Medicamentos: ¿cómo almacenarlos para que no caduquen antes de tiempo?

Tomada de: Pixabay
Crédito: Tomada de: Pixabay
Contenido Exclusivo
Desde recetados hasta vitaminas diarias, casi todo el mundo tiene medicamentos en casa. Si bien es importante tener sus medicamentos a mano cuando los necesite, también es importante ser responsable de su uso adecuado y de un almacenaje correcto.
PUBLICIDAD

En general, es una buena práctica mantener los medicamentos en un lugar fresco y seco que esté a salvo de los niños y las mascotas, pero algunos de ellos requieren protección contra la luz o necesitan refrigeración, así que siempre lea la etiqueta para obtener instrucciones especiales.

El almacenamiento adecuado de los medicamentos puede ayudar a garantizar que se mantengan frescos y efectivos durante el mayor tiempo posible, al mismo tiempo que limita las posibilidades de uso indebido.

Suministrada / El Nuevo Día

La experta farmacéutica María Romero Barrero resuelve algunos mitos sobre cómo almacenar correctamente los medicamentos.  

 

1. ¿Está bien tener pastillas en el botiquín del baño? 

No, aunque ahí es donde mucha gente los guarda. Es posible que esté oscuro cuando cierre el botiquín y eso es lo que se recomienda, pero la humedad del aire después de una ducha puede filtrarse. Esto inicia un proceso que finalmente descompone sus medicamentos. Incluso encender el agua caliente en el fregadero puede permitir que la humedad se filtre en el gabinete y los medicamentos en general no toleran la humedad. Cuando toma un medicamento, es la humedad del estómago lo que lo descompone.

 

2. ¿En qué lugar almacenar los medicamentos? 

Guarde los medicamentos y las vitaminas en un lugar fresco y seco, lejos de ventanas brillantes o cuartos de almacenamiento afectados por el clima exterior. Puede ser en el cuarto del dormitorio, dentro de un cajón cerrado con llave o en un gabinete de cocina. Asegúrese de que éste último no esté sobre una estufa o fregadero, donde el calor y el vapor podrían crear problemas de humedad similares a los del almacenamiento en el baño. 

No elija el refrigerador, a menos que el farmacéutico, la etiqueta o el prospecto aconsejen refrigeración después de abrirlo. Recuerde que la nevera es un lugar fresco, pero también húmedo y de fácil acceso para los niños curiosos. 

 

3. Sí, lea las etiquetas. 

Adquiera el hábito de leer primero las etiquetas de los medicamentos porque siempre hay excepciones. Por ejemplo, la mayoría de los tipos de insulina, un medicamento que se usa para tratar la diabetes, deben refrigerarse antes de abrirse. Una vez abierto, la insulina se puede mantener sin refrigerar siempre que se almacene lejos del calor y la luz. El tiempo que se puede mantener sin refrigerar puede variar según el tipo de insulina.

 

4. ¿Cuál es el mejor envase para pastillas? 

Si es padre o incluso si recibe visitas frecuentes de niños, asegúrese de que su farmacéutico surta las recetas en recipientes a prueba de niños. Pruébelos usted mismo para ver lo fácil que es: funcionan bien si también parecen ser a prueba de adultos.

Por su propia seguridad, guarde los medicamentos únicamente en sus envases originales. De esa manera, no se convierten en píldoras misteriosas ni tienen una fecha de vencimiento inexacta. Algunos medicamentos, como los del corazón que contienen nitrato, nunca deben colocarse en otro recipiente. Si se exponen al oxígeno, el nitrato se evapora.

 

5. Viajar con medicamentos. 

Si está conduciendo, es posible que desee tener ciertos medicamentos a la mano, pero no los guarde en la guantera, donde podrían dañarse con el calor, el frío o la lluvia del exterior o con la calefacción o el aire acondicionado del automóvil. Si viaja en avión, es mejor llevar los medicamentos en su equipaje de mano. Los compartimentos de carga donde se almacena el equipaje facturado durante el vuelo pueden estar demasiado calientes o fríos para proteger adecuadamente su medicación.

Lleve consigo los medicamentos en sus envases originales para que el personal de seguridad del aeropuerto sepa que lo que lleva son pastillas recetadas por su médico; guárdelos en una bolsa de plástico transparente para que pueda declararlos. Aunque la seguridad del aeropuerto puede detectar objetos afilados, las personas con diabetes pueden llevar insulina, lancetas y agujas para controlar el azúcar en la sangre. 

 

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! 

 Lo invitamos a seguir leyendo aquí 

 https://digital.elnuevodia.com.co/library

 

REDACCIÓN TENDENCIAS

Comentarios