Hotel Ambalá necesita inversión mínima de $12 mil millones

HÉLMER PARRA - EL NUEVO DÍA
La edificación que fue un emblema del departamento, hoy necesita una fuerte inyección económica para reforzar la base estructural. Actualmente, se adelanta una revisión física para definir si se puede poner en funcionamiento.

Pasado un año y dos meses de estar cerrado el emblemático Hotel Ambalá, sigue sin conocerse una estrategia clara para ponerlo de nuevo en funcionamiento. Aunque la Alcaldía de Ibagué mostró el interés de arrendarlo para darle un uso administrativo, hasta el momento la idea no se concreta.

En este tema, la única certeza es que el Departamento debe buscar cerca de $12 mil millones para invertir en el reforzamiento estructural que necesita la edificación, que tiene 50 años de historia.

Según las declaraciones de la secretaria Administrativa de la Gobernación, Sandra Patricia Acevedo, debido a los diferentes comentarios que han surgido alrededor del uso que se le puede dar al Hotel, actualmente, se están haciendo “las revisiones jurídicas y físicas del edificio a ver si está en condiciones de ponerse a disposición del público en este momento”.

Agregó, que el único servicio que está disponible es el de los parqueaderos. “El Hotel Ambalá es un edificio que (en la actualidad) no se puede usar, se debe hacer un reforzamiento estructural que cuesta aproximadamente $12 mil millones.

“De ahí para adelante ponerlo al servicio, sea como edificio de Gobierno o como hotel, depende de las situaciones que se vayan a realizar en materia de mejoramiento”, precisó la funcionaria.

Teniendo en cuenta el nivel de inversión económica que se necesita, la pregunta obligada fue si se iba a tener en cuenta o no, la propuesta que hizo el mandatario de los ibaguereños Andrés Hurtado a mediados de enero que consiste en arrendar la edificación.

“No hemos descartado absolutamente nada, en el Gobierno departamental estamos prestos a escuchar propuestas”, respondió.

Acevedo precisó que junto a la Secretaría de Infraestructura se está evaluando cuáles son las inversiones específicas “que se deben adelantar para darle un buen uso” al bien.

Sobre este tema el diputado Alejandro Martínez señaló que “no tiene sentido que la Gobernación administre un hotel, la posibilidad de que se mantenga como hotel (debería ser) a través del sector privado, de operación turística o en su defecto la utilización del edificio como de Gobierno departamental”.

 

Cambio de ascensores

De otra parte, una situación que genera bastantes inconvenientes al interior del ‘Palacio del mango’ es el ascensor que usan diariamente los funcionarios. Debido a los años el elevador contínuamente registra fallas que lo dejan fuera de servicio por minutos o hasta por horas.

Ante el constante reclamo de los trabajadores y sindicatos, durante esta vigencia la Administración seccional compraría dos.

Sobre dicha adquisición la jefe de la cartera Administrativa, explicó que se está en la fase precontractual, “tiene un costo de $498 millones, aproximadamente, con las obras de infraestructura física y adecuación que hay que realizar”.

Añadió que al ser un proceso de menor cuantía se espera adjudicar el proceso entre abril y mayo, por lo que el inicio de obras sería en junio.

Mientras esto sucede, se dará inicio a labores de mantenimiento a los ascensores de funcionarios y de público, al igual que, las plantas eléctricas.

 

La otra inversión

Acevedo además le explicó a los asambleístas que es necesario adelantar una adecuación en la estructura general del edificio de la Gobernación, por lo que actualmente, también, se analiza cuál sería el costo.

Cabe recordar que durante la administración anterior se invirtió más de $9 mil millones en el reforzamiento estructural de la Asamblea, instalación que es la base del ‘Palacio del mango’. Ahora se procederá a adelantar una segunda etapa.

 

Dato

Con el cierre por más de un año de la emblemática edificación, el bien ya empieza a registrar deterioro en el interior y la fachada. En ocasiones los salones son utilizados para eventos de la Administración seccional.  

EL NUEVO DÍA

Comentarios