Espinal hizo un homenaje a un plato de tradición tolimense

JORGE CUÉLLAR - EL NUEVO DÍA
Con la participación de nueve lechoneros se cumplió con la conmemoración a un alimento que es considerado patrimonio inmaterial del departamento.

En la ‘Ciudad de la tambora’ se rindió un homenaje a la lechona, plato de la gastronomía tolimense que guarda tradición e identidad regional.

Durante este sábado, el parque Mitológico se convirtió en el punto de encuentro de decenas de comensales que se dejaron tentar por una crujiente piel y un delicioso relleno.

La jornada inició con la visita de las 15 candidatas al Reinado Nacional del San Pedro. Ellas lucieron un traje alusivo al folclor de su región y mostraron la alegría de ser parte de esta edición.

Desde la pasarela, se robaron los aplausos, al igual que, los piropos de los asistentes.

Imagen eliminada.

 

Guardianes de una tradición

En esta edición del Día de la Lechona en el Espinal, participaron nueve expositores que tenían como objetivo conquistar el paladar de los visitantes y a la vez recibir el reconocimiento a la Mejor Lechona Tolimense.

Uno de ellos fue Héctor Cruz, de la lechonería ‘Jobita’ quien contó que este es un oficio que demanda tiempo y la habilidad de mezclar ingredientes.

“Es principalmente arveja y su propia carne, y los condimentos a bien de cada cual, la lechona tolimense nunca lleva arroz”, precisó el cocinero.

Agregó, que en su familia son tres generaciones las que se han dedicado a preparar este plato típico y durante los últimos dos años, el plato de ‘Jobita’ se ubicó en los primeros tres lugares del concurso.

De otra parte, Wilmar Iván Rodríguez, representante de la lechonería ‘Luz Marina La Mona’, contó que uno de sus secretos para competir, es la cocción en horno de leña.

“Eso es lo primordial, le da el sabor como sucede con el sancocho, si no es horneado en leña, no es lo mismo”.

Imagen eliminada.

 

Un reto de sabores

Los participantes fueron evaluados por un jurado conformado por Martha Lucía Bajaire Lamus, asesora profesional en Gastronomía Tolimense y los investigadores de la Academia Colombiana de Gastronomía, Carlos Alberto Vives Pacheco y Natalia Vila Carvajal.

Ellos buscaban que se cumpliera perfectamente las tradiciones sin ningún cambio. Para la jurado Bajaire Lamus, el plato ideal es que el 70% sea carne y el 30% entre el guiso y la arveja amarilla.

“Que se conserve en su punto de cocción perfecto, que no desaparezca ni se vuelva una masa, sino que se sienta el grano como tal”.

Añadió que es gratificante ver que los jóvenes aprendan el oficio de sus abuelos, pues es una señal de que la tradición se seguirá manteniendo.

Imagen eliminada.

En cuanto a la presentación, se debe recordar que el plato original va acompañado de arepa ‘orejeperro’ de maíz y el insulso, adicionales que dan mayor identidad y ayuda a equilibrar los sabores.

Natalia Vila Carvajal, vicepresidenta de la Academia Colombiana de Gastronomía, comentó que la idea de la competencia apoyada por la Cámara de Comercio del Sur y Oriente del Tolima, era buscar la lechona que estuviera “más hacia la tradición y a lo que se lleva trabajando durante siete años de preservación de patrimonio cultural e inmaterial”.

Este fue un evento apoyado por la Gobernación del Tolima y la Alcaldía del Espinal.

Imagen eliminada.

XIMENA VILLALBA C.

Comentarios