Las historias de un periodista y un actor en Mundopalabra

JORGE CUÉLLAR - EL NUEVO DÍA
Julio Escallón y Rodolfo González contaron algunas experiencias de su participación por primera vez en el festival.

Mucha diversión. Eso fue lo que ‘prometieron’ Julio Escallón y Rodolfo González, dos de los invitados al Festival Internacional de la Oralidad Mundopalabra en su función de esta noche junto a Juan Peláez, en el teatro Tolima a partir de las 7.

Y esto, gracias a las historias llenas de tradición y acciones absurdas que traen estos artistas, el primero, un reconocido actor, dramaturgo y comediante, y el segundo, un actor y periodista costarricense que asisten por primera vez al festival.

En entrevista con EL NUEVO DÍA, los comediantes contaron algunas anécdotas que han vivido durante sus jornadas, que se han extendido por algunos corregimientos de Ibagué.

 

Públicos cada vez más “pequeños”

Parte de la magia que se vive en el festival es gracias al público, así lo aseguró Rodolfo González: “No sería lo mismo sin la diversidad que hay en este”.

Pues, durante su visita a una institución educativa en San Juan de la China, los espectadores también fueron gallos y perros que sin premeditarlo se convirtieron en parte del paisaje de varias historias.

Además, la respuesta inocente de los niños a través de carcajadas y tímidas sonrisas que hicieron en Julio Escallón un inolvidable paso por este corregimiento.

 

Narraciones que se encuentran

Una de las características más apreciadas de Mundopalabra es el encuentro de historias provenientes de diversas latitudes.

Y esta edición no ha sido la excepción. Es así como la tradición oral que trae González al país ha sido bien recibida, debido a las similitudes que por prácticas o costumbres en Colombia también hacen parte de la memoria colectiva.

Además, la audacia del colombiano ante cualquier circunstancia que detalla Julio Escallón, que, seguramente tendrá otra perspectiva y lo argumentará en las tablas el comediante bogotano Juan Peláez, quien compartirá escenario con ellos.

“Si hay algo que me ha sorprendido es la afinidad tremenda que existe entre Colombia y Costa Rica, así ustedes, e incluso Julio Escallón no lo crean. Por ejemplo hay varias palabras que no debo cambiar ni traducir porque aquí son algo muy similar (...) aquí viene un costarricense y se siente como en casa, pero más grande”, acotó González.

Mientras tanto, Escallón desde su puntual concepto dramaturgo, aseguró que ante lo absurda que resulta ser Colombia hoy, la respuesta es verde.

El festival de la oralidad más grande del mundo continúa desarrollando su programación, que trae consigo a cuenteros, arte circense y mil historias más.

ALEJANDRA CAVIEDES

Comentarios