“Terminator es un reflejo de lo que está ocurriendo en el mundo”

COLPRENSA - EL NUEVO DÍA
Entrevista con la actriz colombiana Natalia Reyes, una de las protagonistas de ‘Terminator: Destino Oculto’, que tendrá su estreno este 31 de octubre

Ya venía en un largo proceso de pruebas a distancia, en video, desde su casa cerca a Cartagena. Natalia Reyes se había trasladado a la ciudad de Los Ángeles (Estados Unidos), donde continuaría con el casting, sabiendo para qué proyecto era, pero sin tener idea de la importancia del papel que estaba disputando.

Natalia, una bogotana que por cosas del azar llegó al grupo artístico infantil de Claraluna por casi siete años, lo cual le dio las herramientas necesarias para desarrollar una carrera artística que se encuentra en pleno ascenso, para luego participar en el reality Popstar y distintos papeles que la llevaron a protagonizar la serie ‘Lady Tavares: la vendedora de rosas’.

No entiende bien cómo terminó haciendo parte de Terminator. “Viviendo en Nueva York, después de dos años de estudio, me dijeron de un casting para una película de Martin Scorsese, y al llegar era una competencia inmensa para ‘El lobo de Walt Street’ y además, ‘Noé’ y la única indicación era salir corriendo en tacones. Luego de esa experiencia, me llegó una convocatoria para hacer un casting por video, que lo hice en Tierra Bomba, con 12 perros que no paraban de ladrar y música de fondo y en inglés. A la semana me llamaron y me dijeron que les gustó”, recordó Natalia.

Empezó el largo proceso de selección y el siguiente paso lo hizo por Skype. Se sintió tan mal que al final le dijo al director, “yo no soy tan mala actriz como lo que acabo de hacer”. Sin embargo, continuó el largo proceso hasta llegar a las seis finalistas y viajó a la ciudad de Los Ángeles.

Al llegar a los estudios, “me recibió una mujer mayor, muy querida y guapa que me indicó todo lo del maquillaje y el vestuario, y salió el director y me dio la bienvenida y le dijo que bueno que ya conoces a Linda Hamilton que es la protagonista de la serie y me pusieron hacer el casting con ella. Fue ahí que me di cuenta que el personaje que estaban buscando era muy importante, porque hasta ese momento pensé que estaban en búsqueda de la empleada latina número seis de los protagonistas, porque así suelen ser algunos estereotipos que maneja Hollywood”.

Un logro resultado de una vida de trabajo y estudio en las artes escénicas. De sus primeros recuerdos en la actuación fue en casa, con su familia realizando pequeñas obras, “siempre estuvo en mí, pero fue a las 9 años era muy hiperactiva, y me metía a todo, hasta que llegó la oportunidad de unas clases de inglés, que siempre me han gustado los idiomas, pero resulta que no era para inglés, sino un grupo de teatro musical que estaba haciendo audiciones, y como ya estaba en el lugar, decidí presentarme y así entré a Claraluna hasta los 16 años haciendo teatro musical”.

Ahí descubrió su pasión por la actuación, “yo quiero esto”, lo cual se fue formalizando con el paso de los años. “A mis padres les parecía chévere todo esto como pasatiempo de fin de semana, pero al terminar el colegio me preguntaban, qué iba a estudiar. Había miedo al pensar que de esto no se vive o que no era serio, y además, no había muchas opciones para ser actor profesional en Colombia. Yo era como un carro viejo, me la pasaba de taller en taller de actuación”.

Casi diez años después, ya se encuentran varias opciones de estudio profesional de arte dramático. De ahí, que se decidiera por la carrera de Comunicación y Producción Audiovisual.

Su primera experiencia ante las cámaras fue en el 2002 en el reality Popstar: “No sabía ni qué significaba la palabra reality, pero estando en Claraluna me dijeron que me presentara y fui a hacer la fila de dos mil personas, y terminé dentro de las 30 seleccionadas, que me permitió conocer ese mundo audiovisual. Fue la gran pantalla en la cual entré a la televisión”.

Pasó por el Club 10 presentando, así como en series como ‘A mano limpia’. “Resulté en una cosa que nunca me pagaron de unos unitarios de la iglesia evangélica donde hice de una niña que era poseída por el demonio, pero también pasé por ‘Las profesionales’, ‘Pandillas, guerra y paz’”.

En el 2015 llegó su gran primera oportunidad con la serie ‘Lady Tavares’. “Fue una oportunidad maravillosa que me permitió conocer más de su mundo, pero que además, me permitió darme a conocer en muchas partes del mundo, porque se ha visto en muchos países. Marcó un antes y un después en mi carrera”.

