ss

“Si volviera a nacer, escogería nuevamente esta profesión”

JORGE CUÉLLAR – EL NUEVO DÍA
El reconocido locutor palmirano Marcelo Álzate, cumple en mayo 29 años de hacer radio en Ibagué, y más de 36 de estar delante de los micrófonos. ‘El rey’ de la sintonía le contó a EL NUEVO DÍA sus inicios en el mundo radial, las experiencias que ha tenido con aquellos colegas que considera ‘soba chaquetas’, su mayor temor y las razones para tener una familia unida.

¿Desde qué edad hace radio?

Hago radio desde que terminé el bachillerato, a los 19 años, empecé en la emisora de la ciudad en Palmira (Valle del Cauca), y a los tres meses estaba en Cali, trabajando con Todelar, donde dure algunos años. 

Cuando decidió dedicarse a la radio, ¿Qué le dijo su familia?

Nada, nunca me limitaron, me dejaron ser. 

Usted es todo un hijo adoptivo de estas tierras, ¿Cómo llegó a Ibagué? 

Después de Todelar pasé a Caracol y estando ahí fue que se presentó la oportunidad de venirme para Ibagué. Y acá llegué a narrar fútbol. Recuerdo que cuando me vine mi mamá me empacó una almohada y una cobija, era todo lo que tenía, y acá he conseguido muchas cosas.

Y cuando, decidió venirse para Ibagué, ¿Qué le dijeron sus papás?

Sabían que tocaba hacerlo, de hecho cuando ya estaba aquí, a mi papá le gustaba escucharme cantar el gol, sobre todo cuando jugaba el Deportes Tolima y yo lo transmitía.

Sabemos que es amante del fútbol, ¿Cuánto tiempo lo narró?

Lo narré como unos 16 años. 

¿Por cuántas emisoras ha trabajado? ¿Cuánto tiempo lleva locutando en Radio Uno? 

Cuando llegué, estuve primero en Radio Cacique, donde duré como 16 años, y ahora es Caracol Radio, y después estuve en Bienvenida Estéreo, que pasó a ser Tropicana. También estuve por Sabor Stéreo que después se convirtió en Rumba Estéreo, y ahora es  Radio Uno. Trabajé en Rumba Estéreo y me fui para Olímpica un tiempo, después regresé a Radio Uno.  

¿Desde siempre le ha gustado la radio?

Sí, desde que estaba en el colegio, de hecho hice parte de la emisora del colegio, que eran unos parlantes, y transmitía las semanas culturales, los eventos recreativos y los encuentros de fútbol. 

¿Recuerda alguna experiencia que lo haya marcado mientras hacía radio?

Claro, recuerdo que cuando trabajé en Todelar en Cali, tuve la oportunidad de compartir micrófono con grandes personalidades de la radio. Además de que fue una época muy bonita porque en ese tiempo habían programas como ‘La ley contra el hampa’, además se grababan algunas radionovelas, se hacían directos desde el radio teatro de la voz de Cali, o la ‘Olimpiada del Saber’, en fin programas muy significativos. Esas experiencias lo marcan a uno mucho.

¿Se imagina haciendo otra cosa que no sea radio?

Hace años alcance a ser parte la televisión, pero es más compleja de producir. Definitivamente lo mío es la radio. Me case con la radio, estoy bien casado, no pienso divorciarme ni dejarla muy rápido. De hecho, tendrán Marcelo Alzate para rato. 

¿A qué le teme?

Me considero que todavía estoy muy joven en este mundo, quiero vivir mucho más. Tengo un hijo de 10 años llamado Marcelo Andrés, que debo sacar adelante. A mí me da temor abandonar este mundo porque yo estoy muy feliz con mi vida, la paso sabroso. Sinceramente, le temo a la muerte, quiero estar vivo por mucho tiempo más. 

¿Está casado? ¿Cuántos años lleva casado?

