emergencia

 

José Lubín Rodríguez Bermúdez, Un Hombre y una Fe que construyeron Familia, Empresa y Sociedad

86 años de vida católica, 64 años de esposo y 53 años de empresario, dan para escribir muchas líneas sobre este hombre. Pero seguramente él hubiera preferido que su historia no fuera contada como inventario de sus logros, si no como inspiración para que quienes crean en Dios, vivan una vida con sentido.
PUBLICIDAD

Uno de los empresarios con más trayectoria y sentido de pertenencia por la región, quien consolidó una empresa con 53 años de operación, y dejó un legado de servicio y amor a su esposa Ligia y a sus cuatro hijos Amparo, José Lubín, Juan Carlos y Allison; y demás familiares, que hoy, lo recuerdan con honores.
Junio 01/1935 – Julio 24/2021

1

Oriundo de Prado (Tolima), hijo de un hogar con 12 hermanos, llegó a sus 14 años a Ibagué en compañía de dos sobrinos en busca de mejores oportunidades; empezó trabajando en diferentes labores, hasta que adquirió la suficiente experiencia en una empresa paisa durante 15 años, de donde decidió renunciar para crear su propia idea de negocio.

Así nació EL RODAMIENTO S. A., un 5 de junio de 1968, el cual tuvo su primera ubicación en la carrera Segunda con calle 16. Desde ese entonces, José Lubín Rodríguez Bermúdez se caracterizó por su trabajo inquebrantable, el amor y entrega por su familia, a quienes dejó encargados uno de sus legados más importantes, su empresa.

La Persona

José Lubín se destacó toda su vida por la entrega a su familia, empresa, colaboradores y la comunidad en general. Fue un hombre entregado al servicio de Dios, tal era su Fe que se ordenó como Diácono permanentemente en la iglesia Católica y le sirvió por más de 20 años, consideraba su enorme fe y vocación de servicio como una forma de agradecimiento y amor a Dios, fue miembro activo del Comité Vocacional Juan XXIII, por más de 40 años siendo su función principal estudiar jóvenes con vocación al sacerdocio.

En declaraciones solía manifestar sentirse orgulloso de la tierra en que nació, y que veía a Ibagué como una ciudad próspera y pujante, con empresas e industrias que contribuyen al desarrollo de toda la comunidad.

El Legado

De hecho, el crecimiento económico que ha tenido la ciudad hasta la fecha ha sido gracias a empresarios que han sido perseverantes, líderes y modelos a seguir. Como legado, dejó una empresa reconocida y posicionada, con un equipo de fieles colaboradores que hacen un excelente trabajo en equipo a nivel nacional.

Siempre aconsejaba a sus colaboradores y personas allegadas a ser organizados con sus ingresos y gastos. Su principal consejo eran cuatro cosas claras a la hora de montar su propio negocio: “saber comprar, saber vender, controlar los gastos y controlar la cartera”, fue el legado en vida que don José Lubín Rodríguez Bermúdez dejó a su familia, empresa y a la región del Tolima grande.

Con su ejemplo y dedicación enseñó a su familia el manejo de los procesos administrativos y operativos del funcionamiento de EL RODAMIENTO SA; teniendo plena confianza en que ellos seguirán haciendo crecer su amada empresa; “debe estar en el cielo regocijado al ver lo que ha logrado junto a su familia y lo que aún nos falta por hacer”, concluye la hija del empresario.


 

SUMINISTRADO - EL NUEVO DÍA

Comentarios