Carlos Alvarado quedará inmortalizado como ejemplo de perseverancia y empuje

Crédito: Suministrada - Archivo / EL NUEVO DÍASu amabilidad para con los clientes y empleados de Mercacentro siempre lo caracterizó.
Los tolimenses se levantaron ayer con la triste noticia del fallecimiento de Carlos José Alvarado Parra, quien permanecía desde el 21 de octubre en la Unidad de Terapia Intensiva de la Clínica Asotrauma. Hoy y siempre lo recordarán con gran aprecio y como uno de los líderes empresariales más importantes en la historia de la región.
PUBLICIDAD

Constancia, humildad, responsabilidad, amor y bondad, son las principales cualidades que describen a Carlos Alvarado, un cundinamarqués que se quedó con el cariño del Tolima y creó su marca propia con Mercacentro.

Alvarado hizo empresa en el Departamento, generó miles de empleos, y de paso se encargó de dignificar la labor de sus empleados de los que también fue amigo.

 Hoy sin duda todos lo recordarán como un gran líder que dejó muchas enseñanzas y que especialmente inculcó en sus hijos el valor del trabajo y sentido de pertenencia.

Carlos Alvarado.

La familia de Don Carlos Alvarado la compone María Hortensia Molina Avilés, Luz Marina Alvarado, Carlos Alvarado, Milena Alvarado, Yury Alvarado, Ángela Alvarado, Diana Alvarado y Jhon Alvarado.

 

Recorrido

El camino que debió recorrer don Carlos para llegar hasta donde lo hizo fue largo y complejo, pero su espíritu emprendedor y ganas de salir adelante siempre lo destacaron.

 El empresario perdió a los cinco años a su madre y a los nueve decidió iniciar su camino. Estuvo un tiempo radicado en Medellín con su hermano que era miembro del Ejército, después en Planadas donde se casó con su esposa Hortensia Molina, y llegó a Ibagué en 1987, con el fin de que sus hijos siguieran educándose.

Fue así que decidió montar el primer supermercado Mercacentro, en la 14 con Primera, para que sus hijos lo ayudarán a atender en sus ratos libres.

 Su llegada a Ibagué también fortaleció su relación comercial y su amistad con José A. Sierra, propietario de Proandina, quien era su proveedor desde Planadas, y quien lo recuerda como como una persona familiar, calmada y seria en los negocios, y sobre todo con mucha sensibilidad social.

Fueron esas ganas de trabajar y ayudar a los demás las claves en el crecimiento de Mercacentro, y lo que inspiró a su familia, quienes ahora se encargan de la cadena de supermercados.

A pesar de las diversas adversidades que se presentaron en el camino, don Carlos nunca perdió la calma y ahora Mercacentro es una de las 10 empresas más importantes del Tolima.

 

Solidaridad

Para Alvarado sus empleados eran más que solo funcionarios de Mercacentro, siempre los vio con gran afecto y amabilidad, y creía que era necesario seguir generando empleo y oportunidades para quienes más lo necesitaran.

Por este motivo, esa solidaridad trascendió lo laboral y decidió darles la oportunidad de tener una vivienda digna y propia a sus colaboradores, al facilitar los trámites para que pudieran acceder a los subsidios que otorga el gobierno y posibilidades de crédito; además, asumió los costos de urbanismo, licencias y diseños del proyecto del conjunto Multifamiliar La Gaitana, en Ibagué, en el que se entregaron 18 apartamentos a colaboradores de Mercacentro.

“Siempre fue un empresario que generó oportunidades con sus hijos y esposa para la gente de Ibagué, prefería ayudar a quien lo necesitaba y promovía a sus funcionarios para que crecieran en su empresa”, afirmó el alcalde de Ibagué, Andrés Fabián Hurtado.

Su amigo cercano Gilberto Ramírez también lo recuerda como un hombre carismático, entregado al bienestar de los demás.

“Era de un hombre que transmitía amor, cariño, afecto por el trabajador y por el humilde. Un hombre que supo hacer comunidad. Los recuerdos de él son maravillosos, jamás será reemplazado”.

Y es que sin darse cuenta don Carlos se convirtió en un ejemplo a seguir, no solo en el ámbito laboral sino también en el personal, más de uno lo vio como un padre.

“Don Carlos siempre nos dio ese ejemplo y consejos de que todo se hacía con paciencia, humildad, sencillez y que Dios tenía el control de todo, su fe era inquebrantable, (...) lo vimos en situaciones difíciles, pero nunca perdió el control. La verdad que para mí él es como un padre también”, refirió Luz Nelly Arbeláez, exconcejal de Ibagué.

 

Reacciones

La despedida de Alvarado causó gran tristeza en el Tolima, líderes de distintas clases se pronunciaron con emotividad sobre lo sucedido.

“Carlos Alvarado representó más que un empresario, era un estilo de liderazgo, una forma de vida, un modelo en que mirarse y una persona que realmente abrió una senda de desarrollo para muchas familias del departamento”, comentó Jairo Arias, presidente de los Gremios Económicos del Tolima.

Y contó que “era un persona muy sencilla, reconocida por su generosidad y ante todo un profundo enamorado del Tolima. Tuve la oportunidad de hablar unas pocas veces con él, pero siempre me llamó la atención que tenía en cuenta a los microempresarios y su gran énfasis era cómo fortalecer un modelo económico regional a través de esa red de Supermercados tan exitosa que logró construir”.

Igualmente, el mandatario departamental, Ricardo Orozco, expresó a través de sus redes sociales su sentido pésame, y lo describió como “Un gran ejemplo para los tolimenses por su humildad, trabajo y superación”.

Y el Concejo de Ibagué, en su sesión de ayer rindió homenaje al empresario con un minuto de silencio.

“Gracias don Carlos por confiar en nuestro territorio, por apostarle al crecimiento y brindar todo tipo de oportunidades a todos aquellos que desde un principio confiamos en su proyecto empresarial”, afirmó César Eugenio Franco, presidente del Concejo Municipal de Ibagué.

La familia Mercacentro hizo un homenaje, con un acto simbólico en sus instalaciones de El Poblado, y organizó una eucaristía virtual en su honor.

REDACCIÓN SOCIEDAD

Comentarios