Sí, llevó 18 años de matrimonio con Martha Saavedra, de hecho llevamos 23 años de estar juntos, porque antes de casarnos estuvimos cinco años de novios. Deberían hacerme un reconocimiento público por aguantarme tantos años. 

¿Ha tenido problemas en su matrimonio?

Sí, como todas las relaciones, hemos tenido nuestras peleas y discusiones, pero como todo, hay que sabernos llevar, es convivencia. Hasta ahora las cosas han funcionado bien, sin embargo es mi esposa quien se acuerda de las fechas especiales. 

Durante su carrera radial, ¿Ha tenido problemas con algún colega?

No recuerdo problemas grandes, quizás inconvenientes en los estadios, pero somos más amigos entre todos. 

¿Cuáles son las personas más allegadas a usted?

El equipo de trabajo de Radio Uno, como  Fernando Varón, Nicolás, ‘la mona’ (Lorena Delgado), son compañeros inmediatos con los que uno convive 9 o 10 horas diarias. Desde las cuatro de la mañana hasta el mediodía. Es que uno se la pasa la cuarta parte del tiempo viviendo en la radio.

Muchas personas lo siguen por su labor, ¿Alguien que lo escuche a diario, le ha declarado admiración?

Los oyentes lo admiran a uno y le comentan sus cosas. El programa que hago ahorita que es de variedades, incluyen denuncias de la gente, ellos se ven reflejados en el programa, lo encuentran como la manera de desahogarse porque pareciera que los funcionarios y las oficinas de acá no escucharán a las personas, los atienden pero no les solucionan nada. Por eso la audiencia le reconoce a uno el trabajo. 

Debido a las denuncias que se hacen desde la emisora a diario, ¿Ha presentado problemas con personas de la administración o políticos?

Sí, con los compañeros que estuvieron en este lado y después se van a prensa, yo diría que se pasan al otro bando. Olvidan que el periodista está es para ser veedor, para ser fiscal, y uno no puede olvidar las verdaderas funciones del periodista. 

Muchos pasan a trabajar en las administraciones como jefes de prensa, y hacen bien su trabajo, pero olvidan que nuestra función primordial es la de servir a la ciudadanía, ser defensor. He tenido muchos inconvenientes por hacer estas denuncias, claro está que yo solo soy un intermediario, porque la denuncia la hace es el oyente, pero sí pongo mi comentario. 

Considero que la clase política le está fallando a la ciudad, se necesita más compromiso de los funcionarios públicos. En campaña electoral prometen muchas cosas y ni siquiera cumplen lo mínimo, yo hago comentarios fuertes respecto a eso. 

¿Con cuáles administraciones ha tenido más problemas?

Hubo reclamos de ‘Chucho’ Botero y Luis H. Rodríguez en su momento. En este gobierno de Guillermo Alfonso Jaramillo no ha habido un reclamo directo de él, pero sí con los jefes de prensa. Incluso en la Alcaldía de ‘Chucho’ Botero, tuve un problema con un periodista que estuvo en Tolima 7 Días. Aprovecho para hacer la recomendación de que si un periodista como colega, quiere que uno le baje un poco a la tensión pues que venga y me lo diga, pero lo que hacen es que ponen la queja en la gerencia, eso es lo peor que puede hacer. Me gusta que me digan las cosas en la cara. 

Respecto a su día a día, ¿Cómo es su rutina, madruga mucho?

De lunes a viernes madrugo, lo hago desde hace mucho tiempo. Incluso desde que estaba en Cali, porque yo vivía en Palmira y trabajaba en Cali, ingresaba a la emisora a la seis de la mañana. Las veces que más tarde me he levantado es a las cinco de la mañana, pero ahora desde las tres de la mañana empiezo el día. La clave es despertarse apenas suena el despertador y el baño le quita a uno la pereza. 

¿Se ha retirado a alguna vez de la radio?

No, siempre he sido permanente, nunca ha habido un bache, lo único es el cambio de empresas radiales. 

