San Bernardo en riesgo sanitario por agua no potabilizada

Crédito: Suministradas Henry Cortes / EL NUEVO DÍACon las vacaciones las personas frecuentan más está quebrada, lo que hace menos potable el agua que se consume en los hogares.
Pagan por un servicio de agua que presuntamente es tratada para consumo diario, pero análisis microbiologicos evidencian que tal líquido no es apta para el consumo humano.
PUBLICIDAD

Preocupado por la salud de su familia que reside en el corregimiento San Bernardo, Henry Cortés inició una Acción Popular al considerar que un estimado de 400 habitantes de esta comunidad están frente a un grave problema de salubridad pública, pues diariamente consumen un agua que al parecer no es potabilizada. 

“Desde que mi nieto se enfermó empecé un proceso investigativo para conocer qué le había originado graves problemas estomacales, y lo que arrojaron los resultados médicos fue que el agua tenía unas bacterias que le causaban dolencias y hasta pusieron su vida en riesgo”. Manifestó Cortés. 

Pues los dolores estomacales, vómito, diarrea entre otros malestares que algunos habitantes asocian con el consumo de algún alimento que les cae mal, los exámenes médicos realizados al menor hicieron evidente que tenía presencia de formas infecciosas de ameba. Esta redacción se comunicó con un experto quien corroboró que el tratamiento inadecuado del agua o alimentos contaminados pudieron desencadenar tales malestares en el menor.

Lo que genera preocupación es que de la quebrada la San Bernarda, de la cual se capta el agua para potabilizar y que muchas personas consumen o usan para la preparación de sus alimentos por considerarla acta, las familias acostumbran a ir bañistas de paseo de olla, entre otras actividades que desarrollan los habitantes, fincas y empresas aledañas al río que al no tener un buen proceso de tratamiento queda con organismos microbiológicos que afectan el bienestar poblacional.

Análisis fisicoquímico y microbiológico del agua

Ante la situación, Cortés mediante un derecho de petición le solicitó a la Secretaría de Salud analizar las condiciones del agua. La entidad en julio del 2021 tomando una muestra de 100 ml del grifo de un restaurante de la zona dejó en constancia que: el acueducto comunitario de San Bernardo registra una alta turbiedad, además tiene presencia de Coliformes Totales y Escherichia Coli.

Elementos bacterianos que el Ministerio de la Protección Social, Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial mediante la Resolución 2115 de 2007 catalogan de alto riesgo para el consumo humano y las autoridades sanitarias junto a la Gobernación y la Alcaldía deberían entrar a revisar.

Además, dentro del proceso investigativo que adelantó para conocer la gravedad de la situación, identificó que desde hace más de cinco años a la bocatoma no se le realiza mantenimiento alguno.

Ante la gravedad de la situación Cortés le informó a la Administración Municipal los resultados que arrojó el análisis buscando una intervención y mejora del manejo del líquido, pero la respuesta fue que eso le correspondía a la prestadora de servicio comunitario del agua potable, pero cuando se les preguntó por el proceso de potabilización del líquido no dieron respuesta.

Respuesta de Instituciones

Desde la Secretaría de Desarrollo Rural se informó que el manejo del acueducto no es de su competencia, en esta misma línea el secretario de Ambiente y Gestión del Riesgo, César Gutiérrez, comentó que ellos solo se encargan de subsidiar el acueducto a las comunidades estrato 1 y 2, para que el servicio de acueducto para que la ciudadanía cancele un valor asequible. El recibo de agua le llega a los habitantes en $5.000.

El presidente de la Junta de Acción Comunal, Javier Manco, manifestó, “en este corregimiento como en muchos otros el agua no es potable, pero no pasa nada, por eso a través de una fundación nos conseguimos 120 filtros que esperamos entregar lo antes posible, y beneficiar al 90 % de las familias. Esto es una solución rápida ante tal problema”.

Pero por otro lado, Wilson Valero habitante de la zona sostuvo, “el problema es interesante porque declararon San Bernardo sitio turístico pero no hay agua potable y el presidente de la Junta de Acción Comunal nos había hablado de la modificación del tanque de acueducto, pero lo que dice ahora de los filtros son ‘pañitos de agua tibia’ ante tal cuestión”.

Mientras las instituciones niegan responsabilidad alguna sobre el acueducto, la comunidad y visitantes siguen haciendo uso diario de este líquido no solo en sus hogares sino en restaurantes, hoteles, entre otros espacios, lo que complejiza el tema de salubridad que aunque algunos no puedan notar con el tiempo puede desencadenar afecciones.

Esta redacción dialogó con un conocedor en el tema del manejo de acueducto, y este indicó que los primeros responsables son la Alcaldía Municipal y la Secretaría de Salud, quienes no solo deben subsidiar sino que deben realizar análisis periódicos al agua que se capta para brindar soluciones ante irregularidades. Como también la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios que es la entidad encargada de ejercer control y vigilancia de los servicios públicos. 

Por el bienestar de todos, Cortés espera que la Acción Popular falle el próximo 19 de julio a favor de la comunidad, para que puedan acceder a un servicio indispensable y de calidad sin temor a enfermarse, ya que desde la Administración no consiguió el apoyo esperado.

 

El Nuevo Día

Comentarios