Presupuesto del Ibal para el 2020 será de $81 mil millones

SUMINISTRADA – EL NUEVO DÍA
El Ibal presentó cuál será su presupuesto para el año 2020. Según afirmó su gerente, el 30% corresponde a las tarifas, mientras que el 70% se debe a la retoma financiera.

El presupuesto de la Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado (Ibal) para el año 2020 será de 81 mil 220 millones de pesos.

Así se informó luego de la realización de una reunión de la junta directiva, en cabeza del jefe del Grupo Financiero de la empresa.

Dicho presupuesto será administrado por la nueva dirección de la entidad, la cual estará en cabeza Juan Carlos Núñez, designado como gerente del Ibal a partir del primero de enero del 2020.

Según afirmó Mario Casas Guerra, actual gerente de la entidad, la diferencia en el monto es considerable si se tiene en cuenta la cifra con la que recibió la empresa el alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo.

“Cuando recibimos la empresa el presupuesto fue de 37 mil millones de pesos. Ahora le estamos entregando a la empresa un presupuesto de 81 mil millones de pesos”, aseguró Casas Guerra.

Para Casas, la empresa creció un 100% en su recaudo y en su presupuesto para la utilización y mejoramiento de los servicios públicos en Ibagué.

“Solo el aporte sobre el incremento de tarifas corresponde a un 30% de los recursos, es decir, que el 70% es netamente toda la gestión de su retoma comercial, con su mejoramiento en la prestación del servicio y la continuidad que se tiene en la empresa”, puntualizó Casas.

 

La opinión del concejal Salazar

Según el concejal Juan Pablo Salazar, hay que tener muy en cuenta que gran parte del presupuesto del Ibal se va a ir en el sostenimiento de una nómina que encarecería aún más la parte administrativa de la empresa.

“Hay que tener muy presente que el Ibal tiene una carga de deudas muy alta. Por eso, sostener grandes obras que se proyectaron financieramente de manera inadecuada, sin haber terminado las anteriores, va a ser un problema”, afirmó el concejal del Partido Conservador.

Para Salazar, la discusión sobre la contratación que se ha hecho en el Ibal hará que su sostenimiento sea más difícil.

“Yo pregunto qué va a pasar con el acueducto que se está construyendo cuando aún hay obras atrasadas. Y los sobrecostos pueden variar los planes del presupuesto”, finalizó Salazar.

EL NUEVO DÍA

Comentarios