El Tolima deslumbró con su presentación y obtuvo la corona

HÉLMER PARRA - EL NUEVO DÍA
La representante de la ‘Tierra Firme’ con una magistral interpretación de instrumentos musicales, danza y una perfecta interpretación vocal, convenció al jurado

Con la capacidad única que siempre ha tenido el Festival Folclórico Colombiano a lo largo de su historia, su cuadragésimo séptima versión, una vez más, se convirtió en el evento que unió al país y a América Latina.

Una gran diversidad de cultura, música, danza, teatro y creatividad, volvió a florecer en la jornada de elección y coronación de la reina nacional del folclor y su similar internacional.

El frío en el atardecer del domingo, acompañado por un torrencial aguacero, no opacó la gran fiesta nacional que se vivía en Ibagué, pues a pocas horas, el país tendría su nueva soberana del folclor, digna representación del arraigo cultural de la Nación.

Por fortuna, San Pedro se acordó de que la celebración era para él y, cerró el ‘grifo’. Así cesó la lluvia y se dio inicio en la concha acústica Garzón y Collazos, la última muestra folclórica del Festival.

A ritmos de cumbias, mapalés, puyas, bullerengues, currulaos, abozaos, música andina, san juaneros, bambucos, cañas, rumbas paisas, pasillos, llaneros, entre otras expresiones más, los asistentes emprendieron un periplo por cada una de las regiones del territorio nacional y disfrutaron con su danza.

 

La elección

Sobre las 8 de la noche se dio inicio al evento con la presentación de la banda chilena Los Ángeles Negros, quienes con baladas amenizaron el preámbulo del derroche musical que se avecinaba.

A pesar de la hora de retraso a lo programado, abrió el telón a la cultura. La primera candidata nacional en hacer su aparición fue la señorita Casanare, quien como es tradicional en las representantes de los llanos orientales, interpretó instrumentos musicales como el arpa, las maracas, entre otros.

Aunque el sonido no le ayudó mucho. Luisa Uribe, con un magistral escobillado respondió al espectacular zapateo de su parejo. La sensación que dejó Uribe ante el público era que el nivel iba a ser alto.

Una a una, las candidatas hicieron sus presentaciones, algunas como las de Norte de Santander, Santander y Valle del Cauca, se tornaron como se dice popularmente, planas.

Por el contrario, y como era de esperarse, las soberanas de la costa norte de Colombia pusieron a vibrar al público con danzas acrobáticas, que acompañadas con el retumbar de los tambores, reactivaban los ánimos del público.

Sin embargo, para muchos expertos del tema, las beldades de departamentos como Bolívar, Córdoba, La Guajira y Magdalena, pudieron dar mucho más de sí mismas.

Sobre las 12 de la noche hizo su aparición la candidata de Risaralda, la bruja o hechicera, como se hizo llamar Aura Montero.

La encargada de exponer la cultura arriera, deleitó a los ibaguereños y turistas con una muestra acompañada de un ejercicio lingüístico representativo de los yerbateros, además interpretó instrumentos con una muy buen ejecución y a pasillos y rumba paisa prendió la fiesta, a pesar de la hora.

Ya sobre la una de la mañana llegó el turno de Karoll Vanessa Caballero, reina del Tolima, quien obtuvo la corona luego de representar a la ‘Meca del folclor’ (Natagaima).

Como era de esperarse el acompañamiento del público fue incondicional. Hecho que llevó a que la candidata no desentonara y con una magistral presentación, encantó al jurado.

La señorita Tolima interpretó la tambora, el acordeón, la flauta de llaves, el alegre, instrumentos de cuerdas y cantó. Hecho que le hizo pensar a los espectadores que la corona se quedaba en casa.

 

La coronación

El jurado luego de varios minutos, que fueron aprovechados por la logística del evento para brindarle un espacio de rumba a la gente y sus candidatas, dio su veredicto.

Como tercera princesa quedó la señorita Sucre, María Fernanda Orozco. La segunda princesa fue Bogotá, Ana María Vega. La princesa fue Risaralda, Aura Margarita Montero. Así entonces, la corona se definía entre Casanare y Tolima, ya que esas cinco candidatas habían sido seleccionadas con anterioridad como las finalistas.

Todo un mar de nervios rodeó la concha acústica, pero como era lógico para algunos, Karoll Vanessa Caballero recibió la corona como máxima representante del Folclor Colombiano.

“Este siempre ha sido mi sueño. Siempre el objetivo mío es representar a mi gente, mi folclor y a mi Tolima”, recalcó Karoll una vez fue coronada.

 

La corona internacional

Como es característico del público ibaguereño, las candidatas internacionales fueron acogidas y respaldadas. Argentina, con María Guadalupe Núñez, inició su presentación. La señorita Colombia, Astrid Lorena Mateus, le siguió de una forma muy modesta.

Llegó el turno para México con su candidata, se trataba de Fernanda Lili Ponce, quien a ritmo de mariachis hizo erizar a los espectadores. Por último, la señorita Panamá, Kilmara Carvajal, saltó al escenario y, para muchos, ratificó que era la favorita. Hecho que posteriormente fue confirmado por el jurado.

“Mi propósito ahora es hacer visible mucho más el folclor, no solo el de mi país, sino el de América Latina. Lo que sigue es trabajar fuertemente en compañía escuela cultural. La experiencia en Ibagué me deja una muy buena sensación, ya que la gente aquí es muy cálida y la gastronomía es espectacular”, dijo Carvajal, reina internacional del folclor.

 

Dato

La delegación de Ecuador, a pesar de que tuvo problemas con su candidata, hizo su presentación.

RICARDO CORTES

Comentarios