00000

El ‘drama familiar’ del exconcejal Saúl Arce Tovar

Hélmer Parra / EL NUEVO DÍA
Crédito: Hélmer Parra / EL NUEVO DÍAArley Arce Tovar sostiene que, desde la controversia con la excompañera de su hermano, está a cargo de sus cuidados junto a otros familiares.
Contenido Exclusivo
La historia del exconcejal de Rioblanco se ha visto permeada por varios ‘capítulos’ en los que, debido a las secuelas de un accidente automovilístico ocurrido en el 2011, ha desencadenado un ‘boroló’ familiar que involucra supuesta violencia, pelea de bienes inmuebles y enfrentamientos jurídicos.
PUBLICIDAD

La noche del 15 de agosto del 2011, marcó un ‘punto y aparte’ para la vida de Saul Arce Tovar. Ese día, según el informe de la Inspección Municipal de Policía y Tránsito de Rioblanco, sufrió un accidente automovilístico junto a Shirley Carrero Suarez, entonces pareja de Arce Tovar en unión libre y otros dos ocupantes. 

Según las declaraciones de Carrero Suarez en el informe, se movilizaban en una camioneta Toyota, la cual perdió estabilidad y cayó sobre un costado de la vía, quedando el automotor volcado y comprometiendo sustancialmente la integridad de Arce Tovar. 

El afectado, fue cabildante del Concejo de Rioblanco desde el año 2004 hasta la fecha del accidente, además de ser notario del municipio durante un tiempo.

Producto del siniestro, el excabildante permaneció durante cuatro meses en cuidados intensivos, luego de sufrir un trauma craneoencefálico severo que requirió la realización de una craneotomía debido a la gravedad de su estado de salud. 

Pasados los meses, el excabildante quedó al cuidado de Carrero Suarez que, a día de hoy, es notaria única del círculo de Rioblanco. 

Entre tanto, durante los años siguientes al siniestro, Carrero Suarez se encargó de manejar los bienes de su entonces pareja sentimental, al margen de la relación familiar que sostenían pues son padres de dos hijos. 

Con los años, Arce Tovar fue recuperándose paulatinamente de las secuelas del accidente. No obstante, según una historia clínica del Instituto de Salud Mental ‘Los Remansos’, detalló que dadas la gravedad de las lesiones craneoencefálicas, el excabildante fue diagnosticado de “trastorno mental no especificado debido a la lesión, disfunción cerebral y enfermedad física. Además, posee un trastorno de humor afectivo orgánico (sic)”.

Y conceptúa: “El paciente tiene su juicio de realidad y raciocinio debilitados, tiene conductas de riesgo por síndrome frontal. Por esta razón, se considera que el paciente no está en capacidad de manejar sus bienes económicos y patrimoniales por sí solo. Debe tener un albacea que garantice que el paciente tenga una adecuada calidad de vida (sic)”. 

Sin embargo, en el mismo concepto de Los Remansos, llama la atención la declaración de Arce Tovar frente a algunas disposiciones con su expareja. 

“Dice que no tiene vida marital con su esposa, aunque conviven en la misma casa, el paciente dice que ella ‘le da el almuerzo’, las demás comidas las debe hacer o buscar. El paciente manifiesta que cuando tiene que asistir a una cita médica le da más o menos 100 mil pesos para gastos, relata que hace mas o menos ocho días su esposa lo amenazó diciéndole ‘que no fuera a iniciar labores legales ni contra ella ni contra Juan Pablo (hijo) porque se las iba a ver con ella’ (sic)”.

Suministrada / El Nuevo Día
El exconcejal Saúl Arce Tovar recogiendo sus pertenencias, luego de una supuesta disputa familiar.

 

Los ‘matices’ de un siniestro

Arley Arce Tovar, hermano del afectado, compartió a EL NUEVO DÍA la historia del ‘trágico’ suceso. Mientras se adelanta la ‘disolución’ de la unión marital de hecho entre Saúl Arce Tovar y Shirley Carrero, varias circunstancias acaecieron alrededor del drama familiar. 

