“Nunca habrá un computador que pueda reemplazar un libro”: Gossaín Gossaín

internet - el nuevo día
El periodista y escritor Juan Gossaín presentó en la Feria Internacional del Libro de Bogotá (Filbo) su más reciente libro ‘Las palabras más bellas y otros relatos sobre el lenguaje’, una recopilación de textos publicados en varias de sus crónicas, en donde se resalta la importancia de nuestra lengua y los diferentes léxicos que sobreviven en el país.

El periodista y escritor Juan Gossaín presenta en la Feria Internacional del Libro de Bogotá (Filbo) su más reciente libro ‘Las palabras más bellas y otros relatos sobre el lenguaje’, una recopilación de textos publicados en varias de sus crónicas, en donde se resalta la importancia de nuestra lengua y los diferentes léxicos que sobreviven en el país.

Las crónicas fueron escritas durante los últimos diez años, muchas de ellas en el periódico El Tiempo, e incluye algunos textos inéditos e intervenciones que ha realizado como académico en los congresos de la Lengua, en donde narra las historias de palabras antiguas y extrañas que han sobrevivido con el pasar del tiempo.

En entrevista con Colprensa, el reconocido periodista y miembro de la Academia de la Lengua, que se ha convertido en un amante y apasionado investigador del idioma, habla de dónde nació la idea de este libro y la importancia de proteger nuestra lengua, entre otros temas.

- ¿Cómo nace la idea de publicar este libro?

Ese libro nace de la forma más curiosa del mundo, son crónicas que yo publico cada 15 días en el diario El Tiempo y entre una y otra, en medio de los temas de actualidad, procuro intercalar una crónica sobre el lenguaje, que es un tema que me apasiona y me cautiva. Y así fueron saliendo 10 y 20 crónicas sobre el tema y no sabía que los señores de la empresa Intermedia Editores estaban coleccionando mis trabajos sobre el lenguaje y de pronto un día me llamaron y me dijeron que habían recopilado todas las crónicas y querían publicarlas. Entonces me dieron una sorpresa y me pidieron unas crónicas inéditas que no hubieran sido publicadas para publicar este libro.

- ¿De dónde nace está afición por el lenguaje?

Esta es una historia muy bella y familiar. Mi padre y mis abuelos eran libaneses de nacimiento y llegaron como emigrantes a Colombia a principio del siglo XX. Ellos no hablaban ni una sola palabra del español y mi padre decía que el problema no eran las palabras, sino que incluso era más grave, porque todo radicaba en el alfabeto.

Él decía que si a Colombia viene un alemán o un inglés, la letra “a “ es la misma que del español, pero el alfabeto árabe no es latino y cuando llegó a este país no sabía si la letra “o” era redonda o cuadrada y le tocó aprender eso sentado con un diccionario todo el día y no consultándolo como nosotros hacemos actualmente, quizás para ver el significado o cómo se escribe una palabra, sino que lo leía como una novela, página por página, hasta leerlo todo. De ahí nació mi amor por el idioma, viéndolo a él esforzándose todo el día y luchando con las palabras.

- ¿Cuáles son las palabras más bellas?

Depende, yo he notado una cosa en los seres humanos y es que cuando me preguntan cuáles son las palabras más bellas de la lengua castellana, puede variar dependiendo de quién responda. Las mujeres suelen inclinarse más por palabras relacionadas con el amor o con los sentimientos y a ellas les encantan palabras como cariño, amor, afecto, entre otros. En cambio, los hombres son más prácticos porque escogen palabras como trabajo, lucha, etc.

- Y las palabras de Juan Gossaín...

Personalmente, han terminado por gustarme, entre muchas otras, dos palabras que me fascinan y que son agua y árbol, porque cuando yo oigo la palabra agua, es tan fresca, sensual y tan de los sentidos que le confieso que cuando la escucho me da sed y siento que me está pasando por la garganta. La razón porque me gusta la palabra árbol es porque desde que yo estaba muy niño he pensado: bendito sea el árbol porque le da sombra a todos, inclusive al leñador, que lo ha de matar, y este es el símbolo de generosidad más grande que hay en la naturaleza.

- Colombia es un país con muchas culturas y léxicos ¿Cuáles son las regiones más representativas para nuestro lenguaje?

En Colombia todas las regiones tienen su léxico propio, algunas tienen más abundancia en el lenguaje como el Caribe, pero nuestro país cuenta con una lexicografía y lenguaje propio maravilloso. Y por eso quiero recomendarles a los colombianos que consulten y lean el diccionario de colombianismos que se está lanzando en la Feria del Libro de Bogotá, porque allí se recopilan todos los léxicos y las palabras que hemos utilizado a lo largo de nuestra historia en las diferentes regiones del país.

- ¿Cuál es la importancia de los colombianismos?

En Colombia a lo largo de los años han habido varios y excelentes diccionarios y lexicones, que es como se llaman, de cada una de las regiones del país. Pero el mejor que yo conozco es el lexicon de Colombianismos del profesor Mario Alario di Filippo, pero hay muchísimos más y el del Instituto Caro y Cuervo tiene una ventaja y es que es actualizado, por lo que su investigación fue más profunda y tiene más recursos tecnológicos. Por eso creo que lo que hizo este instituto es prodigioso, ahora están entregando unas tarjetas en los pueblos, colegios, bibliotecas y en las diferentes calles que traen las palabras colombianas y su respectiva explicación.

- Con este auge tecnológico se podría ver afectado la forma como hablamos y escribimos....

Tenemos que cuidarlo, la tecnología tiene la tendencia a despersonalizar los sentimientos, entre ellos del lenguaje. Es decir que los seres humanos tendemos a comportarnos como la máquina y esto puede afectar el lenguaje.

Por eso, insisto en que los esfuerzos que hacen instituciones como el Caro y Cuervo es un orgullo de Colombia. Este diccionario de colombianismos del que hablamos evita que se despersonalice con la tecnología nuestra manera de hablar y escribir, por eso nunca, por modernos que sean, nunca habrá un computador que pueda reemplazar a un libro.

- ¿Cómo cuidar y hacer uso de nuestra lengua adecuadamente?

Creo que deberíamos empezar con un gran propósito nacional, una unión de todos en defensa de la lengua y de nuestro léxico. Los medios de comunicación, por ejemplo, para hablar en primer lugar de nosotros los periodistas, tenemos que asumir la primera responsabilidad publicando una vez por semana una sección que podría llamarse ‘colombianismos’ o ‘lenguaje colombiano’ y que traiga palabras del Valle del Cauca, de las montañas antioqueñas, del antiplano cundiboyacense, del eje cafetero, del Caribe, el Pacífico y de la selva que nos permita coleccionarlas, ya sean con revistas o periódicos.

Otra forma es que se sumen a ese propósito las academias, colegios, universidades sacando un rato para divulgar, proteger y explicar nuestro lenguaje y esos colombianismos. Pero también las familias tienen que ayudar en esto, porque ellas son la base de una sociedad y deberían disponer de un espacio para explicarle a los niños nuestro léxico y hacer conocer nuestras palabras porque tenemos que defender nuestro idioma y protegerlo, además de nuestro propio lenguaje.

BOGOTÁ, COLPRENSA

Comentarios