Trabajadores y hospital Santa Bárbara de Venadillo a punto de colapsar

SUMINISTRADA – EL NUEVO DÍA
Con la renuncia de la actual gerente, Ángela Robles, y la intención de renuncia de varios médicos, el panorama no se muestra alentador.

Hace un buen tiempo que el centro hospitalario de Venadillo tiene grandes falencias económicas, adeudando a sus trabajadores varios sueldos, dotaciones, vacaciones, entre otros.

“Nos deben noviembre y diciembre del año pasado, enero nos lo pagaron, pero nosotros esperábamos que ahorita con el giro directo que llega a mediados de febrero nos cancelaran algunos de los meses anteriores. No obstante, la gerente dice que no, que con ese giro va a pagar las cesantías. Así que vendríamos a recibir dinero hasta marzo y ya cuántos meses serían”, afirmó Dignori López Triana, presidente municipal del sindicato Anthoc.

Dichas irregularidades han hecho que médicos del centro médico estén pensando en la posibilidad de renunciar por falta de garantías laborales.

“Los médicos de contrato que trabajan aquí por horas y hacen noches y todo, dicen que no se van a aguantar eso. Estamos a punto de colapsar, nosotros los de planta sabemos que tenemos que esperar y llevar las cosas con calma, pero los médicos dicen que no se van a someter a eso”, agregó López.

Actualmente, se cuenta únicamente con un galeno rural, debido a que la otra médica terminó sus funciones en el hospital la semana pasada.

Dotaciones desde 2016, hasta dos años de vacaciones, las primas de 2019, retroactivos salariales desde enero a julio de 2019, entre otras obligaciones, se les debe al personal.

 

Renuncia de la Gerente

Algo que tomó por sorpresa a los funcionarios fue la renuncia de Ángela Robles, quien asumió la gerencia del centro hospitalario por dos meses.

Se mencionó que una de las causas sería el incidente de desacato que tiene en su contra, en el que se le sanciona con una multa equivalente a dos (2) salarios mínimos legales mensuales vigentes y arresto por el término de dos (2) días. Sin embargo, la imposición de la sanción no la exonera de dar cumplimiento a la orden de tutela.

No obstante, Robles aclaró que no fue por eso, “tenía un periodo hasta el 31 de marzo, pero tengo la oportunidad de estar en otra agencia pública por lo que prefiero irme a la otra entidad”.

Sobre el incidente de desacato refirió que, “el gerente que llegue la tendrá que cumplir. La misma crisis financiera que atraviesa el hospital hace muy difícil cumplir esa orden en este momento”.

De este proceso estará al tanto Dignori López, quien comentó que volvería a recurrir al juzgado para saber quién respondería el desacato, “de igual manera le queda el inconveniente al nuevo gerente”.

Robles trabajará hasta el 8 de febrero y resaltó que el centro hospitalario quedó en las mismas condiciones que lo recibió.

“Queda bajo la observación del Ministerio de Hacienda y crédito público, en la aprobación del programa de saneamiento fiscal y financiero; con unos pasivos muy altos, unos procesos de demanda bastante importantes y con muy pocos arreglos que se hicieron, porque mi estadía fue únicamente de dos meses”.

Se espera que el alcalde, Jorge Cabrera, designe rápidamente a una persona que asuma el cargo.

 

Sobre la alerta amarilla

 Una de las grandes preocupaciones que surgió en los habitantes de Venadillo tenía que ver con que el hospital se declarara en alerta amarilla.

Dicha afirmación tiene que ver con que se está atendiendo a la población leridense, debido al cierre del hospital Reina Sofía de España; no obstante, esto es únicamente por las festividades que se desarrollan en este momento en Lérida.

“La alerta amarilla en la que nos encontramos es porque Lérida se encuentra en fiestas desde la semana pasada. Urgencias ha colapsado un poco, pero todos son atendidos. Cada vez que se hace una alerta amarilla es con resolución y esta dice que es por el motivo de encontrarse en las ferias y fiestas”, comentó López.

A lo que se sumó Robles, “está en alerta amarilla por el tema de las festividades de Lérida. Estamos apoyando el proceso de la atención de urgencias, en el caso de que Lérida no pueda responder, pero no es más”.

 

Dato

Dos meses de salario, dotaciones desde 2016, las primas de 2019, hasta dos años de vacaciones, entre otros, son las obligaciones adeudadas a todos los empleados del hospital.

LINA FONSECA

Comentarios