Sea respetuoso como comprador

Los buenos modales deben ser una exigencia para quienes atienden a los clientes, y también es responsabilidad de los compradores dar un trato respetuoso a quienes lo atienden. La cortesía debe ser en doble vía. Lamentablemente muchas veces los clientes se toman muy en serio aquello de que “el cliente es el Rey” y aprovechan su posición para dar un trato descomedido a quienes tienen la tarea de atenderlo.  
PUBLICIDAD

La mayor parte de la literatura sobre servicio se orienta hacía cómo ofrecer el mejor servicio al cliente, las mejores estrategias para lograrlo y fidelizarlo; pero, es muy poco lo que se escribe sobre cómo ser mejor cliente. Es cierto que son los clientes quienes dan sostenibilidad el negocio pero es imperativo que también estos conozcan sus deberes.  


Puesto que todos, somos clientes en algún momento, corresponde reflexionar sobre cómo actuamos cuando estamos de ese lado. Si nuestros comportamientos son los adecuados y si estamos cumpliendo la máxima de los buenos modales: trate a los demás como quiere que lo traten a usted. Recuerde que quien lo atiende es un ser humano que, al igual que usted, merece reconocimiento y respeto.

*Asesora y formadora en Habilidades Sociales y Productividad Personal.

Así que cuando usted esté en el lado de los clientes, recuerde lo siguiente:

1· Salude siempre, con un buen día o buena tarde. Y si es acompañado con una sonrisa será mucho mejor, es el saludo universal.  

2· Si bien a la persona le están pagando por atenderlo, recuerde el poder de la expresión “por favor”. Dígalo las veces que sea necesario.

3· Mire a la persona que lo atiende y hágalo también cuando le hable, así le ofrece su reconocimiento.

4· Tome un tiempo prudente para su decisión de compra pero sin excederse, usted es importante, pero tenga en cuenta que esa persona debe también atender a otros.

5· Haga observaciones de manera respetuosa sin agredir u ofender a quien le atiende. Recuerde que muchas de las condiciones  expresadas por ellos son decisiones de la empresa.

6· No se moleste porque no responden positivamente a todas sus demandas. No se exceda en peticiones, considere que hacer devoluciones de dinero, cambiar artículos, modificar el producto que quiere, entre otras, muchas veces no está en manos de quien le atiende.
7· Cuide su lenguaje, las palabras que utiliza y la manera como se dirige a quien lo atiende. En ocasiones no son solo las palabras que utiliza sino el tono o la forma como las expresa.

8· Si usted ha reservado una mesa en un restaurante, no pretenda que al llegar una hora más tarde de lo previsto, aún le mantengan la reserva. Disgustarse por ello y reclamar es irrespetuoso. Ud. como cliente también debe cumplir la palabra.

9· Sea en un hotel, restaurante, teatro, entre otros, procure dejar el sitio en similar estado al que lo recibió. No deje basura, regueros o desorden en el sitio.

10· No se lleve elementos del lugar. Hay clientes que coleccionan recordatorios de los sitios visitados y se llevan vasos, llaves, platos, toallas u otros elementos marcados. Esto es incorrecto. Tampoco se lleve las decoraciones de los eventos, muchas veces son elementos del restaurante o salón de eventos y en ese caso el anfitrión deberá pagarlos.   

11· Si se prueba algún artículo cuide de no enmugrarlo ni deteriorarlo y si lo hace y le reclaman no se disguste o si debe cancelarlo porque hay rotura, asúmalo, la falta es suya.

Tenga presente que usted como cliente debe ser respetuoso, considerar a los demás, dar buen trato y establecer relaciones positivas con otros no solo le permiten ofrecer una mejor imagen suya, sino que deja ver su competencia en habilidades sociales, factor decisivo para que sea bien recibido a donde vaya y y disfrute de cada momento y situación.

MARTHA CRUZ

Comentarios