¿A quién ha entrevistado que usted admire?

Recuerdo cuando entrevisté a grandes artistas que estaban iniciando su carrera, como Jhonny Rivera o Pipe Bueno, que llegaban con el cd debajo el brazo, y ahora son los monstruos de la música popular.

Definitivamente, ¿a quiénes no les gusta entrevistar?

A los políticos, muy poco trabajo con ellos, no me gusta ese tipo de entrevistas de estar saludando, sobando chaqueta. Ellos hacen cosas positivas y buenas pero es más lo negativo, la clase política presentan otra faceta diferente cuando están hablando en medios.  

¿Hay alguna persona que usted admire?

Sí, en radio en Ibagué está Gustavo Torres Rueda, para mí es una calidad de persona y como locutor. Es de los pocos buenos que queda de esa generación, también admiro a Jorge Eliécer Barbosa y muchos a nivel nacional. 

Su trabajo se destaca por la labor social, ¿Siempre le ha gustado colaborarle a la gente?

Sí, afortunadamente el programa que hacemos sirve para eso, tratamos también de trasladar las quejas a las dependencias para tratar de solucionar, algunas veces se consigue algo, otras no, porque lo que está a la orden del día es el ‘importaculismo’.

¿Cómo considera que esto puede cambiar?Si estuviéramos todos unidos la presión serviría más, pero unos están más al servicio de la clase política dirigente. Parecen ‘sobachaquetas’, no sé detrás de qué andan.

A usted lo llaman ‘El Rey de la Sintonía’ ¿Desde hace cuánto lo llaman así?

Desde hace mucho rato y no recuerdo quién fue el de la chapa, como desde 1992, porque cuando estuve en Tropicana ya me decían así. No recuerdo quién salió con eso y se quedó pegado el seudónimo. 

¿Ha narrado fuera del país?, si lo ha hecho, ¿Cómo ha sido esa experiencia?

Sí, sucedió para la Copa América de Uruguay en 1995 con Caracol. Fue muy emocionante cuando me dijeron que alistará el pasaporte, es algo muy sabroso.  También acompañé al Deportes Tolima en la Conmebol, varias veces a Brasil, Lima y Argentina. 

¿De qué equipo es hincha?

Definitivamente del Deportes Tolima, siento que Ibagué me lo ha dado todo desde la radio, por eso me siento muy de acá, soy un hijo adoptivo de la tierra.  

¿Hay alguna noticia que lo haya marcado negativamente, o le haya sido difícil de dar a los oyentes?

Sí, las noticias de accidentes en términos naturales, por ejemplo, para el temblor de Armenia, estábamos en Caracol haciendo programa deportivo al aire y era 1: 16 de la tarde; se sintió el temblor muy fuerte, pero nunca imagine la magnitud tan grande.Después fui a apoyar a varios compañeros de Caracol, y fue más impactante estar en directo allá, es muy diferente verlo desde fotos. Y Armero, no fue una noticia que di, pero fui a las ruinas tres años después de la tragedia y me marcó. Y recientemente la del equipo de fútbol Chapecoense, yo prácticamente vivo y consumo deporte, esa me va a quedar en la memoria.  

Marcelo, ¿Para usted qué es la radio?

Lo es todo, mi pasión. Es mi sustento, el medio que me permitió conocer a mucha gente y que también me reconozcan por mi labor. La radio es la que le da el orden a mi vida. 

Un consejo para las generaciones jóvenes que están incursionando en el mundo de la radio y el periodismo.

Les digo que hay que meterse en el cuento de lo que a uno le gusta, por ejemplo yo desde pequeño escucho radio. Puedo estar viendo televisión, pero estoy con la radio encendida, monitoreando lo que se transmite. Y también que sean disciplinados y constantes, no desfallezcan, al principio los proyectos que se planeen van a ser difíciles pero no desistan.  

 

 

 

 

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios