“La pandemia definitivamente nos enseñó muchísimas cosas”

Crédito: COLPRENSA - EL NUEVO DÍABuitrago, ministro de Cultura.
El pasado 24 de diciembre el presidente de la República, Iván Duque, anunció un nuevo cambio en su gabinete de ministros. Ahora, Felipe Buitrago reemplazará a Carmen Vázquez, quien dejará el Ministerio de Cultura y se convertirá en la nueva embajadora de Colombia en Uruguay.
PUBLICIDAD

Son 18 años de experiencia en el sector de cultura con los que cuenta Felipe Buitrago, quien por ahora es Ministro de Cultura designado. Desde septiembre de 2019 a la fecha, fungió como viceministro de Creatividad y Economía Naranja del Ministerio de Cultura, por lo que conoce bien la cartera.

Además, fue consultor de la División de Asuntos Culturales y Creatividad del BID, director Observatorio Iberoamericano de Derecho de Autor y desarrollador de Economías Creativas del Consejo Británico.

El Ministro de Cultura designado habló con Colprensa sobre lo que ha sido el 2020 para la cultura y los retos que deberá afrontar la cartera durante el nuevo año.

 

Cultura en tiempos de pandemia

¿Cuál es su balance siendo Viceministro?

Pudimos concretar tres agendas muy importantes. La primera, que es la más conocida por todos que es la implementación de la Ley Naranja y lo relativo al Plan de Desarrollo en esa materia. Otro de los puntos fueron los grandes pasos para poder unificar el trabajo que hacíamos en comunicaciones y audiovisual para poder contar con una dirección enfocada en las necesidades del Siglo XXI y la convergencia que implica el trabajo en el audiovisual.

Y el tercer punto fue pensar en grande, dejar esas aproximaciones sectorizadas, pequeñas, para empezar a pensar en procesos de formación y desarrollo de largo aliento para el sector de las artes.

 

-Todo esto en un año de pandemia, ¿cómo fue todo ese trabajo en medio de esta emergencia global?

La pandemia definitivamente nos enseñó muchísimas cosas. De entrada nos obligó a replantearnos en muchos temas, como es el caso de lo tecnológico, las convergencias no eran un asunto opcional, era toda una realidad en la que teníamos que ponernos al día.

También nos enseñó que teníamos profundas divisiones  en cuanto al manejo de bases de datos, de listas de contactos, que no son funcionales para una reacción rápida y oportuna dentro del marco de una pandemia.

Por todo esto, la Ministra fue muy clara en la necesidad de crear un registro único que hoy se llama ‘Soy Cultura’ y que además quedó contemplado en la Ley de ReActivarte.

Lo tercero que nos enseñó, es que lo más importante en todo lo que tiene que ver con cultura, son las personas y su vulnerabilidad, que es necesario trabajar en equipo.

Al entender estos tres temas, nos permitió enfrentar la pandemia con programas de mitigación que implicaron esfuerzos sin precedentes, pero que a la vez, nos ha permitido reinventarnos y reorientarnos hacia el futuro.

 

-¿Las convergencias son difíciles en un país de regiones como Colombia?

Si y no. Las convergencias son tecnológicas y son las que permiten realzar la diversidad cultural y profundizar en las vocaciones locales. Eso es de lo más lindo que nos ha dejado como enseñanza la pandemia, que cuando nos enfocamos en el ser humano nos enfocamos en esos elementos diferenciadores y nos permite apreciarlos con mucha más atención con la resignificación de lo local, siendo un tema que se trabajó con mucha profundidad con la Ministra de Cultura y precisamente poder contar hoy con sistemas de información que nos permite encontrarnos con lo local y poder entender los procesos ha sido de los temas más satisfactorios en medio de esta emergencia.

 

Desarrollo de la Economía Naranja

 

-¿Qué tanto, en las regiones del país, se entiende bien lo que se ha denominado como Economía Naranja?

Yo creo que se entiende bastante bien. Sin que tengamos los análisis precisos de los planes de desarrollo de gobiernos locales anteriores, probablemente el concepto de economía creativa estaría presente, tal vez, solamente en algunas ciudades.

En los Planes de Desarrollo de las nuevas administraciones, más de 550 municipios, estamos hablando de más de la mitad de los municipios del país, tienen ahora metas estructuradas alrededor de la economía naranja, lo que nos demuestra que los municipios han entendido la importancia por una apuesta por la transformación de nuestro desarrollo pasando de un modelo de extracción a un modelo de ideas, y que en ese modelo de ideas es central el rol de la cultura.

