“La sociedad pierde la fe en las personas de una manera muy fácil”

COLPRENSA - EL NUEVO DÍA
La actriz tolimense Norma Nivia interpreta a la malvada Natalia en ‘Un bandido honrado’, una de las telenovelas más vistas en la actualidad en Colombia.

Hace 20 años en medio de una exitosa carrera en el modelaje, Norma Nivia debutó en la actuación con un pequeño papel en ‘Yo soy Betty la fea’. Ahora, tras un largo recorrido por la televisión, el cine y el teatro, es la villana de ‘Un bandido honrado’, una de las telenovelas más vistas en la actualidad en la televisión colombiana.

La actriz tolimense interpreta a Natalia, una abogada que por años ha defendido a peligrosos bandidos, y quien se obsesiona con el protagonista de la serie, quien ha decidido dejar los negocios ilícitos y llevar una vida recta.

 

En plena comedia

-¿Cómo fue el trabajo con los directores Andrés Marroquín y Mario Ribero?

Yo con Andrés Marroquín y he notado que la gente no lo tiene a él como un director de comedias, siempre lo relacionan con el drama y esas cosas, pero él ha hecho mucha comedia de situación, muy diferente a la que realiza Mario Ribero, como fue el caso de la telenovela ‘Nuevo rico, nuevo pobre’. Es otra forma de dirigir, hacia la realidad, mientras que Mario busca la farsa, en búsqueda del personaje y sus características, aprovechando muchas cosas.

-¿Qué cosas aprovecharon en el caso de su personaje?

En mi caso aprovechó cosas físicas como mi estatura, por lo que nos divertimos mucho con las propuestas que tenía para mi personaje y las escenas. Es la primera vez que trabajé con Mario y pude aprender mucho de este gran director. Cada día fue una lección muy chévere.

-¿Cómo le gusta trabajar a Mario Ribero cada una de sus escenas?

A Mario le gustan los personajes que sean fácilmente identificables en la sociedad en la que se desenvuelven. Que los televidentes puedan ver en la pantalla personajes que se parecen al tío, al primo o al vecino. Son personajes completos pero lejos de los cliché.

-¿Qué tan difícil fue trabajar con dos directores en una producción?

Al principio siempre se tienen las dudas. No por no creer en la capacidad de estos dos grandes directores, sino por el diálogo audiovisual, que si es bien diferente, pero terminó siendo un trabajo en conjunto gracias a la buena temporada de ensayos que tuvimos antes de iniciar las grabaciones, que ayudó a estar más ubicados a la hora de trabajar, con directores muy abiertos a nuestras propuestas.

-¿Cómo es su personaje?

Soy la tortura del personaje, con quien Ortega tiene que solucionarlo todo de una manera muy amable, por las buenas, pero ella no lo entiende así. Natalia vive todo un drama que para el televidente es muy cómico, pero ella siempre aparece muy seria, siempre entre la amargura y el drama.

-¿Por qué es bueno tocar este tipo de temas en la televisión actual?

Es bueno hablar de este tipo de cosas, desde el humor, tras un Acuerdo de Paz. Es real que existe mucha gente que quiere cambiar pero nadie les cree. La sociedad no los acepta. Esta producción no sólo muestra la lucha de alguien que quiere cambiar, también muestra lo que nos pasa a la mayoría de colombianos, donde si alguien la embarra parece que no tiene derecho a cambiar, cuando él estar vivo es siempre una oportunidad para estar mejor, evolucionar y mejorar.

-¿Cómo definiría a su personaje?

Natalia es una buena abogada penalista, que le gusta ganar buen dinero y suele defender bandidos, y en todo ese proceso termina con gusto por Ortega, pero que él no quiere nada con ella, pero ella no está dispuesta a dejarlo ir.

BOGOTÁ, COLPRENSA

Comentarios