“Hay grandes mafias interviniendo en la toma de tierras”: Procuradora

Crédito: Suministradas / EL NUEVO DÍADesde Ibagué, Margarita Cabello, procuradora General de la Nación, fue anfitriona esta semana del Primer Congreso de Justicia Transicional.
Contenido Exclusivo
En exclusiva con El Nuevo Día, la procuradora General, Margarita Cabello, habló del presunto caso de corrupción de construcciones ilegales en el Tolima y comentó cuáles son las obras y los procesos del departamento en los que tiene puesta la lupa.
PUBLICIDAD

E.N.D.: Usted vino a Ibagué a instalar el I Congreso de Justicia Transicional. ¿Cómo consolidar ese modelo de justicia cuando algunos sectores de poder del país consideran que es un instrumento de impunidad y las víctimas están siendo revictimizadas porque los factores que originaron el conflicto no se han subsanado?

M.C.: Ese es el gran reto. Convocamos el Congreso para analizar cómo logramos que se cumplan los propósitos del Acuerdo de Paz y reflexionar sobre la necesidad de que se entienda que lo central es el apoyo a las víctimas. Llevamos cinco años con complejidades, pero vamos por buen camino y este tipo de espacios ayudan a reorientar el camino en caso de que veamos que algo no está funcionando o sea necesario profundizar. Desde que llegué a la Procuraduría, la regla que impuse a mi equipo ante la JEP es la visibilización de las víctimas y la obtención de la verdad plena de cara a una reparación integral.

E.N.D.: ¿Le preocupa que en el debate electoral se hable aún de la posibilidad de hacer cambios a la JEP a sabiendas de que la reciente decisión de la Corte Penal Internacional de levantar el examen preliminar a Colombia se sostiene sobre el compromiso de no reformar ese tribunal?

M.C.: La Procuraduría, como institución encargada de vigilar la garantía de los derechos de los ciudadanos, trabajará para que el Sistema (Integral para la Paz) cumpla su finalidad. A quienes piensan que no debe funcionar la JEP, hay que decirles que, en cumplimiento de nuestras normas, debemos ayudar a que esta justicia cumpla su función. Lógicamente, hay espacios negros. Existen preocupaciones relacionadas, por ejemplo, con la determinación y el cumplimiento de las Sanciones Propias y las Toar (Trabajos, Obras y Actividades con contenido Reparador - Restaurador). La justicia transicional trae sanciones para quienes no cumplan con verdad plena, entonces toca ir adecuándonos a procedimientos para lograr el objetivo de integrar las víctimas a nuestra sociedad con una vida tranquila y en paz. 

E.N.D.: ¿Cómo funcionarán esas sanciones, porque en el imaginario de buena parte de las personas se cree que los comparecientes van a adelantar trabajos, como cultivar vegetales, que no se corresponden con los delitos que cometieron?

M.C.: Estamos tratando de dialogar entre todos cómo van a ser esas reparaciones. Esa es la gran preocupación en este momento. Farid Julicué, líder de Caldono (Cauca), dijo en este congreso que no deberían ser unas reparaciones individualizadas sino grupales en las que que se sienta a nivel de comunidad que hubo una entrega real de apoyo al sufrimiento que tuvieron las víctimas. Podrán pensar algunos que reparar algunas vías puede ser la idea, otros dirán que hacer un monumento de recuerdo y otros preferirán reparaciones individuales. Las posiciones son muchas pero la línea y las herramientas para llegar a esa determinada reparación es la que tenemos que tener claras.

E.N.D.: ¿Considera que los miembros del antiguo Secretariado de las Farc han actuado con soberbia al mostrar su desacuerdo con la imputación de esclavitud que les hizo la JEP?

M.C.: Con fundamento en 70 informes de víctimas, en la Procuraduría, actuando como enlace amable entre ellos y la JEP, consideramos que habían elementos para que ese tribunal le solicitara a todos estos comparecientes que manifestaran si reconocían o no el trato como esclavos de los retenidos indebidamente. Ellos han pedido que se repiense esa solicitud y debemos dejar que ese debate jurídico se haga con serenidad dentro de la JEP. No debemos polarizar mediáticamente con opiniones personales las decisiones que deben estar en los campos técnico o jurídico porque generamos, en vez de tranquilidad y paz, más discusiones y formas de enervar los pensamientos y las emociones de los ciudadanos.

E.N.D.: Teniendo en cuenta que el volumen de crímenes ocurridos en el conflicto es grande y la JEP debe priorizar los hechos más graves, ¿cree que tendrá la capacidad para abrir esos cuatro macro casos nuevos que solicitó?

M.C.: A las víctimas les preocupa y entristece que los comparecientes no quieran decir la verdad plena y se escudan muchas veces en la jerarquía, para justificar que actuaron bajo órdenes superiores. El gran reto de la JEP y de la Procuraduría, como actor que interviene ante ella, es determinar cuáles verdades deben exigirse y cuáles no, porque si nos vamos a buscar todas las verdades nunca terminaríamos. Nosotros analizamos y solicitamos a la JEP cuando consideramos que algunas verdades plenas deben ser resaltadas y entre esas tenemos la violencia sexual y de género, que nos molesta muchísimo. Esa verdad tiene que salir a relucir plenamente a través de un macro caso adicional y no solo ser descubierta de una manera transversal. Todos los actores tenemos que estar dialogando con las víctimas y la sociedad civil para encontrar esos puntos grises.

E.N.D.: Cambiando de tema, ¿qué le responde a los candidatos a la Presidencia que dicen que la independencia de las entidades de control está en entredicho porque son afines al Gobierno nacional?

M.C.: Deben tener certeza de que la Procuraduría actúa dentro de sus contenidos jurídicos y con imparcialidad frente a la posible presencia de una infracción al incumplimiento de un deber por parte de un funcionario, cualquiera que sea. No vamos a estar pendientes de lo que digan los candidatos sino de lo que nuestros expedientes e investigaciones nos respondan. De acuerdo con ello, tomaremos las decisiones jurídicamente adecuadas, sin anticiparnos y sin entrar en polémicas que generen polarizaciones. Llamo a la tranquilidad, a la conciliación, a que cada uno respete las funciones de los otros y a que trabajen con tranquilidad. La Procuraduría atenderá el debido proceso y actuará siempre bajo la línea de los hechos probados dentro de las investigaciones.

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí

 https://digital.enuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

Redacción Política

Comentarios