Honda, un nuevo escenario para la producción cinematográfica

Crédito: SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
Por su similitud con las ciudades del caribe, Honda se ha convertido en uno de los escenarios elegidos para la producción de filmaciones, lo que significa una oportunidad económica para los locales.
PUBLICIDAD

“Honda es una ciudad que tiene magia”, dice Guillermo Serna tras recordar la época de su vida dedicada a las producciones audiovisuales. Luego de la grabación de películas y novelas en Honda como “Tiempo de morir” (1985) o “Garzas al amanecer” (1989), Guillermo, al igual que otros hondanos, encontró en estas producciones una nueva fuente de empleo. 
“Cuando me radique en la ciudad, yo me encargaba de conseguir casas, fincas, autos, lo necesario para la producción en la que participara. También enseñé a montar caballo a los actores que lo requerían”.  

Empleo emergente 
La llegada de la industria de rodaje ha propiciado el fortalecimiento de otros mercados en la ciudad. La hotelería alberga el personal que trabaja en los rodajes. Los turistas, por la curiosidad de ver el lugar en donde se hicieron sus filmaciones favoritas, visitan la ciudad. Los restaurantes aumentan sus ventas por la llegada de visitantes y tanto los propietarios de casas icónicas como el mismo municipio se ven beneficiados económicamente por el alquiler de locaciones.
Según el decreto 1080 de 2015, en una coproducción audiovisual grabada en el país junto a productoras extranjeras, parte de su personal debe ser de nacionalidad colombiana, de acuerdo con los niveles de inversión. Para cintas de ficción, de 10 cargos artísticos, por lo menos cuatro deben ser para colombianos si la inversión nacional es superior del 61%. Esto ha hecho que se incluyan extras, modistas, técnicos y artistas locales dentro de las filmaciones hechas en Honda. 
Ricardo Cerquera, al igual que Guillermo, encontró su lugar en este campo. “Inicié como extra en ‘El zorro, la espada y la rosa’, dos años después ya era coordinador de extras en la novela La Pola, muchas de sus escenas también fueron rodadas en Honda”. Ricardo hoy en día trabaja como productor de casting, talento y medios. Dentro de sus clientes está la agrupación musical Los Petit Fellas.  

Honda, una ciudad suspendida en la época colonial 
Honda hace parte de los 17 pueblos patrimoniales de Colombia por su arquitectura e historia. Su parecido con la costa no es coincidencia. El río Magdalena conectó a Honda con el comercio de las ciudades del caribe colombiano hasta mediados del siglo XX,  tiempo en el que llegaron las últimas embarcaciones a la ciudad según Alejandra Prieto, directora de cultura y turismo del municipio.
“La ciudad contaba con dos puertos: Caracolí y Arranca Plumas. Allí se descargaba la mercancía que iría al interior del país y, así mismo, se enviaban los productos del eje cafetero que irían a Europa. Muchos de los comerciantes que enviaban o traían mercancías tenían oficinas y bodegas tanto en las ciudades caribeñas como en Honda, de ahí la similitud con la costa”, asegura Alejandra. 

¿Por qué los directores eligen Honda?
Existen varios factores que han motivado la realización de filmaciones en la ciudad de los puentes. A una productora le resulta más económico simular un escenario costero en Honda que hacer una grabación en ciudades como Cartagena. También su cercanía a Bogotá (de 2 a 3 horas de viaje por tierra) hace que se disminuyan los costos de transporte en comparación con otros lugares. 
La Ley 1556 de 2012 hace que los directores extranjeros elijan Colombia para la grabación de sus películas por beneficios tales como recibir una contraprestación equivalente al 40% del valor de los gastos efectuados, el ingreso al país de todo el personal del rodaje sin necesidad de visas de trabajo y la contraprestación del 20% del valor de los gastos en transporte, alimentación y hotelería. También la Ley de Cine permite una deducción de renta del 125% del valor invertido o donado a los aportantes en proyectos cinematográficos colombianos. Como resultado de estos beneficios, entre 2013 y 2017 se rodaron 27 películas extranjeras en el país según el Ministerio de Cultura. 
El encanto de Honda está en sus historias. El estilo de vida de los locales ha sido la inspiración de Francisco Schmitt para la película “La Whiskería”. Él es director de cine oriundo del municipio: “A mí siempre me dio el interés de conocer cuáles eran las dinámicas del lugar. Estaba buscando contar una historia del Magdalena, pero, por compartir un guarapo con los pescadores, encontré este lugar en donde confluyen todas la historias de los que trabajan a la orilla del río”.

Producciones grabadas en Honda
Dentro de las filmaciones realizadas en Honda están: El Divino, Tiempo de morir, Bolívar, Garzas al amanecer, Sombra de tu sombra, Lolita, ¿A donde vas soledad?, Soplo de vida, Sin tetas no hay paraíso, Los Morales, Niña errante, La Pola y la última película de Lisandro Duque El soborno del cielo. 
A Honda también ha llegado al mercado internacional con la producción para Netflix Siempre Bruja y las películas norteamericanas The Jungle y Out of the dark. 

Regulación de la filmación a nivel municipal

“Las producciones con anterioridad envían oficios de solicitud de permisos para filmaciones como el cierre temporales de vías o el uso de calles”, asegura Alejandra Prieto. “En años anteriores, se manejaba una contraprestación de bienes y servicios con el municipio. Las empresas que venían a grabar hacían donaciones de equipos a las instituciones educativas”. 
La Dirección de Cultura y Turismo sigue trabajando al respecto. “Estamos pensando en hacer regulaciones, pero no hemos tenido tiempo de sentarnos a analizar cómo desarrollar este proceso. Aún así, la idea es asesorarnos para poder ejecutar las políticas en el municipio, de esta manera, cualquier beneficio que se reciba por medios de las producciones o por sus respectivos impuestos se verá reflejado en la comunidad hondana”, concluye Alejandra. 

EL NUEVO DÍA

Comentarios