“Impulsar la cultura en un país como el nuestro es hacer patria”, Carlos Muñoz

COLPRENSA - EL NUEVO DÍA
El actor Carlos Muñoz, una institución en el cine y la televisión del país, habló sobre el cine como una suma de esfuerzos individuales, así como sobre el Festival de Santander.

Carlos Muñoz, recordado por sus roles en la pantalla chica, lidera el Festival de Cine de Santander, que llega a su séptima edición con muchos talentos nacionales y más de 14 filmes extranjeros. Además, tendrá un espacio para los jóvenes y niños de las instituciones educativas por intermedio del proyecto ‘Semilleros de Cineastas’.

Entre las novedades de esta versión está la apertura y el cierre a cargo de dos mujeres. Se trata de Laura Mora, que abrirá el telón inicio con su película sobre el Palacio de Justicia, ‘Antes del fuego’, y la mexicana Patricia Riggen, con la película de los mineros chilenos, ‘Los 33’, siendo Colombia el segundo país en el que se verá la cinta.

- ¿Qué se verá en esta edición del Festival?

Veremos cosas muy interesantes, unas películas vietnamitas, de Trinidad y Tobago, y de otras partes que no llegan comercialmente acá y es muy bueno poder tenerlas, porque el éxito de un festival es lo que se presenta y la esencia es la calidad del producto que se presenta y no la cantidad, aunque la muestra es muy amplia.

- Hace tres años iniciaron con el homenajeado del año. ¿Quien será?

Si, como el festival siempre enmarca al 7 de agosto, lo elegimos como el día para hacer homenaje a un cineasta nacional y le damos una sala para que haga una selección de cinco de sus mejores cintas para que sean exhibidas. En la primera oportunidad le tocó a Dago García, el año pasado le tocó a Gustavo Nieto Roa y este año es el turno de Sergio Cabrera.

En la ultima función en la noche se hará un conservatorio con el público, en donde habrá unas palabras y un reconocimiento y creo que empezó muy bien con una de las mejores películas del cine nacional, ‘La estrategia del Caracol’, una de mis favoritas del cine nacional.

Creo que el trabajo de Sergio muestra lo que él en su esencia es, no se traiciona de sus creencias de sus temas sociales.

- Este año la labor social del festival tendrá su producto en exhibición...

Si, este año mostraremos un corto hecho por esos niños que todas las mañanas recogemos de los municipios de Santander, de las escuelas públicas, y los llevamos en buses a las mejores salas, con palomitas y perro caliente a que vean una película.

Luego de que escogimos a los que sueñan con hacer parte de este mundo, mostraremos su corto, porque luego de las facilidades y de cursos que hicieron de entender que el cine se puede hacer con cualquier cosa, verán su trabajo y esto creo que es lo que nos hace diferentes a cualquier otro festival.

- El país está listo para impulsar su industria y para estos festivales...

Yo creo que sí. El cine está tan bien hecho y hace parte de la vida de las personas, que es agradable. Con esa base, todos los municipios del país, que son más de mil, quisieran tener su festival, porque hasta en los pueblos donde no hay se lleva el cine y es un espectáculo maravilloso, en donde se congregan las personas.

Colombia tiene 150 festivales en los barrios, las localidades, los pueblos, en esos que no se conocen se hacen las cosas muy rusticas, pero eso es muy importante porque todo lo que tenga que ver con el arte y la cultura es pilar para el desarrollo de la sociedad, y es algo que necesitamos para un país culto no violento.

En un país con una problemática como la nuestra, impulsar la cultura es de verdad hacer patria, es dar la posibilidad de espectáculos de libros y de abrir la cabeza para otras cosas más allá de la violencia, ojala hubiera más mundos y festivales y artes.

- ¿Cuál cree que ha sido la evolución del cine colombiano?

Hace unos años la promoción era decir: vayan que es una película colombiana, hoy no se ve eso, tiene una calidad técnica más allá de que les guste o no a los espectadores, porque en toda parte se hace cine bueno, regular, malo, excelente y pésimo.

Es que el camino que hemos recorrido ha sido muy largo, yo tuve que intervenir en alguna de esa películas de hace 50 años, en las que se veía bien y no se oía o viceversa, cosas en las que no hay que pensar el día de hoy, sino que ya están más metidas en las personas.

- ¿Cuáles son esos riesgos que ha tomado el cine nacional, que lo han hecho crecer?

El cine es una industria para ganar dinero, que se hace con las sensibilidades de las personas, algunos sin la idea mercantilista, sino con el entusiasmo de hacer cine arte, porque si gana un premio en un festival importante será un éxito en taquilla y nadie hace esto para perder.

En Colombia la historia ha sido muy larga de los esfuerzos que se han hecho para terminar una película, es tan relativo como que no todas las películas son éxitos o son buenas o gustan, es juntar muchos factores y por eso se ven muchas sagas, porque han encontrado la fórmula y la explotan hasta que se acaba; nosotros hasta ahora estamos formando industria y solo tenemos dos leyes para que florezca el cine.

Tenemos muchos factores, apropiaciones y recursos para hacerlo, también para tomar decisiones

- ¿Por qué el cine nacional se ha quedado atrás?

Esto no es nuevo, llevamos más de 50 años luchando para que haya ley de cine, para que florezca el cine. Cuándo México en los 80 hacia 300 películas, nosotros hacíamos cuatro, porque ningún gobierno entendió la importancia de la industria, que no es solo apoyar a unos, sino saber vender el país en el turismo, en imagen, en darse a conocer, en la idiosincrasia y la gente, eso vale.

Nuestro proceso ha sido al revés y ha salido por esfuerzos individuales, hasta ahora es que se ha entendido cómo hacerlo y cómo alcanzar lo hecho por la televisión, y lo triste es que se está haciendo con una imagen de narcotráfico al mundo, muy bien hecha, pero que no nos representa a todos, aunque es de un tema que conocemos y que tiene muy buenos recursos técnicos.

- ¿Cuál es para usted la mejor y la peor película del cine nacional?

La mejor no la he visto y es ‘La tierra y la sombra’, porque si una película se gana tres premios importantes en el festival más importante del mundo, creo, a pesar de no haberla visto, que esa es la mejor. Y la peor, creo que es una en la que participé hace 30 años, porque era un pretendido western y se llamaba ‘El taciturno’.

COLPRENSA

Comentarios