El hermano del exconcejal afirmó que “la edad mental de Saul es equiparable a la de un niño de doce años”, por lo que desde años atrás estuvo en la búsqueda del proceso de interdicción, asunto que se vio controvertido debido a la abolición de la figura jurídica en el año 2019.

A su vez, se estableció que el excabildante fijó una cuota de alimentos para el adulto mayor en contra de su hijo, Juan Pablo Arce Carrero, donde este debe de suministrar la suma de 200 mil pesos como medida provisional para el sostenimiento de su padre. 

Además, a través del concepto de un comisario de familia, se le otorgó el cuidado y custodia a su hermano Arley, quien aseguró que “desde hace algún tiempo, mi hermano vive en Ataco con mi mamá mientras resuelve todo sus líos. Él no tiene ni un solo peso, además que de la disolución de la unión marital de hecho, Shirley Carrero no le dejó absolutamente ninguno de sus bienes”. 

Es menester aclarar que, según la información suministrada por el hermano del exconcejal, los bienes adquiridos durante la convivencia entre Saúl y Carrero Suarez corresponden a dos apartamentos, una finca, una vivienda y una camioneta Hyundai.

El hecho más relevante y que causó mayor ‘escozor’ entre los familiares de Arce Tovar, tuvo lugar el pasado mes de febrero, donde a través de una acción penal, el excabildante asegura que fue insultado por su expareja, además de señalar que sus enseres estaban en bolsas plástica y cajas de cartón.

Causa particular curiosidad que, al hecho, algunos policías hicieron presencia a la residencia donde estaban las pertenencias del excabildante, amén de que Carrero Suarez expulsó de la residencia al afectado Arce Tovar.

Así las cosas, el excabildante apela dentro de su sustentación jurídica violencia intrafamiliar, económica y psicológica por los hechos acaecidos dentro de su núcleo familiar.

Suministrada / El Nuevo Día
El día en que el excabildante recogió sus enseres de la vivienda que compartía con Carrero Suárez, la policía hizo presencia tras un supuesto llamamiento por parte de su excompañera.

 

La contraparte del ‘suceso’

Dentro de las consignas de la disolución de la unión marital de hecho y la liquidación de la sociedad patrimonial entre Saúl Arce y Shirley Carrero, varias consideraciones respecto al caso dejan en entredicho las posibles denuncias que el excabildante, junto a su hermano, sostienen dentro del litigio que se adelanta a la fecha.

Entre tanto, es menester aclarar que, la camioneta Toyota que fue ‘protagonista’ del accidente en la que el excabildante quedó comprometido médicamente, pasó a ser propiedad de Arley Arce en el año 2017, tal como lo señala el Registro Único Nacional de Tránsito (RUNT), asunto que fue cuestionado por la defensa de la expareja del entonces cabildante.

A su vez, la defensa de Carrero Suarez señala que, por cuenta de una supuesta adicción al alcohol, múltiples dificultades se fueron presentando a lo largo de los años siguientes a su accidente. 

Además, sostiene que la familia del demandante (Saúl Arce) guarda silencio frente a los cuidados que Carrero Suárez tuvo con el excabildante durante los primeros años luego del siniestro vial, amén del ‘desmesurado’ consumo de alcohol que alega dentro de su defensa jurídica. 

 

Datos

- Saúl Arce Tovar es primo del actual alcalde de Chaparral, Hugo Arce. 

- Esta redacción contactó a Shirley Carrero para escuchar su posición frente a la situación. Si bien indicó su visión de los hechos, se ciñó a restringir que cualquier declaración fuera compartida por este medio de comunicación.

 

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! 

Lo invitamos a seguir leyendo aquí 

https://digital.elnuevodia.com.co/library 

 

REDACCIÓN POLÍTICA

Comentarios