Nada que terminan el trabajo

La situación se convirtió en el ambiente propicio para la presencia de mosquitos.
Crédito: Hélmer Parra / EL NUEVO DÍALa situación se convirtió en el ambiente propicio para la presencia de mosquitos.
Contenido Exclusivo
Polvo, malos olores y aguas reposadas, fue lo que les quedó a algunos habitantes del barrio la Esmeralda luego de la intervención del Ibal en una de las vías.
PUBLICIDAD

 

Desespero, es la palabra con que algunos habitantes del barrio La Esmeralda, en la comuna ocho, describen la situación que vienen viviendo desde hace meses, debido a que al mal estado de la red de alcantarillado, se suma la zozobra y el malestar por las obras incompletas del Ibal en el sector.

Como menciona la comunidad, el remedio resultó ser igual o peor que la enfermedad, pues ante el paupérrimo estado del alcantarillado de la manzana F, ubicada sobre la carrera Segunda sur, se logró gestionar el arreglo y modernización del mismo. Sin embargo, pese a que las obras iniciaron aproximadamente en febrero de este año, las personas siguen esperando a que culminen.

“A la fecha nos dejaron todo eso destapado y vuelto nada. Yo entiendo la situación que actualmente está viviendo el Ibal y la administración municipal, pero lo que no entiendo es que después de haber estado tantos meses ahí, nos tengan que dejar la vía de esa manera”, afirmó César Augusto Saray, quien es uno de los miembros de la junta de acción comunal.

La modernización del alcantarillado se debe a que la red, como consecuencia de la antigüedad y el material con el que fue construido, se encontraba colapsada, lo que provocaba que aguas negras se estancaran en el interior de las viviendas.

César manifiesta sentir un profundo inconformismo por el hecho de que en otros puntos de la ciudad, la entidad ha intervenido oportuna y ágilmente a la hora de solucionar problemas de esa misma índole, mientras que en La Esmeralda la situación pinta diferente, pues sólo intermitentemente los trabajadores hacen presencia.

“En el sector, no sé si es por el estrato socio-económico, pero los arreglos nos han dejado con la boca abierta, debido a que nosotros hicimos cuentas del número de metros que aproximadamente han hecho, desde que se inició la obra hasta el día de hoy, y el total que nos da es de 15m por cada mes transcurrido”, afirmó.

Los afectados

De acuerdo con los testimonios de los habitantes de este sector, estos hechos los han perjudicado gravemente en lo que a su calidad y estilo de vida se refiere, pues, como se pudo constatar en una visita realizada en este punto, es elevado el número de viviendas que han tenido que lidiar por bastante tiempo con malos olores, filtración de aguas residuales y afectaciones por el polvo.

“Empezaron la obra y uno a veces ve que no avanzan, a lo que nos dicen que hay que tener paciencia, pero realmente es muy fácil pedirla cuando no son ellos los que se tienen que aguantar todo eso”, afirmó una de las habitantes del sector.

Adicionalmente, Alberto Navarro Orozco, uno de los líderes de la comunidad, manifiesta que la tardanza los perjudica, en la medida que necesitan celeridad, para que los propietarios de las casas modifiquen sus redes intradomiciliarias y las logren conectar a la ‘nueva’ red central.

Por su parte, los negocios que se encuentran aledaños a la carrera 2ª sur, han visto reducidos la afluencia de sus clientes, y por lo tanto, sus ingresos, debido a que el aroma de alcantarilla que de allí emana, desincentiva a las personas a acudir a esa zona, tal y como sucede con un salón de belleza y un gimnasio.

“El polvo nos está afectando bastante, no solo porque no permite realizar ejercicio gracias a la gripa que genera, sino que además termina dañando algunas de las máquinas del gym y hace que dejen de venir personas que tienen vehículos”, asegura la propietaria del establecimiento.

Es por ello que el llamado que hacen estas personas, es para que la entidad se solidarice y termine en unos plazos razonables la ejecución de la obra.

Obra sin terminar

¿Qué dice el Ibal?

 

Por su parte, la Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado informó a través de un comunicado de prensa, que el mes pasado ya habían instalado más de 130 metros lineales de tubería, lo que equivaldría, para ellos, a más del 50 % de la ejecución de la obra.

“Dentro de los trabajos que desarrolla el IBAL sobre la vía principal de la Urbanización La Esmeralda también se encuentran la instalación de una caja de inspección y aproximadamente la adecuación de 10 domiciliarias”, afirmaron.

Sin embargo, la comunidad dice discernir con respecto a las afirmaciones de la entidad, pues según sus palabras, el avance sería menor de lo que en realidad se asegura públicamente. Conforme a las cifras que ellos manejan, en total se deben instalar 374 metros lineales de tubería, lo que dista bastante de ser más de la mitad.

A su vez, pese a no coincidir en torno a este número, afirman que los tiempos no se justifican en absoluto, pues si bien el Ibal nunca dio una fecha de entrega, resulta evidente que esta debe hacerse en el menor tiempo posible.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro!

Lo invitamos a seguir leyendo aquí 

https://digital.elnuevodia.com.co/library

Juan Corredor

Comentarios