“No me avergüenzo de decir que hago almojábanas y buñuelos”, Hasbledy Morales

JORGE CUÉLLAR – EL NUEVO DÍA
Concejal, sicóloga, emprendedora y paciente son las palabras que describen a Hasbledy Morales, quien habló con EL NUEVO DÍA acerca de su vida, sobre su papel en el Concejo, su negocio de almojábanas que tiene hace más de 15 años, el amor por su familia, cómo le gusta ayudar a la gente, un cáncer que la tuvo al borde de la muerte y muchos detalles más de su vida personal.

Hasbledy, ¿Por qué le llamó la atención incursionar en la política? ¿Hace cuánto está en ese mundo?

Llevo más de 15 años trabajando con población vulnerable, desde joven me gustó llegar a las comunidades, y se me da la creatividad para romper el hielo y llegarle a la gente difícil, eso generó en mí esas ganas de estar con la gente. Confieso que hace muchos años era apolítica, pero empecé a asistir a una organización cristiana y ahí nos empezaron a inculcar la importancia de la política, la cultura y el arte. 

¿Cómo fue la llegada al Centro Democrático?

La organización cristiana a la que pertenezco siempre ha sido uribista, cuando Santos y Uribe estaban unidos fue cuando quedé como Edil del 2011 al 2015. Terminé un año antes de aspirar al Concejo y ya el senador Uribe estaba dirigiendo el Centro Democrático. 

¿Cómo se ha sentido en el Concejo?

Bien, estoy agradecida con Dios porque he aprendido muchísimo, no sé si es por la profesión que tengo, pero trato es de calmar los ánimos, conciliar y no exasperar a la gente. En el Concejo ha sido una sorpresa mi forma de ser, porque no soy de la pelea, ni la trifulca; por el contrario soy respetuosa con lo que dicen los demás.

Nos enteramos que la comunidad a la que pertenece, Misión Carismática Internacional, decidió apoyar a Germán Vargas Lleras, ¿Qué opina al respecto?

Soy respetuosa de las decisiones de los pastores, y lógicamente en este momento estoy con la camiseta del partido Centro Democrático y por lo tanto, es mi deber y responsabilidad apoyarlos hasta el final. 

¿Qué está primero la iglesia o el partido?

Soy concejal del partido Centro Democrático y creo que en este momento tan coyuntural por el que atraviesa el país, en el que surgirán decisiones políticas que influirán en nuestro futuro,  estoy con la camiseta del partido puesta, haciendo campaña a Iván Duque. 

¿Qué piensa del aborto y la adopción de parejas homosexuales?

La Ley dice que se aprueba aquí en Colombia bajo tres aspectos: violación, malformaciones en el feto o si peligra la vida de la madre, entonces como la Ley lo ordena, así es, sin embargo soy defensora de la vida, respeto las decisiones que cada uno decida tomar. Y en cuanto a la adopción por parte de parejas homosexuales, no la comparto, sin embargo la respeto. Pero defiendo de manera clara que los niños tienen derecho a un papá y una mamá. 

¿Qué posición toma frente a la minería?

He sido defensora del medio ambiente, no solo por este momento político en el que estoy, porque normalmente la gente lo toma a uno de populista por pensar así. Me parece curioso que cuando fue la Consulta Popular Minera, muchos medios de comunicación ya daban que mi voto fuese en contra; pero esto no tiene que ver con partidos, voté a favor porque si no cuidamos nuestra agua, el Cañón del Combeima y como tal el medio ambiente, que es lo que nos queda, estamos en la ‘olla’. No apoyo la minería irresponsable.

¿Un aprendizaje que considera ha obtenido desde su carrera política?

Tener poder es interesante, es satisfactorio, pero si dejamos que el poder llegue a la cabeza y se suban los humos, nos puede dañar el corazón, el poder es bueno para ayudar a otros, pero cuando se usa para ser egoísta y solo pensar en mí, es dañino y nocivo para mi entorno. 

¿Con qué palabra se describe?

Alegre y trabajadora

¿Su palabra favorita?

Creatividad y emprendimiento. 

¿A quién admira?

A mi mamá, siempre hablo de ella; porque ella desde que empezó a caminar, comenzó a trabajar. Y yo decía pero como apenas sabiendo caminar ya uno trabaja, y ella me decía “mija es que apenas uno aprendía a caminar, allá en la finca lo enviaban a uno a traer leña”. Ella no tiene estudios, pero inconscientemente ella nos inculcó el amor al trabajo. Doy gracias a Dios por la vida de mi madre, porque me enseñó a ser trabajadora, y no a hacer cosas incorrectas. No me avergüenzo de decir que hago almojábanas y buñuelos y vendo, porque yo prefiero eso que estar haciendo cosas incorrectas o aparentando tener casa, carro y beca de manera indebida. Y en la parte política al senador Uribe.

¿Tiene algún ritual personal o agüero?

No tengo agüeros, soy una mujer cristiana, creo en Dios y en Jesús; también creo que si uno habla con la verdad y es transparente se abren puertas. Me gusta orar y como soy sicóloga y líder de una comunidad cristiana, me agrada aconsejar a  parejas, metérmele a la casa a la gente y saber cómo están, cómo van las cosas. 

¿Cómo es la recepción de la gente?

