El sur es arte

Crédito: Suministrada - EL NUEVO DÍA
Con más de 50 procesos artísticos, culturales y deportivos, La Mesa Cultural del Sur se ha posicionado como una de las organizaciones culturales más grandes de la ciudad, la cual ha permitido transformar y visibilizar un panorama diferente de la realidad que se vive en el sur de Ibagué.
PUBLICIDAD

Separado de la ciudad por el río Combeima, se encuentra ubicado el sur de Ibagué. Un lugar que ha sido catalogado como sitio de delincuencia, conflicto y peligro para muchas personas de la ciudad. No obstante, en los últimos años, su gente ha forjado otra realidad que ahora los representa.

A partir del 2016, un grupo de jóvenes, líderes barriales y artistas del sur de Ibagué decidieron crear la Mesa Cultural del Sur, un espacio de encuentro para dinamizar y ayudar a consolidar espacios, programas y planes que impulsen el desarrollo del arte en las comunas 11, 12 y 13 de la ciudad de Ibagué.

Su objetivo principal, es desarrollar actividades que lleguen a la gente y en la que puedan compenetrar para hacer una simbiosis entre la comunidad y el arte. Además, construir un entorno social diferente, en el que los prejuicios impartidos por la sociedad se destruyen a través del talento, habilidades y actitudes que tienen en el ámbito cultural, artístico y social.

¿Cómo nace la idea?

Mauricio Rodríguez, uno de los líderes más importantes de la Mesa Cultural del sur cuenta que “después de invitar a los colectivos y pensar bien la idea, empezamos a trabajar procesos en reuniones y se decide abrir un espacio más allá de reunirnos que tuviera una incidencia más fuerte en el territorio, y de ahí se empieza  a crear mesas de trabajo, nos reuníamos cada 20 días y nace el nombre y la necesidad de hacer cosas por nosotros y la gente del sur”.

En la mayoría de barrios del sur se estaban generando propuestas nuevas dentro del arte, en la música, la danza, el teatro que fueron formando colectivos y procesos para ayudar al territorio.

“Las motivaciones para ser parte de la Mesa, pues realmente fue que existían o existen muchas personas que tienen procesos artísticos de diferentes disciplinas en el sur, entonces pues qué bueno que cada uno de nosotros se uniera para poder aportar algo a la transformación de todos los actores sociales del territorio”, así lo cuenta Josep Urrego, uno de los maestros y líderes de la MCS.

La MCS ha fomentado la importancia del trabajo en el arte en las comunidades, estos procesos  han aportado al desarrollo cultural de la ciudad y tenido un peso sobre todo de referenciación territorial.

¿Cuál es su objetivo?

A través del arte se busca transformar esa “satanización” en la que vive el sur. A pesar de los inconvenientes tanto económicos como sociales, han logrado la recuperación de espacios en estado de abandono que en la actualidad son sitios dedicados a la formación artística y cultural.

Uno de ellos es la ‘Casa Cultural del Sur’, una casa ubicada en el barrio Kennedy y en la que antiguamente existía una unidad de salud. “No ha sido fácil, nos insultaban, nos tildaban, la comunidad empezó a decirnos drogadictos y lo que hacemos es una propuesta educativa, entonces cada quien en su área crea un currículo para poderse desempeñar y acreditar esa casa para lo que realmente era”, señaló Josep Urrego.

Luego de eso, empieza a llegar un público no solamente del sector del sur, sino de demás sectores de la ciudad y a partir de ahí se crea una agenda cultural en la que hay actividades cada mes y en donde se  muestran los resultados junto a los estudiantes.

Otro espacio recuperado fue un comedor comunitario que también estaba abandonado y a merced de las personas en situación de calle.

 “Quisimos que fuera un espacio exclusivamente para danza y teatro, donde también se ha podido construir un teatro al aire libre con unas graderías que queremos ampliar, y queremos que nos ayuden a mantenerlo más seguro; porque normalmente se meten ahí los indigentes”, cuenta  Josep Urrego.

En la actualidad, en el auditorio del cuerpo existe una galería de arte alrededor del espacio, realizada por el maestro Josep, con una técnica muy importante que es recuperar las historias que se han producido en el mismo sur, ya sea en la casa cultural o en el entorno.

Dentro de las 18 pinturas que están expuestas en el auditorio del cuerpo, están grandes maestros que han ayudado a la transformación del territorio y en la que se genera una lectura interesante para ser analizada.

Esa es una forma de transformar el sur, no solamente con los espacios, sino con la participación de la gente y con la participación de la agenda de la MCS que se espera seguir manteniendo activa cada mes.

La mayoría de colectivos están relacionados directamente con temas artísticos, la Mesa Cultural del Sur, también ha fomentado el espacio para otros procesos de desarrollo económico, como las barberías y emprendimientos de pequeños negocios, entre otros.

En la actualidad

Hasta la fecha, la Mesa Cultural del Sur mueve más de 50 procesos, dentro de estos, la danza, la música, el teatro, el grafiti, el freestyle, el stunt como deporte extremo y otros tantos, que permiten que los niños y jóvenes especialmente cuenten con un lugar para invertir su tiempo libre y a la vez aprender.

“Los problemas sociales que se presentan en el barrio no deben ser vistos como impedimentos para seguir creciendo como comunidad, considero que los procesos de intervención de la MCS han aportado al desarrollo del sector. Han hecho un muy bien trabajo”, asevera Milena Rodríguez, residente del barrio Kennedy.

A pesar de la llegada de la pandemia Covid-19, los maestros y líderes de la MSC no han descansado y desde el inicio de este mes están volviendo a realizar talleres virtuales que se adapten a esta nueva normalidad que actualmente vive el mundo.

Es así como el sur sigue con las ganas de transformar cívico, humana y culturalmente su territorio.

Lina Puentes

Comentarios