Entre todos podemos salvar vidas en las vías

Crédito: SUMINISTRADO | EL NUEVO DÍA
Al controlar la velocidad se pueden disminuir los siniestros viales y reducir la fatalidad de los accidentes.
PUBLICIDAD

En el año 2021, el país alcanzó una cifra récord de muertes en las vías, con un total de 7.261 personas fallecidas en siniestros viales. En respuesta a esta situación, la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) ha intervenido en todas las regiones del país, con el fin de hacer un llamado a la corresponsabilidad de todos los actores viales.  

El objetivo de estas acciones es lograr que el país se apropie del enfoque de un sistema que minimiza las consecuencias graves de los siniestros a través de la actuación de todos. Es decir, autoridades locales, sector privado, Gobierno y actores viales.   

 

Suministrado

 

El comportamiento de los actores en las vías, el conocimiento y control de las normas de tránsito, el mantenimiento de la infraestructura en condiciones óptimas y el interés de los fabricantes y distribuidores de los vehículos por ofrecer mejores servicios e insumos con sistemas que contengan la ocurrencia de siniestros, o la gravedad de éstos, forman parte de este enfoque llamado Sistema Seguro.

Para la ministra de Transporte, Ángela María Orozco, no sólo es necesario masificar el mensaje de la corresponsabilidad de los actores y componentes del sistema vial, sino apropiarse de él y materializarlo en acciones. Un proceso en el que tanto los ciudadanos como las autoridades locales y departamentales y los sectores industriales, de salud, entre otros, deben identificar cómo pueden contribuir.

¿Cómo avanzar?

Debido a que la corresponsabilidad implica la implementación de las buenas prácticas y la suma de voluntades, el primer paso para reducir la fatalidad en las vías, es comprender que los siniestros viales ocurren por diversos factores.

Por ejemplo, durante el año 2021, cerca de 6 de cada 10 de personas fallecidas en siniestros viales eran motociclistas (59,4%). La situación no cambia para 2022, pues entre enero y junio de este año se han reportado 3.703 fallecimientos, de los cuales el 58,9% eran motociclistas. La principal causa de muerte de este tipo de actores viales fue el exceso de velocidad, el mal mantenimiento de las motocicletas y el irrespeto a las señales de tránsito. Muestra de ello es que, en 2021, 950 chocaron con objeto fijo, y 512 entre enero y junio de 2022. Es decir, no hubo otro actor vial causante de la situación.

Además, en 2021, 773 motociclistas murieron en siniestros contra vehículos de transporte individual y 736 contra vehículos de transporte de carga.

Según la ANSV, las causas de estos siniestros se asocian directamente con el exceso de velocidad. Por lo tanto, solo al controlar la velocidad se pueden disminuir los siniestros viales, reducir la fatalidad y así salvar vidas en las
vías.

“Además, en el caso de los motociclistas, el uso correcto del casco es una de las medidas más efectivas para prevenir fatalidades y mitigar la gravedad de lesiones en conductores y acompañantes, pero este sólo es efectivo cuando se usa de forma correcta. "Por eso, hemos enfatizado en el uso de cascos de calidad, de la talla correcta y bien abrochados”, añade Luis Lota.

Aparte de los motociclistas, los actores más afectados en los siniestros viales fueron los peatones: fallecieron 1.508 en 2021 y 826 entre enero y junio de 2022. En tercer lugar, están los ciclistas con 455 muertes en 2021 y 206 entre enero y junio de 2022.

 

Suministrado

 

Acciones que suman

La ANSV ha realizado diferentes acciones para prevenir y sensibilizar a los diferentes actores sobre las prácticas en las vías. En el caso de las regiones, se ha tenido en cuenta las particularidades de los diferentes territorios, en lo que respecta a la movilidad.

Por ejemplo, se han llevado a cabo más de 169 consejos territoriales de seguridad vial, donde se ha propiciado el diálogo con las autoridades locales, con el fin de construir políticas, estrategias y herramientas para disminuir la fatalidad en las vías.

Asimismo, la ANSV ha adelantado ejercicios pedagógicos con las empresas de transporte de carga y de pasajeros, para que los actores viales gestionen adecuadamente la velocidad, realicen las revisiones preventivas de sus vehículos y se establezcan protocolos de atención adecuada para atender un siniestro vial.

“Debemos recordar que la seguridad vial es una construcción colectiva. Contribuimos a ella cuando respetamos las normas de tránsito y los límites de velocidad, evitamos conducir bajo efectos del alcohol o con guayabo, revisamos a tiempo las condiciones técnicas de los vehículos y cuidamos a los actores viales más vulnerables, como son los ciclistas, peatones y motociclistas. En resumen, podemos salvar vidas entre todos, si conducimos o actuamos de manera preventiva”, finaliza Luis Lota.

¿Por qué la Agencia Nacional de Seguridad Vial se refiere a siniestros en vez de accidentes?

Los términos accidente y siniestro se utilizan con frecuencia como sinónimos. Pero en realidad, no lo son. Un siniestro es cuando se ha producido algún hecho y este podría prevenirse. ¿Cómo? con mantenimiento preventivo, conducción a velocidades adecuadas, el respeto a las señales de tránsito, descansando y realizando pausas activas para evitar microsueños, son infinidad de medidas correctivas las que podemos tomar para prevenir hechos que lamentar en las vías.
Los accidentes son hechos inevitables como el infarto en el conductor, la caída de un árbol sobre el vehículo.
¿Cuál es tu aporte a la seguridad vial?

 

SUMINISTRADO | EL NUEVO DÍA

Comentarios