Muere E.L. Doctorow, el autor de ‘Ragtime’

AFP - EL NUEVO DÍA
A lo largo de seis décadas, escribió una quincena de novelas, desde obras de ciencia ficción hasta aventuras del oeste y policíacas, así como numerosos artículos.

El escritor estadounidense E.L. Doctorow, famoso por sus obras de ficción históricas, entre ellas ‘Ragtime’, ‘Billy Bathgate’ y ‘The March’, falleció el martes a los 84 años, indicó su hijo a The New York Times.

“Era uno de los más grandes escritores estadounidenses. Sus libros me enseñaron mucho, lo extrañaremos”, publicó ayer en su cuenta de la red social Twitter el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

E.L Doctorow falleció a consecuencia de un cáncer de pulmón, declaró su hijo Richard Doctorow al rotativo.

El escritor, que nació en el seno de una familia judía, manejaba una pluma audaz y poco convencional.

A lo largo de seis décadas, escribió una quincena de novelas, desde obras de ciencia ficción hasta aventuras del oeste y policíacas, así como numerosos artículos.

Edgar Lawrence Doctorow estudió en el Kenyon College de Ohio e hizo estudios de posgrado en arte dramático en la Universidad de Columbia. Allí, conoció a la que fue su esposa, Helen Setzer, con quien tuvo tres hijos, un varón y dos niñas.

Su primera novela, denominada ‘Welcome to Hard Times’ (’El Hombre Malo de Bodie’), ambientada en el lejano oeste y publicada en 1960, antecedió en 1966 ‘Big as Life’, que se inspiró en la ciencia ficción.

En 1971, publicó ‘The Book of Daniel’ (’El Libro de Daniel’), una ficción en torno de la pareja Rosenberg; entre tanto, ‘Ragtime’, publicada en 1975, fue llevada al cine por Milos Forman.

El año pasado, Doctorow recibió el premio literario del Congreso de Estados Unidos, el Library of Congress Prize for American Fiction.

Antes había recibido, entre otros galardones, un National Book Award, tres National Book Critics Circle Awards y dos PEN/Faulkner Awards.

Otros pensamientos

En una entrevista con Los Angeles Times, da a conocer El Universal de Caracas, Doctorow explicó el arte de hablar a través de su ficción. “Cada libro tiene su propia voz”, dijo entonces.

“Creo que hay una especie de ventrílocuo cuando escribo. Nunca quiero escuchar mi voz; sería lo peor que podría pasar”, agregó.

Doctorow, que tenía una agenda movida, tenía previsto en agosto viene acudir a la Chautauqua Institution de Nueva York y al Festival Nacional del Libro de la Biblioteca del Congreso, en Washington.

WASHINGTON, AFP

Comentarios