Buena, de hecho no sé si será por mi forma de ser o profesión, pero la gente me busca. Con mi esposo somos consejeros matrimoniales. De hecho nuestro hogar es un milagro, es restaurado por Dios, porque yo nunca fui novia de mi esposo. Quedé embarazada no siendo nada, y después de que mi hijo tenía tres meses de nacido fue que Dios tocó el corazón de él.  Dios me dio un hogar y un esposo que no me amaba, pero después de tener un hijo, tomó la decisión de amarme y como hemos sobrevivido a tantas situaciones económicas, emocionales y las heridas profundas que tenía en mi corazón.

¿Cuánto lleva con su esposo?

Llevamos 18 años aguantándonos. 

¿Ha tenido alguna experiencia que la haya marcado significativamente?

En mi vida personal, hace 10 años tuve cáncer de colón. Tenía 29 años, llevo siete años de ser cristiana y fue un tiempo muy duro para mí. Mi segunda hija todavía no caminaba tenía nueve meses y de verdad fue uno de los momentos más difíciles que he vivido y también mi familia. Una cosa es hablar de alguien y darle motivación o visitar enfermos y predicarles, pero cuando le toca en su piel y sabe que hay posibilidades de morir, es muy complejo. Fue un año difícil.

¿Qué le saca el mal genio?

Ver cómo la gente abusa del poder, ridiculiza o humilla acabando a las personas con una palabra, una actitud o un micrófono, eso me duele. Pero he entendido que hay que tener madurez sicológica. Trato de mirar de qué manera puedo ayudar al otro. 

¿Qué le gusta hacer en los tiempo libres?

Amo mi casa, ver películas y compartir tiempo con mi familia. Me fascina pescar. 

¿Qué tal es la relación con el Alcalde?

Lo admiro y lo respeto, hay cosas que no comparto, pero me la llevo bien con él. Me saluda, yo lo saludo, y cuando hay algún tema afín, voy y le consulto. Debería ser opositora, pero no; soy respetuosa, obviamente a veces hay cosas que no comparto, y cuando no estoy de acuerdo en algo voto negativo. Es la autoridad designada en Ibagué, la gente lo apoyó, yo no vote por él, pero tiene  mi respeto. 

¿Qué más le gusta cocinar a parte de las almojábanas?

Me gusta hacer buñuelos todos los domingos y disfruto compartir con la gente mi testimonio. Que me cuenten sus problemas, poderlos ayudar y orientar. No le soluciono la vida a nadie, pero me gusta que un buen consejo en un momento determinado ayude a la gente a cambiar su forma de pensar. 

¿Cómo empezó en el negocio de almojábanas?

Mi esposo es técnico en panadería del Sena, pero nosotros hace muchos años comprábamos almojábanas y él las vendía. Muchas veces él madrugaba a las cinco de la mañana y cuando le iba a golpear al señor de las almojábanas, no se había levantado a hacerlas, porque había estado borracho el día anterior. Esto nos motivo a hacer almojábanas. Empezamos a probar hasta que empezamos a mejorar. 

¿Algo que la desvela?

Sí, inconvenientes con algunas parejas amadas que están a punto de separarse, es gente que ha trabajado conmigo años, eso me preocupa saber que se van a acabar las cosas. Y a veces cuando hay un proyecto en el Concejo, o tantas demandas, y en este momento tengo. 

¿A qué le tiene miedo?

Perder mi hogar, ser mal ejemplo para mis hijos, pero el mayor es morirme o volverme a enfermar. 

¿Cuál considera es el mayor defecto que tiene?

Soy impulsiva, muy acelerada y por ser así la embarro. A veces uno dice una mala palabra por no pensar prudentemente, pero reflexionó de los errores. 

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

¿Le gustaría repetir como concejal?

Sí, me gustaría. 

Si fuera alcaldesa de Ibagué,  ¿Que mejoraría?

La parte social, hay que apostarle a eso, ir a los barrios a los focos donde hay delincuencia, y más que encarcelarlos, hay que saber qué piensan, escucharlos, saber entrarle a la gente. Ese es un proceso que requiere de un equipo multidisciplinario.

¿Qué le falta por hacer en la vida?

Mucho, yo quiero ser sexóloga, me gusta también la comunicación. Quiero viajar, conocer Colombia. Me falta mucho. 

¿A qué cargo público a parte del Concejo le gustaría aspirar?

Me gustaría  ser diputada, alcaldesa de Ibagué o presidente de la República. 

¿Qué opina de las guerras que se están generando en las redes sociales, por parte de los seguidores de los candidatos Iván Duque y Gustavo Petro? 

Una cosa es que haya debates respetuosos y con argumentos, eso es permitido. Estamos en un país libre, donde tenemos el derecho a expresarnos, pero ese derecho no implica que yo maltrate, ofenda o calumnie a la gente, o señale de una manera brutal y grotesca. Por eso no participo casi de esas cosas, no estoy de acuerdo con que se irrespeten. No aguanta darnos en la ‘geta’ por políticos o partidos. 

¿Qué la hace feliz?

Tener a Dios en mi Corazón, a mi familia, a mi esposo fiel, tener mis hijos lejos de malas amistades, que sean buenos estudiantes y que me respeten, me hace feliz que nos amemos. Son el motor que tengo cada mañana para levantarme. 

EL NUEVO DÍA

Comentarios