Haga de su espacio laboral un lugar amable

TOMADA DE INTERNET - EL NUEVO DÍA
Después de unas agradables vacaciones o unos días de menor exigencia en el trabajo, llega el momento de reiniciar en forma las labores.

Seguro serán numerosos sus retos en el nuevo año y muchas las metas por cumplir en la empresa o en su actividad laboral, lo que a la vez suele implicar muchas horas en la oficina.

Ahora bien, el lugar de trabajo es un espacio compartido donde conviven personas de diversas culturas, personalidades, genios, costumbres, gustos y comportamientos, varios de los cuales pueden ser molestos para el resto de compañeros, inclusive, pueden llegar a afectar la productividad.

Como la idea es que, en su sitio de trabajo el ambiente sea lo más agradable posible y no esté esperando que llegue el viernes para escapar de allí, es vital que tome conciencia de que sus actitudes y comportamientos pueden incidir en forma definitiva para que así sea. Para este efecto pueden ayudar:

1. Salude y despídase. No solo a sus pares o superiores, hágalo con todos sin importar el cargo que ocupen.

2. Sea generoso con el uso de las palabras mágicas: Por favor y Gracias. No solo por amabilidad, decirlo es una expresión de respeto por el otro.

3. Mantenga una expresión amable y sonría siempre que sea pertinente.

4. Colabore con sus compañeros siempre que sea posible, sin permitir que descarguen en usted el trabajo de otros.

5. Sea puntual y cumpla con sus compromisos. No hacerlo puede afectar algún proceso o el trabajo de otros.

6. Comparta con todos sin discriminación. Sea amable, contribuya a que se sientan parte del mismo equipo sin exclusiones.

7. Sea generoso para reconocer los logros de los demás. Reconozca lo positivo de los otros, evite focalizarse en lo negativo.

8. Mantenga ordenado su espacio de trabajo, especialmente si comparte oficinas abiertas. No solamente puede dar mala imagen, el desorden no es buen aliado de la productividad.

9. Elimine de su vocabulario las palabras de grueso calibre. No importa lo disgustado que esté, de cualquier modo es falta de respeto con sus compañeros.

10. Controle el volumen de su voz, no interfiera a quienes están concentrados en sus labores.

11. Si necesita algún elemento o documento de un compañero, pídaselo prestado o avísele, y devuélvalo en iguales condiciones y en los tiempos acordados.

12. Apréndase el nombre de las personas y evite llamarlas por los apodos, a veces puede sonar divertido, pero también llega a incomodar.

13. Por sobre todo, evite los chismes, es de los aspectos que más deterioran el clima laboral.

14. Aprenda a discutir, respete las opiniones de los otros, aunque no esté de acuerdo con ellos. De las discusiones se puede aprender, e incluso, obtener ideas innovadoras. Evite confrontaciones innecesarias.

15. Escuche activamente, es la base para unas buenas relaciones interpersonales. Ello le permitirá interpretar mejor a los demás y dar mejores respuestas.

16. Evite mezclar los asuntos laborales con personales. Sus problemas familiares no deben ser tema en la oficina.

Diferentes autores coinciden en que por lo menos el 60% de los problemas en la empresa son causados por deficiencias en la comunicación, practique las sugerencias anteriores y contribuya a bajar ese porcentaje.  

Conviene recordar la frase de Peter Drucker, reconocido como el padre del management moderno: “Los modales son el aceite lubricante de una organización.

Es una ley de la naturaleza que dos cuerpos en movimiento y en contacto entre sí, generen fricción. Los modales les permite a dos personas trabajar juntas, ya sea que se entiendan entre sí o no”.- Asesora y formadora en Habilidades Sociales y Productividad Personal

MARTHA CRUZ

Comentarios