 

-¿Y los compromisos ReActivarte?

En el último trimestre de este año activamos diez compromisos ReActivarte, que son diez agendas creativas de la mano de las gobernaciones y sus municipios, así como a las universidades, los concejos regionales de competitividad, las cámaras de comercio, las asociaciones de artistas y de gestores culturales.

Esas diez agendas implican inversiones de reactivación y transformación del territorio por 1.2 billones de pesos, que cada una de ellas están enfocadas en vocaciones locales, es decir, en proyectos ancla que realzan el valor de la cultura local. 

 

-En todo esto también están las Áreas de Desarrollo Naranja que ya son 43...

Son Áreas de Desarrollo Naranja que como el que acabamos de abrir en Barrancabermeja, constan de tres polígonos, con uno de carácter rural alrededor de la gastronomía, otro de centro en torno al malecón y otro alrededor del área comercial.

A eso se le suma una gran cantidad de lindos proyectos de distritos culturales y creativos, en ya 18 municipios en diez departamentos del país.

 

-Una pandemia que continúa y dificultará la reactivación de varios sectores de la cultura...

Es inevitable. La naturaleza de la emergencia implica que el distanciamiento social limita el disfrute de algunas actividades culturales. En la medida que los ciudadanos sigan siendo respetuosos y cuidadosos en las medidas de bioseguridad, en que se protejan a los adultos mayores y a los niños, podremos recuperar la normalidad y la posibilidad de estar juntos en eventos nuevamente.

Muchas medidas de emergencia y mitigación continúan vigentes. Dentro del marco de la Ley Reactivarte logramos que algunas de esas medidas se convirtieran en medidas permanentes, lo que nos ayudará a inyectar más recursos durante el 2021 para la reactivación.

Adicional a eso, venimos trabajando de la mano con el Consejo Nacional de Economía Naranja para que la reactivación del sector cultura se haga de manera acelerada. Para ese fin, el Presidente de la República y gracias al Congreso de la República, el 2021 contaremos con el mayor presupuesto de inversión en la historia del Ministerio de Cultura.

También contaremos por primera vez, con cupos fiscales para utilizar durante todo el año, para apalancar el sector. Entre el presupuesto del sector cultura y estos cupos, se tendrá más de un billón de pesos desde el Gobierno Nacional. A eso, se le suman los recursos que hemos liberados de la Estampilla ProCultura a los municipios y departamento, que implica un aumento efectivo del 33% de aumento en los recursos.

Todo esto significa que el 2021, en medio de todas las dificultades, se cuenten con las herramientas normativas y con los recursos a nivel local y nacional para reactivar la cultura y convertir a la cultura en una protagonista en la creación de oportunidades.

 

-El sector audiovisual ha sido uno de los más afectados en la pandemia, ¿Qué le espera a este sector en el nuevo año? 

El sector audiovisual tiene una situación mixta. Claramente la afectación que tienen los medios como la televisión, hizo que se produjera una aceleración de procesos que se venían dando antes por cuenta de las difusiones digitales, y ahí tenemos un proceso mixto en una reactivación que ya se está dando y que va en un camino firme.

Por otro lado, en la producción de cine este año tuvimos una presentación récord de producto nacional para incentivos fiscales, por lo que desde ese punto de vista, fue un buen año para el cine colombiano.

En la parte de producción y atracción de inversión extranjera tuvimos el mejor año de nuestra historia, por lo que el cine tuvo esa dualidad, con esas cosas que van muy bien y cosas que están decantándose en medio de la pandemia que están acelerando las tendencias de la cuarta revolución industrial.

 

-También estuvo la aprobación de la Ley de Vivienda de Interés Cultural...

Es uno de los temas más lindos que se hicieron este año, en un trabajo articulado con el Ministerio de Vivienda y Hábitat para sacar adelante esta ley. El reconocimiento de las viviendas de interés cultural es un gran logro para la protección cultural del país.

Lo curioso es que son viviendas, que son elementos físicos, pero que realmente protegen el Patrimonio Cultural Inmaterial que son la forma de vida, las formas de construcción tradicional y la preservación misma de las comunidades.

Esto se verá en la reconstrucción de Providencia. Desde el Ministerio ya estamos trabajando de manera articulada con el Ministerio de Vivienda para que esa reconstrucción se de en torno a la Ley de Vivienda de Interés Cultural.

 

COLPRENSA

Comentarios