Artistas de Ibagué participaron de los intercambios artísticos del Banco de la República

Jonnathan Cataño quiso recordar la importancia de respirar tranquilos, en la interpretación del instructivo que le tocó.
Crédito: Suministrada - EL NUEVO DÍAJonnathan Cataño quiso recordar la importancia de respirar tranquilos, en la interpretación del instructivo que le tocó.
‘Intercambios artísticos en época de pandemia: Interior / Exterior’ se denomina esta intervención artística que surgió del proyecto Imagen Regional (R9), que se hace cada año, pero que para esta ocasión fue renovado a causa del Covid – 19.
PUBLICIDAD

“El Banco propuso con los artistas seleccionados este programa que parte de la situación que se está viviendo. Es un apoyo en el que cada uno tenía que hacer una intervención artística en la fachada del lugar donde se vive, ya sea una ventana, una puerta o el balcón, y la idea es crear un instructivo de cómo es esa intervención y después en un ‘Cambalache artístico’ diferentes participantes por azar nos hacemos una especie de correspondencia”, afirmó Juan Carlos Jiménez, uno de los integrantes del proyecto.

Jiménez destacó que después de esta primera participación, se hace una segunda basada en el instructivo intercambiado con el artista que le correspondió de otra parte del país. “En mi caso fue un artista de Cartagena, con él hacemos el intercambio. Él va a hacer una intervención en su fachada a través de lo que escribí y por correspondencia yo haría una intervención de lo que él escribió en mi fachada”.

De esta manera, 10 artistas de Ibagué están participando de este ‘cambalache artístico’ que va en su segunda fase. 

Participantes

Jiménez, quien es Maestro en Arte y está radicado en Ibagué desde hace dos años, proveniente de Pasto, se refirió a su propuesta, “la intervención que hice fue sobre la ventana, y eran unas siluetas como recreación de unos escenarios, partió del teatro de sombra chino. Las ventanas terminaban siendo el escenario de un teatro y coloqué diferentes imágenes”, comentó.

El artista desmontó ayer su obra para empezar a trabajar en el instructivo que le correspondió.

Otro de los artistas participantes es Jonnathan Cataño quien quiso basar su obra en la poesía concreta, “la que yo realicé juega con las palabras y las frases, están colocadas de otra manera diferente a la que regularmente escribimos un texto, se desubican las palabras; por lo que más bien jugué con la estructura misma de la casa”, comentó.

Jonnathan decidió mover la poesía crítica a la infraestructura de su hogar, desubicando los objetos que lo caracterizan. Y a él le correspondió un artista de Florencia que solicitó retratos de personas conocidas para que expresaran cómo se sentían sin el tapabocas, por lo que el ibaguereño decidió crear una ‘estación para respirar’.

“Instalé un cajón con pasto real y sobre este una mesa y silla de madera para que las personas se sentarán allí. En la mesa habían dos frascos, uno con alcohol y otro con una esencia, que le llamo esencia para respirar que es a base de menta (…) lo que hace es que sentimos un fresco en nuestro cuerpo que sube hasta nuestro pulmones al respirarla y era para recordarle a las personas lo importante que es la respiración”, agregó.

Los sentidos

Mientras tanto, Paula Milena Sánchez, participó con su intervención ‘Reflejo público’ que buscaba darles un espacio de interacción a las personas a través de diferentes estaciones como ver, escuchar, hablar, y actuar.

“La idea era que la gente pudiera interactuar con su propia sombra e imagen, verse a sí mismo”, refirió la artista, quien también elaboró un letrero en el que plasmó la frase ‘Conciencia política’, “todo esto se trataba de pensarse colectivamente, de cómo podemos mirarnos a nosotros mismos y mirar al otro, la realidad del otro y reconocerla”.

A Paula le correspondió elaborar el instructivo de un artista de Montería, que recolectó unas prendas con las que desarrolló un año viejo, “lo hizo simbólicamente con la idea de que las personas pudieran despedirse del 2020 anticipadamente y darle la bienvenida a un 2021 más próspero”, refirió.

Por lo que para hacer caso a esta idea hizo una convocatoria en la que invitó a las personas a despojarse de una prenda para donarla, “la idea era que simbólicamente impregnara esa prenda con cosas que no querían en su vida: tristeza, soledad, desolación, y todas esas emociones y sentimientos que queremos sacar”.

Cabe resaltar, que las prendas están instaladas en la fachada de una casa en el barrio Belén, han sido llevadas por personas que las necesitaban e iban pasando por el lugar.

Finalmente, Jonathan Saavedra, otro participante de este proyecto, no quiso ponerle un nombre a su participación que se caracterizó por tener un poema, “quise aprovechar para seguir con un proceso que tengo desde hace varios años que se llama ‘El pájaro, la pluma y el viento’, que tiene que ver con la recolección de plumas que llevé desde el 2017 hasta el año pasado. La pieza que hice es una escultura efímera que habla de esas ganas de irme de mi casa sin poder, así que tejí fique en mi ventana y el viento se llevó las plumas, y se trata de eso de la imposibilidad del movimiento”, afirmó

A Jonathan le correspondió seguir el instructivo de Raúl Ballesteros, un artista de Cartagena que habló de los espacios privados que se han convertido en el lugar de socialización en tiempos de pandemia. “Lo que hice fue sacar lo íntimo a lo público, así que saqué mi habitación al andén de mi casa por cinco horas, en las que estaba sobre mi cama haciendo mis cosas cotidianas”, contó

De esta manera, cinco artistas más participaron de este proyecto que busca seguir visibilizando el arte y hacerlo llegar a todos los sectores de la sociedad.

Diversidad

Diferentes temáticas fueron las que se abordaron en este proyecto, en el que convergen los pensamientos de muchos artistas, que aunque estemos confinados siguen creando.

Uno de estos casos es Carlos Zúñiga, quien decidió basar propuesta en la pintura de la fachada de la casa de su abuela ubicada en el Ricaurte. El artista quiso resaltar la definición de hogar en esta obra pictórica.

“Quise hacer de la fachada el hogar de la comunidad (…) porque la casa es una estructura vacía y el hogar es el lugar al que tú perteneces, al que quieres volver y en el que te sientes seguro”, comentó.

La instrucción que le llegó a Carlos se enfatizaba en el autoretrato por lo que decidió hacer una proyección, “lo que voy a hacer para completar la segunda fase es proyectar un niño que está interactuando con todo ese paisaje que está construido en la fachada de la casa”, contó.

2

Carlos Zuñiga recalcó la diferencia entre casa y hogar en su obra pictórica.

3

 

 

 

 

 

 

 

Juan Carlos Jiménez basó su obra en el Teatro de Sombra Chino.

r

 

 

Jonathan Saavedra sacó lo íntimo a lo público en el instructivo que le correspondía, llevando a cabo sus actividades cotidianas en el exterior de su casa.3

 

Paula Sánchez activó los sentidos de los transeúntes en su intervención.

EL NUEVO DÍA

Comentarios