El Museo del Río Magdalena en Honda se prepara para zarpar

SUMINISTRADA – EL NUEVO DÍA
La ‘Bitácora de un sueño que empieza a navegar’ desde este municipio del norte por las aguas del río grande, dará a conocer sus detalles hoy.

Río arriba y río abajo llevando y compartiendo historias y saberes. Este es el objetivo que tiene el Museo del Río Magdalena para los próximos meses, en el que a través de las aguas del afluente transiten de manera itinerante contenidos pedagógicos en beneficio de las comunidades ribereñas.

¿Cómo está imaginado? Ese será uno de los resultados que se espera conocer en la socialización que se cumplirá hoy a partir de las 5:30 de la tarde en las instalaciones del museo, y que contará con la participación de habitantes tanto del municipio, así como de personajes destacados de la comunidad pesquera.

La presentación del contenido se enfocará en la primera de las cuatro etapas que están proyectadas, llamada Astilleros, y que es apoyada por el Ministerio de Cultura a través del Programa Nacional de Concertación Cultural. En este se expondrá el guión y diseño museográfico, del que se espera ampliar con las contribuciones de los asistentes.

 

Una tarea pedagógica por nuevos escenarios

Según sus organizadores, hace poco más de cuatro años con el cambio curatorial del Museo en su apuesta por expandir el contenido de la Navegación y Rostros de un Río Mundo (nombre del guión actual del Museo), ha llevado este espacio a visitar nuevos escenarios con el propósito de renovar la tarea pedagógica.

Y en ese sentido, contar las historias del río a las poblaciones más cercanas, dinamiza las actividades en proyectos como Sabiendas y Subiendas - Oralidad en el Río Magdalena.

Una agenda, en la que se han involucrado los diferentes personajes del río en la construcción misma de las piezas y la historia que narran sus aguas.

 

Sobre el proyecto

Además, la organización manifestó que en algunos de los territorios en Honda, así como Puerto Bogotá y Ambalema, se han recogido y reproducido historias en la voz propia de los actores del río, tales como alfareras, pescadores, cocineras y navegantes a través de ejercicios de pedagogía expandida, acompañados de prácticas artísticas con una fuerte presencia de la mesa curatorial que nació de estos encuentros de saberes.

Esto ha permitido sentar a varios personajes a pensar en un museo itinerante. De manera que ha sido un trabajo co-curatorial con la gente del río, que hoy se plantea diversas posiciones a partir del contenido de este nuevo guión, frente a las principales situaciones como el medio ambiente, sus rostros, la navegación, la historia, la tradición oral y sus oficios.

Ahora, el proyecto es aún más ambicioso, porque pretende navegar por el cauce más largo de Colombia, visitando las poblaciones ribereñas del Magdalena, viajando, recopilando y compartiendo con emoción una apuesta museográfica de creación, conocimiento, memoria y alegría que apenas comienza a zarpar.

REDACCIÓN CULTURAL

Comentarios