El wayuunaiki, lengua de la comunidad indígena Wayuú, fue el mayor reto que debió afrontar a la hora de aceptar su papel en la película de Cristina Gallego y Ciro Guerra, ‘Pájaros de verano’, y al parecer lo logró, pues la comunidad indígena le decía, que de quienes no son Wayuú en la película, fue la mejor que lo habló.

“Es un gran salto en cuanto a una super producción. ‘Pájaros de verano’ fue una superproducción colombiana de un equipo de trabajo de cien personas. En ‘Terminator’ éramos 600. Es una máquina que se mueve de manera impresionante con proporciones diferentes, con un nivel de especialización increíble, porque hay un especialista para todo, mientras aquí somos muy recursivos y vamos haciendo varias cosas al tiempo”, finalizó la actriz.

 

En las grandes ligas

- ¿Cómo fue trabajar en una película de acción de esta magnitud?

Fue mi primer encuentro con el género de la acción y con una película tan grande, porque mi recorrido en el cine había sido por el lado del cine independiente, con otro tipo de historias y géneros, por lo que era llegar a la meca del cine comercial, participar en una película grande dentro de las grandes películas de Hollywood.

Fue un reto gigante porque el lenguaje de la acción dentro del cine es muy distinto, por lo que se necesitó de mucho entrenamiento, leer muchas veces el guión para poder entender ese universo y toda su estética, fue parte del trabajo de esta película, lo cual me encantó, hacía parte del reto y las ganas de demostrarme como actriz que podía manejar este nuevo lenguaje para mí: la acción.

- Una película con fuerte participación de talento latino...

Más que una posición política, James Cameron siempre se ha caracterizado por ser incluyente, pero en especial muy visionario, por estar siempre adelante, y esta película refleja la realidad de un mundo que está cambiando, partiendo del mismo Hollywood, donde cada vez los latinos son más y logran mejores personajes.

Queremos ver más representación latina pero también mejor representación latina y alejarnos de los estereotipos y los clichés. Terminator es un reflejo de lo que está ocurriendo en el mundo, también de cómo las mujeres llegamos a papeles que antes eran sólo para los hombres.

- ¿Difícil actuar en inglés?

Fue difícil, aunque no sé si fue más difícil que aprender wayuunaiki como lo hice para ‘Pájaros de Verano’, que fue un reto gigante, pero hacer una película completamente en inglés, que no es mi idioma materno, era parte del gran reto que debí asumir, que generaba una presión diaria y mucho estudio, preparando cada escena paso a paso, palabra por palabra sin perder la frescura, y más cuando tienes a 600 personas detrás de cámaras haciendo su trabajo y esperando que tu lo hagas bien para que no se retrasen los tiempos.

Requiere de mucha concentración y mucho estudio, pero creo que llevaba mucho tiempo preparándome para un reto de esta magnitud, con dos años en Nueva York. Además, los idiomas siempre me han encantado, he tenido esa facilidad con los idiomas y me gustan, lo sufrí pero lo disfruté también.

- ¿Cómo fue el encuentro con Linda Hamilton, la legendaria protagonista de esta saga?

Tenía la referencia de la película ‘Terminator 2: El juicio final’, ella súper fuerte haciendo ejercicio y me quedé con esa imagen. Llegué a las pruebas a Los Ángeles (Estados Unidos), donde me recibió una señora súper preciosa, muy querida, atendiéndome muy bien, hasta que llega el director, Tim Miller, se presenta y me dice, “ya conociste a Linda Hamilton, nuestra protagonista”, no había entendido que esa mujer que me había atendido tan bien, tan hermosa, era ella y quedé en shock.

- ¿Ya sabía qué papel haría en la película?

Ese fue el otro punto. Sin recuperarme el shock, nos pasaron a otra sala para que hiciéramos juntas una escena. Fue en ese momento que entendí que el personaje que yo podría hacer en la película, era realmente importante, pero no imaginé que sería protagónico.

En un teatrico hicimos la escena, terminamos, tomó mis manos, nos abrazamos y sentí que esto fue a primera vista. Siento que me ayudó demasiado en la escena porque es una mujer absolutamente talentosa. Terminamos llorando ella, yo, el director, la directora de casting, fue un llanto colectivo, y lo último que dijo fue: “Yo no sé para ustedes, pero para mí, es ella”.

BOGOTÁ, COLPRENSA

Comentarios