“Nuestra ‘bandera’ es recuperar la confianza ciudadana”, Carolina Giraldo

Crédito: Hélmer Parra / EL NUEVO DÍALa caldense llegó al cargo de Contralora Departamental hace poco más de un mes.
Contenido Exclusivo
Después de posesionarse como contralora Departamental, la caldense Carolina Giraldo deberá asumir el reto de recuperar la confianza ciudadana durante su vigencia, amén de encaminar varios procesos ‘pendientes’ en el Tolima en cuanto al destino de varios ‘elefantes blancos’ y casos de corrupción.
PUBLICIDAD

Carolina Giraldo, caldense de ‘pura cepa’, ha trabajado en el sector público en varias oportunidades. Después de laborar en el Ministerio de Transporte en su región, se le midió al ente de control tolimense, obteniendo el mejor puntaje para ostentar el cargo.

EL NUEVO DÍA: A poco más de un mes de haber asumido el cargo como Contralora Departamental, ¿cuál es su balance y primeras impresiones?

Carolina Giraldo: Es un balance positivo, pero obviamente hay muchísimas cosas por hacer. Hay un excelente equipo de trabajo, sin embargo, hay que entender que tenemos 144 sujetos de control, dentro de los cuales tan solo 76 son funcionarios y 24 auditores para poder cubrir todo el departamento.

Esta es una Contraloría cercana al ciudadano, sin embargo, somos pocos para atender los requerimientos de 46 municipios. En ese orden de ideas, es importante trabajar en el fortalecimiento de todas las veedurías ciudadanas. 

También hay que formar a todos los ciudadanos en que debemos regirnos conforme a la ley, a unos procedimientos y términos. No todas las quejas son denuncias, y no todo lo que se denuncia se convierte en una auditoría o es de nuestra competencia. 

E.N.D.: Uno de los grandes retos que asume es, precisamente, recuperar la confianza ciudadana, en medio de un ‘mar’ de irregularidades fiscales y obras inconclusas en la región. A lo largo de estos días, ¿ha pensado cómo trabajará ese dilema dentro de su gestión? 

C.G.: La idea es fortalecer internamente el equipo de trabajo. La Contralora y el equipo directivo no hacen nada si no tienen el acompañamiento y apoyo de cada uno de los funcionarios del ente.

Hay que dejar una claridad, yo llego después de mitad de año, donde un Plan de Vigilancia (Pdv) ya está ‘caminando’. Tengo que velar por su cumplimiento. Este último es como el derrotero, la planeación de los sujetos de control durante la vigencia y auditoría.

Eso tampoco es un ‘capricho’ del Contralor. El PdV es una construcción de lineamientos con unas matrices donde revisamos presupuesto y denuncias que nos arrojan unos puntajes que, a su vez, nos indican a quiénes debemos auditar. 

Algo completamente diferente son las auditorías ‘express’, donde se revisa algo que es inmediato y, si tenemos la competencia para realizar el procedimiento que no está dentro del PdV, se cumplen las funciones de control, dado el caso.

E.N.D.: Hablando un poco de aquellos casos que son sujetos de auditoría, en el Tolima hay varios ‘acontecimientos’ que han sido cuestionados por la ciudadanía. Por ejemplo, ¿qué opinión le merece el ‘robo navideño’ de Purificación?

C.G.: En el caso de Purificación hay que tener en cuenta que existe reserva de información porque estamos en una de las etapas de la auditoría. Para la tranquilidad de todos los tolimenses, todos los organismos de control estamos actuando dentro de nuestras competencias funcionales.

La Procuraduría está adelantada en su investigación. La Fiscalía también, pero ellos deben cumplir unos protocolos mucho más rígidos que los nuestros. Y por nuestra parte, también estamos haciendo nuestra auditoría.

Nosotros hacemos nuestro procedimiento y se realizan unas observaciones que se le remiten al Alcalde, él ejerce su derecho a la defensa y se valora para emitir un informe donde se presentarán hallazgos con algunas connotaciones. 

E.N.D.: ¿Y en el caso del Triángulo del Sur del Tolima?

C.G.: En este momento estoy terminando un proceso de empalme, por lo que hay que entender que son muchos procedimientos. Me estoy concentrando en cada uno de ellos con la finalidad de mirar los temas pendientes y cuáles son los más ‘álgidos’ entre los ‘elefantes blancos’, que se deben atender en articulación con la Contraloría General de la República, porque también debemos trabajar en equipo.

E.N.D.: Recientemente se anunció el Congreso Nacional de Seguridad de la Información, ¿en qué consiste este evento?

C.G.: La pandemia nos dejó varias claridades. Yo tengo dos banderas, una es el acercamiento total a los ciudadanos del Tolima a través del fortalecimiento de las veedurías. No se trata de crear nuevos grupos, sino de fortalecer las redes que ya están dispuestas. 

Segundo, el tema de la virtualidad. Los ‘aparatos’ electrónicos nos acercan a la ciudadanía y sé que podemos tener cobertura de manera virtual. Si nosotros vigilamos, también tenemos que disponer de herramientas.

