00000

“La corrupción en el Tolima 
hizo metástasis”: Olga B.

Crédito: Cristhian Bonilla / EL NUEVO DÍAOlga Beatriz González, empresaria y candidata a la Cámara por el partido Liberal.
Entrevista a Olga Beatriz González, candidata a la Cámara por el partido Liberal, quien tiene entre sus ejes de campaña la lucha contra la corrupción, la protección del medio ambiente y la reactivación económica, entre otras. “Si me toca un Congreso parecido al de hoy, el país va a seguir igual”, dijo.
PUBLICIDAD

En 2018, después de que no alcanzara  a llegar al Senado, usted nos dijo que consideraría la posibilidad de aspirar en un futuro a la Cámara. Desde entonces, muchas cosas han pasado, siendo la más significativa la pandemia y el estallido social. ¿Qué motivaciones tiene hoy para intentar, de nuevo, llegar al Congreso?

Luego de obtener exitosamente 45.000 votos al Senado me quedó un gran conocimiento del país, pero, como una servidora nata, quiero cumplir un sueño aplazado de 20 años de lucha y esfuerzo tanto en el sector privado como público. Hoy aspiro de nuevo porque me duelen profundamente las condiciones de pobreza  y miseria del Tolima, departamento al que amo y conozco desde Honda hasta Planadas, y que merece recuperar su trascendencia y liderazgo en el ámbito nacional.

El atraso del Tolima, agudizado por la pandemia, desnudó el desequilibrio económico, la desigualdad y la falta de oportunidades, trabajo y empleo. Es un departamento con grandes potencialidades gracias a su riqueza natural, ambiental, cultural e histórica, pero hemos perdido muchos años de desarrollo por malos gobiernos que, ante la incapacidad de generar progreso y crecimiento para las gentes, se han preocupado más por enriquecerse a través de la contratación y despilfarrar los recursos públicos.

 

Usted alude al ‘barretismo’ y al partido Conservador, pero los entes de control no han establecido irregularidades. ¿Sienten confianza en la institucionalidad local de cara a estas elecciones?

Los órganos de control no están ejerciendo su función. Son mudos. Hay una impunidad y algún día tendrá que saberse la verdad para mirar los niveles de corrupción a los que ha llegado el departamento. Da lágrima ver como la Gobernación, la Alcaldía y demás entes dilapidan los recursos con una feria de contratos y dádivas en todos los municipios. Ellos nos han quitado 50 líderes importantes con contratos, es casi una política de exterminio contra el partido Liberal.

La mayoría de los partidos estamos en una gran desigualdad, porque aquí se han apropiado de todas las instancias de poder. Tenemos una cartelización del poder. Competir en esas condiciones es muy complejo. Ojalá la ciudadanía elija muy bien y no se vaya a equivocar, porque tenemos que elegir congresistas decentes. En el Tolima hay que recuperar la ética en la política.

 

¿Y si Óscar Barreto llega al Senado, como probablemente ocurra, usted trabajaría en equipo con él?

Yo soy dura en las ideas, pero suave con las personas. A ningún ser humano lo maltrato así piense diferente a mí. A él, como a toda la clase política y a todos los tolimenses, los respeto. Pero tenemos diferencias ideológicas profundas y eso no significa que sea mi enemigo. Ojalá salgan buenos parlamentarios y nos unamos por el Tolima. Los senadores que salgan, bienvenidos, pero hay que tener una actitud crítica frente a todo lo que está pasando. Una cosa son las personas y otra sus actitudes y la práctica política.

 

Usted espera suceder la curul del representante Ángel María Gaitán, quien dijo que no aspiraba más porque se ‘mamó’ del Congreso por tantos vicios. ¿Está dispuesta a convivir con eso?

Él tiene razón, por eso la invitación a la gente es a cambiar el Congreso votando por personas con valores y principios, y decididos a construir un país donde quepan todos en igualdad de oportunidades y condiciones. Si me va a tocar un Congreso parecido, con un gobierno como el de Duque y los parlamentarios que conocemos, prefiero salirme. Recoja y vámonos. No hay nada qué hacer. El país va a seguir igual. Yo voy con la esperanza de que esto va a cambiar. Yo no voy a ir al Congreso a dormir ni a bostezar ni a hacer ausentismo ni a quitarle nada a nadie. Voy a servir y ayudar al territorio.

 

¿Cuáles son los ejes de su propuesta política?

Lucha frontal contra la corrupción en Colombia y específicamente en el Tolima, donde la impunidad y los niveles de corrupción hicieron metástasis. La sociedad cambió los valores y los principios por una cultura de lo fácil. Eso se traduce en una profunda crisis ética y en falta de oportunidades, porque la plata no se invierte en bienestar para la comunidad.

La corrupción le roba oportunidades al Tolima. Los demás ejes son la construcción de una cultura de paz y reconciliación, la defensa de todos los Derechos Económicos, Sociales y Culturales, la protección del medio ambiente, la reactivación económica y la igualdad para las mujeres.

 

En concreto, ¿qué plantea en materia de reactivación económica?

Como empresaria que soy, propongo un fondo de inversión de unos $2 billones para que los jóvenes entre los 18 a los 28 años puedan crear emprendimientos. Trabajaremos muy fuerte con los sectores económicos, los gobiernos y las agencias para construir miles de pequeñas y medianas empresas.

Y ante esa pobreza, miseria y desigualdad del Tolima, donde los muchachos en los municipios no tienen alternativa de trabajo, tenemos que capacitar la mano de obra y el talento humano para la vocación agroindustrial, turística, cultural y deportiva del departamento. Los muchachos en los municipios no tienen alternativa de empleo.

 

Preguntas y respuestas rápidas

¿A favor o en contra de la legalización de la marihuana de uso adulto y recreativo?

