoy

Según el presidente de la JAC, la comunidad busca que se elabore un acuerdo interinstitucional entre la Alcaldía y el concesionado vial. 

“Vale la pena aclarar que lo que proyectó la App Gica no fue socializado con la comunidad. Desde el 2016 hay un proceso desde la universidad con investigaciones sobre el impacto de este proyecto en el barrio, con recorridos, material audiovisual y firmas”, aseguró Corredor.

Y agregó que: “Se detectó que la comunidad no fue informada en su momento sobre lo que se realizó. Incluso, el puente peatonal que hay frente al Colegio Campestre se logró gracias a una acción popular, por lo que siempre ha tocado todo a los ‘trancazos’”.

Según la comunidad, el asunto del cruce es la ‘punta del iceberg’ porque alrededor de la infraestructura, hay temas comunitarios que surgen al quedar segregados espacialmente por la obra.

“La comunidad, de aproximadamente 700 familias, no cuenta con centros educativos, puestos de salud ni comandos de atención inmediata. A corto y mediano plazo genera inseguridad, desempleo y corte de los circuitos comerciales”, señaló el líder barrial.

Y puntualizó que: “En esta administración, Andrés Hurtado jamás ha visitado el barrio. Aprovechamos la coyuntura para trabajar en el tema específico de la vía y mostrar los otros problemas que afrontamos”.

Cabe señalar que en la Variante han proliferado aspectos sociales como el expendio de estupefacientes, delincuencia común, servicios sexuales e invasiones a predios públicos.

Así las cosas, la comunidad expresó su preocupación, pues una eventual ‘segregación’ podría agudizar las problemáticas del sector.

Semanas atrás, la Alcaldía anunció una inversión de $321 millones de pesos, a través de la Secretaría de Infraestructura, para la construcción de un nuevo box coulvert que permita encauzar las aguas de la quebrada La Volcana y, a su vez, generar movilidad entre Miramar y La Florida.


DATO

En el 2016, un líder barrial llevó a cabo una ‘firmatón’ donde obtuvo 400 consignas que apoyaron la tesis de que la comunidad no fue informada del proyecto vial, además de sentir la vulneración de sus derechos. 

 

El Nuevo Día

Comentarios