Por eso, en el congreso, que será el 1 y 2 de septiembre en la Gobernación, se les dará a los sujetos de control y ciudadanos varias herramientas para hacer seguimiento a aquellos robos tecnológicos porque es una dificultad completamente nueva. Tendrá muchos ponentes nacionales e internacionales, por lo que todos los contralores están siendo invitados. 

E.N.D.: ¿Y habrá un espacio para las veedurías? 

C.G.: Claro que pueden asistir. Es un congreso que tiene capacidad para recibir a 800 personas y también se hará de manera virtual.

Además, nosotros tenemos una página en donde tenemos accesos sencillos y es también ‘bandera’ hacer esta plataforma cada día más amigable. La persona que está, por ejemplo, en Villahermosa, puede entrar a la página de la Contraloría y fácilmente hacer el ‘click’ y poder interponer su denuncia o petición.

E.N.D.: Y centrándonos en las veedurías de la región, ¿son sólidas en su constitución o hace falta algo por ‘robustecer’? 

C.G.: En cada municipio hay varias veedurías, por lo que es importante fortalecerlas desde sus objetivos específicos y, a su vez, priorizar el trabajo en equipo. Debemos tener claro que en cada punto del Tolima hay alrededor de cinco veedurías, por lo que estas podrían empezar a trabajar de forma articulada en una sola, sin querer dar a entender que las que ya están consolidadas se deban acabar. 

E.N.D.: Yéndonos un poco a la agenda nacional, con la llegada del gobierno de Gustavo Petro, ¿podrían existir nuevas disposiciones o bonanzas para fortalecer los procesos de control fiscal?

C.G.: Nosotros tenemos una junta nacional de Contraloría, donde asisten todos los contralores regionales y distritales y se tratan algunas agendas para hacer solicitudes y pedir fortalecimiento institucional. El tema presupuestal no solo se presenta acá en el Tolima, a lo largo del país existen otros entes fiscales, incluso, con problemas mucho más estructurales dentro de sus órganos territoriales.

Estamos próximos a tener un congreso nacional de contralores en donde el tema central será el fortalecimiento. La preocupación que se tiene es porque acaban de radicar un proyecto en donde quieren acabar las contralorías territoriales y crear el Tribunal de Cuentas, es decir, centralizar todo el ejercicio fiscal desde Bogotá para nombrar delegados para cada región. 

E.N.D.: ¿Qué expectativas tiene de aquí al 2025 para decirle a los tolimenses?

C.G.: Se vienen muchos retos desde los fortalecimientos. Lo más importante es recuperar la confianza de la ciudadanía y los sujetos de control para que se empiece a ver que la Contraloría tuvo un cambio y que cumple sus funciones conforme a la ley.

De cara a los ‘requerimientos’

 

E.N.D.: Referente al proceso de empalme, hace unos días en la Asamblea Departamental se realizó la Comisión de Presupuesto, en donde usted expuso una situación financiera compleja respecto a que los recursos de la Contraloría estarían comprometidos. Así las cosas, ¿cómo ha sido ese proceso de empalme y cómo ha sorteado el tema de los recursos?

C.G.: Los recursos que nosotros recibimos es para tema de funcionamiento, conforme a la ley. Cuando se dice que los mismos estaban comprometidos, de pronto fue una mala interpretación. Ya hay un presupuesto el cual, dentro de mis funciones, debo llegar a ejecutar y cumplir a través de un plan estratégico.

Por ley, el dinero debe llegar por parte de la Gobernación. Afortunadamente, el presupuesto fue aprobado para cumplir con todo lo que le prometimos a los diputados, visitar todos los rincones del departamento y poder mejorar el tema institucional.

E.N.D.: ¿Y respecto al cuestionamiento que le hacían algunos diputados frente al ‘destino’ del presupuesto de funcionamiento que estaba aprobado para la vigencia en la gestión de Diego Andrés García, y que había generado una serie de inquietudes en el recinto? 

C.G.: Llegar a la ligera a decir que se encontró la ‘olla raspada’ es una mala interpretación. Las contralorías presupuestalmente sí estamos limitadas, entonces todo lo que nosotros recibimos, bien sea por transferencia del departamento o por cuotas de auditar, es para el tema de funcionamiento. 

E.N.D.: Una pregunta que hay ‘en el tintero’ está relacionada con unos cuestionamientos, bastante delicados, que hizo el diputado Renzo García en donde se le relacionaba a usted con la red de Mario Castaño, ¿qué decir frente a estas declaraciones?

C.G.: Todos tenemos una libre opinión. Soy respetuosa de la justicia, mi hoja de vida y experiencia profesional hablan por sí solas. Como se lo dije los diputados Renzo García y Carlos Reyes, no tengo ninguna investigación en curso. En todos los cargos en los que he estado siempre he renunciado para poder ocupar otro cargo porque para eso me he preparado. 

No tengo ningún color político que me pueda vincular al caso de Mario Castaño. Además, por el hecho de ser caldenses, varios congresistas y funcionarios están siendo señalados. Fui el mejor puntaje y la primera en la lista para aplicar al cargo de Contralora Departamental.

 

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro!

Lo invitamos a seguir leyendo aquí: https://digital.elnuevodia.com.co/library

REDACCIÓN POLÍTICA

Comentarios