A favor. Si legalizamos las drogas, con un monopolio y control a cargo del Estado, nos evitamos los problemas de violencia en tantas regiones a raíz del narcotráfico y se generan regalías que, como con los juegos de azar, se pueden invertir para la salud.

 

¿Apoyaría la prohibición del ‘fracking’?

Total. Pienso que Colombia debe avanzar lentamente hacía la generación de nuevas energías limpias y renovables. No podemos calentar más este planeta con combustibles fósiles. En vez del extractivismo, pasemos al capitalismo industrial al campo.

 

¿Qué opina de implementar un impuesto a las gaseosas en una eventual reforma tributaria?

Total. Yo pago muchos impuestos, porque tengo restaurantes, bingos, muchas cosas. Pagamos el IVA al 100%, el impoconsumo, la renta a millones. Somos legales absolutos.

 

¿Votaría a favor de la despenalización total del aborto?

Total. Las mujeres decidimos sobre nuestro cuerpo.

 

¿Se deben legalizar las plataformas de transporte como Uber?

Sí, pero reguladas por el Estado fuertemente, porque así como ellos tienen derechos, también los tienen los taxistas. Para todos libertad, pero sobre la base de reglamentación, regulación e impuestos.

 

¿Respaldaría una reforma pensional?

Sí. Yo quiero que la gente se pensione. Es más, voy a proponer un proyecto de ley para crear un fondo especial para que seis millones de campesinos pobres tengan si quiera media pensión.

 

¿Estaría de acuerdo con una reforma profunda a la Policía?

La Policía necesita recuperar de nuevo la confianza porque el ciudadano común y corriente ya no cree en ella. La Policía debe ser un cuerpo civil, incorruptible y decente, que actúe para proteger y acompañar a las personas.

 

Dicen que solo es una propuesta populista, pero si se llega a presentar, ¿apoyaría un proyecto que baje el salario de congresistas?

Sí, pero ese no es el problema del país. No tengo ningún problema y si me lo quitan, mejor. Con que me den el transporte y la oficina para ir a trabajar, estoy bien. En el sector privado me gano 20 veces lo que ganaría en el Congreso.

 

Gaviria, el partido Liberal y su “última batalla”

En 2018 se dijo que algunos liberales la traicionaron en su aspiración al Senado y no la apoyaron realmente. ¿Teme un escenario semejante hoy?

Los escenarios son distintos. El partido está unido y tiene una estructura comprometida. Tenemos una lista a la Cámara excelente y competitiva, con mujeres y hombres inteligentes y capaces. Por supuesto que hay diferencias, pero tenemos el propósito de sacar al partido adelante. Ojalá sacáramos dos representantes y vamos a trabajar para eso, pero también es claro que no podemos competir contra ese cartel tan grande. Este es un departamento que se lo comió el barretismo para usufructo personal.

 

Esta semana Guillermo Pérez, candidato al Senado por el Nuevo Liberalismo, dijo que Mauricio Jaramillo traicionó al Tolima al “negociar” votos con un caldense, en clara referencia al apoyo a la candidatura al Senado de José Luis Correa. ¿Qué le dice a quienes, como él, tienen esa posición?

Uno: reconozco esas voces porque son intelectuales y académicos, pero son voces que se fueron hace muchos años del país y no les tocó vivir la guerra que nos tocó a nosotros. Desde el exterior, sentado en un escritorio, se habla y escribe muy bonito. Dos: Mauricio Jaramillo no traicionó a nadie, que se ubique en la historia, si hay un liberal progresista es él. Por qué les dio tanto tolimensismo ahora y no cuando perdió Carlos Edward (Osorio), Rosmery (Martínez) y yo. Eso se llama chovinismo. Que no vengan a hacer politiquería barata.

Y tres: queríamos haber tenido un senador propio de nuestra tierra, pero no somos capaces solitos de sacar un senador y decidimos apoyar a José Luis Correa, un liberal progresista, con proyección, que tiene familia en Fresno y Mariquita, y que nos acompañará en todos los procesos políticos del Tolima. Con él, el departamento gana un senador.

 

¿Qué opinión tiene de la realidad del partido al mando de César Gaviria? Hay liberales que cuestionan sus decisiones por no guardar coherencia con el ideario del partido y critican la conformación de la lista al Senado.

Respetamos al doctor Gaviria, pero ha conducido el partido equivocadamente en muchas decisiones, la más grave fue la de apoyar a Duque. Nosotros acá en el Tolima, con un liberalismo beligerante y consciente, nos fuimos con Petro y hemos hecho las críticas. El presidente Gaviria es un hombre desacertado y ya va siendo tiempo de que se haga a un ladito y permita que una nueva dirigencia liberal llegue a esas instancias de poder.

 

La línea oficial del partido Liberal en el Tolima apoyará a Petro. ¿Esa decisión la compromete a usted?

Estoy esperando que pase el proceso electoral del Congreso y en marzo tomaré la decisión. Yo me aparto por ahora, porque tengo que estar dedicada a la Cámara. Lo que sí le puedo anticipar es que no apoyaré a ningún candidato de la derecha. Estaré en el centro o en la izquierda.

 

Algunos se preguntan por qué se obstina tanto en el escenario electoral si no le ha ido bien en el pasado…

Esta es mi última batalla. Me encantaría que las mujeres apoyen esta propuesta decente. Este es el momento de las mujeres, que somos capaces, inteligentes, protectoras del medio ambiente, dadoras de vida. Voy a ir al Congreso a defender la institucionalidad, la democracia y los derechos de los más pobres. No voy a representar los intereses de los grandes ricos del país sino de la clase media, los trabajadores, los maestros, las mujeres, los jóvenes y la comunidad.

Redacción política.

Comentarios