00000

Cien días del gobierno de Petro: ¿’tímidas miradas’ para el Tolima?

Colprensa / EL NUEVO DÍA
Crédito: Colprensa / EL NUEVO DÍALos primeros vestigios de lo que será su mandato aún continúan sin conocerse tras haber cumplido cien días como presidente de la República.
Contenido Exclusivo
Su llegada a la Presidencia de la República marcó un ‘punto y aparte’ en el establecimiento político de Colombia. Con sus proyectos más importantes en construcción, el Tolima ha recibido ‘tímidas’ miradas según la opinión de algunos analistas políticos.
PUBLICIDAD

Con algunos aciertos y ‘salidas en falso’ por parte de algunos miembros de su cartera ministerial, el gobierno de Gustavo Petro cumplió cien días de su gestión, ‘acaparando’ diversas agendas de debates políticos y económicos  a lo largo y ancho de todas las regiones. 

Siendo el primer gobierno de izquierda progresista en Colombia, su victoria representó un gran revolcón político, social, económico y administrativo para el establecimiento de un país en el que acaece un gran prontuario de debates.

Al paso del trámite de sus proyectos de ley más neurálgicos, como lo son la reforma tributaria, la paz total, la reforma agraria y el Acuerdo de Escazú; en las regiones paulatinamente han venido aterrizando dichas discusiones, asunto que ha promovido agendas políticas entre los ‘avalados’ por el frente amplio del Gobierno.

El Tolima, en lo corrido de los cien días del gobierno de Petro, también ha sido testigo de la incidencia de los debates que se gestan en las altas esferas del orden nacional.

Con la construcción del Plan Nacional de Desarrollo, un sector de la bancada de congresistas tolimenses, tanto de gobierno como de oposición, han estado en la tarea de trasladar las agendas políticas del presidente para la materialización de dicho documento, al margen del escepticismo que aún permanece latente en la región donde no ganó durante su campaña a la presidencia.

A su vez, con la conformación del ‘frente amplio’, actores de gran ‘investidura’ política se han adherido a la línea de acción del cambio de Petro. Tal es el caso del ‘gamonal’ político y senador conservador, Óscar Barreto, quien se ha mostrado más progresista que nunca durante los últimos meses, asunto que se acentuó luego de la declaratoria de su colectividad.

Por su parte, el liberalismo de la región también ha mostrado interés en promover las pautas del gobierno Petro, toda vez que desde su posesión, la representante liberal Olga Beatríz González ha estado siguiendo el paso a la agenda nacional desde los municipios.

Entretanto, y mientras las diferentes colectividades políticas tolimenses continúan ‘abonando’ sus perfilamientos a Asambleas, Concejos, Alcaldías y Gobernación para las elecciones del 2023; el Tolima continúa a la espera de acciones incisivas en la región desde el mejoramiento de vías terciarias, múltiples ‘elefantes blancos’, debates ambientales e inversión en proyectos estratégicos.

Lo anterior, aunado con la controversia del poco incremento presupuestal que tuvieron los fondos de la región para el próximo año, configuran un escenario político y administrativo que, para algunos, no es alentador.

A la fecha, la región recibió visitas del Ministerio de Transporte para definir acciones sobre los peajes entre Cajamarca e Ibagué, además de participaciones a través de delegados para la ejecución de los Diálogos Vinculantes. 

Suministrada / El Nuevo Día
Archivo  / EL NUEVO DÍA
Durante los primeros meses de su gestión, los diálogos vinculantes para la construcción del Plan Nacional de Desarrollo han tenido diversos espacios en la región.

 

Análisis a los cien días

Para algunos, al Tolima no le ha ido bien durante los primeros cien días del gobierno Petro. Con las ‘pilas’ puestas sobre las reformas más ‘gruesas’, aunado con el poco presupuesto al que calificó la región, aún no se han establecido proyectos de profunda incidencia para el territorio.

Jaime Eduardo Reyes, director del Instituto de Desarrollo Regional de la Universidad de Ibagué, apuntó que a la región no le ha ido “ni siquiera regular, aunque casi la totalidad de la bancada parlamentaria de este departamento se declaró gobiernista”. Alude, además, a la ausencia de tolimenses en el gabinete ministerial.

“En cuanto al presupuesto del 2023 no le fue bien a la región, la cual debería tener una mayor asignación, así Petro no haya ganado aquí, el incremento de votos entre la primera y segunda vuelta, en muchos municipios ‘no petristas’, fue realmente significativo”, acotó Reyes Martínez.

“En términos económicos, los empresarios tolimenses afirman que la reforma tributaria los golpea y la macroeconomía tampoco está jugando a favor de ellos ni de los hogares. Además, la decisión de dejar los diálogos vinculantes en el Tolima para diciembre, de último, no es un buen mensaje. Y por supuesto, la pregunta obligada es, ¿qué tanta disposición tiene el presidente Petro de trabajar con el gobernador Ricardo Orozco? No se conoce una agenda programada”, apostilló. 

Otra perspectiva tiene Germán Sánchez, periodista y columnista, quien considera que a los cien días de cada gobierno, se hace un “corte de calificación” donde se valoran las primeras acciones de la presidencia que, en lo corrido de los últimos meses, ha mostrado “pequeños ‘brochazos’, atisbos o lucecitas del estilo de gobierno, más que de las prioridades y los temas que serán eje central”. 

“En la manera de ejercer el poder, el Gobierno ha dado una señales de cambio en cuanto a mostrarse mucho más cercano al ciudadano, no solamente a las organización, instituciones, corporaciones y agremiaciones. Es un primer mensaje, por eso está desarrollando talleres permanentes en varias zonas del país, reuniéndose con Asambleas, indígenas, sindicatos y no solamente con gremios políticos o económicos. En eso, el cambio de estilo frente a un gobierno que fue más distante, protocolario y de precedencias, sí se nota”, precisó Sánchez. 

Y anotó: “Creo que hay que reconocerle que ha sido cuidadoso en no generar ‘chispas’ de confrontación social en la forma que ha manejado los debates de la oposición, las marchas, la defensa a la institucionalidad y el llamado a la no invasión de tierras. Las ejecutorias del Gobierno se van a ver a partir del año entrante cuando se ponga en marcha los ejes del Plan Nacional de Desarrollo y con la claridad fiscal luego hacer efectiva la reforma tributaria. En lo que queda del 2022 no se verá mucho”.

Suministrada / El Nuevo Día
En tres meses, el gobierno de Petro ha recibido dos marchas nacionales por parte de la sociedad civil que se encuentra en oposición a su mandato. 

Jorge Robledo, exsenador y político del partido Dignidad, señaló algunas distancias políticas con el proyecto de gobierno de Petro.

“Se pueden resaltar dos grandes aspectos. Uno muy ‘protuberante’ como lo fue hacer acuerdos con el establecimiento, hoy está gobernando con Santos, Samper, Gaviria, con el partido Conservador. Hay que tenerlo en cuenta porque esos acuerdos serán determinantes en su gobierno, no solo en toda la relación clientelista. Son partidos que no mueven un dedo sin mermelada”, expresó.

Y concluyó: “Hay errores garrafales como la ‘manguala’ con la que eligieron al contralor. También es ridículo lo que está sucediendo con el petróleo, la reforma tributaria también es cuestionable. Hay que esperar a cómo evolucionarán las cosas”. 

 

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! 

Lo invitamos a seguir leyendo aquí 

 https://digital.elnuevodia.com.co/library 

 

REDACCIÓN POLÍTICA

Comentarios