La crítica situación de los habitantes de calle de Ibagué

HÉLMER PARRA - EL NUEVO DÍA
El número de habitantes de calle de Ibagué ha ido aumentando en los últimos meses. En su mayoría vienen de otras ciudades y afrontan dificultades. Sin embargo, de la mano de las autoridades y de organizaciones sin ánimo de lucro, muchas personas buscan solucionarlas.

La percepción de la situación de los habitantes de calle de Ibagué como un problema ha ido aumentando en los últimos meses. Ahora es más común ir caminando por la calle y encontrar personas mendigando monedas o buscando su alimento en la basura.

Todos los hemos visto. El habitante de calle es esa persona que asume como su hogar el espacio público de las ciudades. Objetivamente son una población vulnerable.

Esta es una problemática muy sensible por el carácter de tragedia humana que hay dentro de cada uno de ellos y por el espacio de vulnerabilidad que comparten.

Son muchas las personas que se quejan de su presencia. La idea generalizada es que se debe buscar una salida que implique que sean trasladados y no una solución de fondo.

“Para nosotros es muy difícil la situación con los habitantes de calle porque muchos de ellos son agresivos y el miedo a ser atacado si uno no les da una moneda siempre está presente”, dijo una vecina del sector del Centro de Ibagué.

Imagen eliminada.

“Uno prefiere darles una moneda y ya, pero tampoco se sabe si darles una moneda es hacerles un daño o no”, aseguró.

De hecho, algunos de ellos, intimidan con su aspecto, especialmente a las mujeres mayores, para obtener una ayuda. Otras personas se quejan porque en muchos establecimientos de comercio es incómodo ingresar a departir porque muchos de estos ingresan a pedir en las mesas algunas monedas o alimentos. Ambas situaciones se perciben todos los días y ya hacen parte de la cotidianidad del centro de la ciudad.

Al respecto, la Alcaldía, en varias ocasiones, ha afirmado que darles dinero no es ayudarlos, pues las utilizan en actividades que los hacen reincidir en su condición.

“Al habitante de calle no hay que darle ni dinero ni comida. Hay es que hacerlos llegar a instituciones en donde los atiendan, y hacer las donaciones que se puedan a estas instituciones”, afirmó Alejandro Espín, quien ha trabajado desde hace años con instituciones que los ayudan.

A estos hogares de paso llegan mujeres, hombres y ancianos a pasar la noche y buscar algo de comida.

“Ellos llegan a estas instituciones y se les ofrece un lugar donde dormir, un baño, algo de ropa y comida, pero sobre todo se les ofrece comprensión ante su situación”, aseguró Alejandro Espín.

 

Más fotos en: --> Habitantes de calle, enorme problemática social

“En el centro de la ciudad vemos que hay un radio amplio de habitantes de calle. Eso se debe a que en estos sectores se les da mucha comida y como transitan tantas personas todo el día también les dan mucho dinero. Si no les damos nada se verán obligados a trasladarse a los centros en donde los podremos atender de la mejor manera”, finalizó Alejandro Espín.

 

El trabajo desde la Metib

La Policía Metropolitana de Ibagué -Metib- actualmente se encuentra desarrollando una actividad de control mientras se establecen los planes articulados con la Administración municipal.

“Estamos hasta ahora estableciendo con el nuevo gobierno municipal la forma en que se va a atender este conflicto social”, aseguró el coronel Gabriel Bonilla, comandante de la Metib.

“Nosotros en este momento lo único que podemos hacer es realizar los controles, especialmente en los puntos en los que se concentran como el parque Galarza, en el sector de la 21, evitando que haya afectaciones a terceros e, incluso, entre ellos mismos”, afirmó el coronel Bonilla.

La Policía Metropolitana le brinda apoyo logístico y de seguridad a la Administración municipal para las jornadas de vacunación, identificación o de prevención.

“Por ahora estamos trabajando sobre el censo de los habitantes de calle, con la identificación de quiénes son, en dónde están y en qué condiciones, con ese estudio estableceremos, de la mano de la Administración municipal, cómo abordaremos el tema”, finalizó el coronel Bonilla.

Imagen eliminada.

 

Las actividades de la Administración municipal

“Desde hace años se viene desarrollando un programa con los habitantes de calle, que es financiado por la Administración municipal y el alcalde Andrés Fabián Hurtado quiere continuar con él”, aseguró Martha Villarreal, secretaria de Desarrollo Social Comunitario de Ibagué.

“Este convenio se viene desarrollando con la Pastoral Social. Anteriormente se venían atendiendo un promedio de 180 habitantes de calle. Se les brindaba jornadas de autocuidado, tenían derecho a su desayuno, a su cena, dormían en las instalaciones y se les da un kit de aseo”, afirmó la secretaria de Desarrollo Social Comunitario.

Actualmente la Administración, que lleva un mes en funciones, está adelantando el proceso de firma del nuevo convenio: “Estamos mirando cómo vamos a continuar trabajando en este proyecto tan importante y, además, impactar en esta comunidad a través de actividades culturales, deportivas y con jornadas de autocuidado”, dijo Martha Villarreal.

Así mismo, la secretaria de Desarrollo Social Comunitario de Ibagué contó que el próximo 7 de febrero se tiene programada una actividad en el parque Galarza en donde se traerán profesionales de diferentes áreas para que los habitantes de calle sean atendidos.

 

Políticas públicas

 Detrás de cada habitante de calle hay una historia que pocas personas quieren escuchar, pues la mayoría están ocupadas en su afán por llevar una vida productiva.

Son personas desechadas por una sociedad que privilegia el esfuerzo individual por sobre la solidaridad, la equidad y la posibilidad de recuperar a personas que en algún momento tuvieron el potencial que otras sí pudieron explotar.

El censar a los habitantes de calle es una tarea difícil por cuenta de lo errante de su condición.

Desde la academia hay varias discusiones en torno a las políticas públicas que se deben adelantar enfocadas a esta población, recuperación de la red familiar y se ha logrado por plan retorno procesos de desintoxicación.

 

Frase

"Desde el punto de vista humanitario, el habitante de calle es una persona necesitada de afecto y comprensión. La sociedad debería valorarlos como ciudadanos independientemente de que no tengan dónde dormir", Alejandro Espín.

 

Dato

Las fundaciones no piden dinero. En su lugar, reciben enseres, medicamentos, que se necesitan mucho, calzado y ropa.

 

Dato

No se conoce a ciencia cierta cuántos habitantes de calle hay en Ibagué.

EL NUEVO DÍA

Comentarios