Los peldaños de Petro para alcanzar la paz total

Crédito: Archivo Colprensa / EL NUEVO DÍAEl Ministro de Defensa dijo que, a pesar de que ya no habrá bombardeos, está evaluando las inversiones necesarias para no disminuir la capacidad de la Fuerza Aérea.
El último bombardeo que realizó el Ejército fue en julio pasado contra un campamento en el que estaba supuestamente el jefe disidente Néstor Gregorio Vera Fernández, alias “Iván Mordisco”, un ataque en el que murieron nueve personas, de las cuales dos eran menores de sexo femenino.
PUBLICIDAD

El nuevo Gobierno de Colombia, en cabeza de Gustavo Petro, que apenas lleva 20 días de mandato, ha anunciado cambios en la política de la lucha contra los grupos armados ilegales con la suspensión de los bombardeos, cambio en las políticas de extradición, la suspensión de las órdenes de captura del equipo negociador del Eln, la interrupción de la erradicación forzada y el desistimiento de la fumigación con glifosato, entre otros, con el fin de alcanzar la anunciada paz total. 

Desde su llegada a la Presidencia, Petro ha apostado e insistido en impulsar una “paz total”, una ambiciosa apuesta con la que busca sentarse a negociar con los grupos al margen de la ley que todavía operan en el país y lograr un acuerdo como el que se alcanzó en su momento con las Farc, que incluya algún tipo de acuerdo jurídico o de sometimiento a la Justicia.

Por el momento, se ha avanzado en retomar las negociaciones con el Eln, aunque Petro ha asegurado que ha recibido cartas de todos los grupos, menos de los Comandos de la Frontera (un grupo de disidencias que opera en la región fronteriza con Ecuador), pero ha subrayado que por el momento son simples misivas y no sabe lo sinceras que son.

Por su parte, el ministro de Defensa, Iván Velásquez, aseguró que la búsqueda de la paz total con los grupos armados que propone el presidente Gustavo Petro “no significa debilidad”.

“La paz no es una rendición del Gobierno ni de las Fuerzas Militares. La paz es un proceso de construcción colectiva en la que tienen un papel fundamental todos los actores del conflicto. Los actores de las organizaciones ilegales (...) tienen que hacer manifestación y acción concreta de voluntad de negociación y acogimiento”, dijo.

El más reciente anuncio del Gobierno fue realizado por el ministro de Defensa sobre la suspensión de los bombardeos, táctica que dio resultados contra las guerrillas pero muy criticada por las bajas causadas entre menores reclutados, a los que calificó de víctimas del conflicto.

Esos operativos se habían vuelto polémicos porque, según denunció el senador Iván Cepeda, al menos 29 menores de edad murieron en bombardeos de las Fuerzas Militares colombianas contra campamentos de disidencias de las Farc, del Clan del Golfo y de la guerrilla del Eln durante el Gobierno de Iván Duque, que empezó en 2018 y culminó el pasado 7 de agosto.

“Este anuncio que se hace va en concordancia con la idea del Gobierno Petro fundamentada en el nombramiento mismo del Ministro de Defensa de humanizar el conflicto armado en Colombia y las relaciones del Estado con los grupos armados ilegales”, explicó a Efe el director del doctorado y la maestría en Estudios Sociales de la Universidad del Rosario, Carlos Charry.

Esto, en opinión del experto, implica que habrá “modificaciones en la manera de enfrentarse” y, “de alguna manera, es producto del anuncio que se ha hecho recientemente de reactivar los diálogos de paz con el Ejército de Liberación Nacional”.

 

Consecuencias de suspender ataques aéreos

 

La decisión del ministro de Defensa, Iván Velásquez, confirmó la postura de los partidos políticos agrupados en el Pacto Histórico, que durante el mandato de Iván Duque criticaron los bombardeos y promovieron mociones de censura –fallidas– contra los ministros de Defensa del momento.

Sin embargo, en el campo del conflicto podría tener consecuencias indeseadas, como un incremento en las cifras de reclutamiento infantil.

El exsenador y analista político Alfredo Rangel opinó sobre esto: “Mindefensa acaba de validar el uso de niños como escudos humanos por parte de los grupos criminales, para evitar acciones de la Fuerza Pública. Se multiplicará el reclutamiento de menores. Un desastre humanitario y una protección para los grupos criminales”.

En las últimas décadas, los ataques aéreos fueron la estrategia que inclinó la balanza del conflicto a favor del Estado, diezmando a los grupos insurgentes y conteniendo su expansión. Las bombas son el arma que más temen, la que evita que se reúnan sus altos mandos en un mismo campamento y que sus combatientes se desplacen en cuadrillas numerosas.


 

Los bombardeos más cuestionados

 

De los casos más cuestionados, hubo tres que produjeron debates de moción de censura contra los ministros del momento:

Litoral de San Juan, Chocó (2021): el 16 de septiembre la Fuerza Pública bombardeó el campamento de alias “Fabián”, comandante del Frente de Guerra Occidental del Eln. Murieron ocho personas, entre ellas tres adolescentes de 17 años y un niño de 13.

Calamar, Guaviare (2021): el 2 de marzo fue bombardeado un campamento de las disidencias de las Farc, hecho en el cual murieron 12 personas, entre ellas una adolescente de 16 años; otros tres cuerpos, al parecer de menores, quedaron sin identificar. El objetivo era el cabecilla alias “Gentil Duarte”, quien no estaba en el sitio.

San Vicente del Caguán, Caquetá (2019): el 29 de agosto fue bombardeado un campamento de las disidencias de las Farc, en el cual fallecieron 18 personas. De esas, ocho eran menores de edad.

Este último caso, que generó indignación nacional, provocó la renuncia del entonces ministro de Defensa, Guillermo Botero. Los partidos de oposición lo cuestionaron por haberle ocultado a la opinión pública las muertes de los niños y jóvenes que estaban en el campamento.

 

“La paz es un proceso de construcción colectiva en el que tienen un papel trascendental todos los actores del conflicto”, aseguró  MinDefensa.

 

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro!

Lo invitamos a seguir leyendo aquí 

https://digital.elnuevodia.com.co/library

RESUMEN AGENCIAS, BOGOTÁ

Comentarios